Síguenos

¿Qué estás buscando?

diciembre 2, 2021

Al fondo

Desangelado espectáculo

Aún y con una espectacular producción detrás de él, la estrella pop no cumplió las expectativas con su show en el ‘Raymond James Stadium’, casa del Super Bowl LV.

El Super Bowl LV tuvo a The Weeknd como el protagonista del espectáculo de medio tiempo, momento que le dio música y color a un juego que hasta ese entonces era deslucido.

El show arrancó con el artista canadiense a bordo de un auto con una escenografía de Las Vegas en una de las cabeceras del estadio desde donde interpretó Starboy y luego The Hills, dos de sus canciones más populares. Acompañado de fuegos artificiales y un fantástico juego de luces, fue moviéndose por varios puntos, como por ejemplo cuando sonó I can’t feel my face, que lo encontró rodeado de espejos y de varios bailarines en uno de los pasillos internos del Raymond James Stadium.

Para I feeling coming, las pantallas mostraron un cielo estrellado y una luna, mientras del otro lado una lluvia de fuegos artificiales iluminaban las tribunas en donde miles de fans gritaron y aplaudieron sus hits.

Más tarde, decenas de bailarines en el verde césped realizaron una coreografía multitudinaria a la espera de que The Weekend aparezca cantando y descienda al campo de juego, desde donde puso a todos a saltar con Blinding Lights, uno de sus más grandes éxitos, y con el que cerró el gran show.

El canadiense alcanzó la cima de popularidad con el éxito Can’t Feel My Face, incluida en su segundo álbum de estudio, Beauty Behind the Madness, que llegó al primer lugar de la lista Billboard 200 en 2015 y ganó un Grammy. Ha tenido otros tres álbumes populares, incluyendo el más reciente, After Hours, lanzado en marzo.

Te puede interesar

Advertisement