Director general: Miguel Cantón Zetina | @MiguelCanton1
Somos parte de:
Lunes 24 Septiembre del 2018
cielo claro 19°

El Sindicalismo

Alertas ante los traidores

Juan Ayala Rivero

También por su institucionalidad, libre forma de pensar y unidad dentro y fuera de la organización sindical.

Los compañeros son seres pensantes que muy difícil se dejan manipular, por lo que nadie se atreve a convocarlos a un mitin para decidir su destino o lo que tienen que hacer en sus responsabilidades diarias para satisfacer la demanda de 9 millones de capitalinos, más cinco que diariamente visitan la gran urbe.

Los 185 mil compañeros no se dejarán sorprender por traidores, esquiroles, corruptos que fueron juzgados por la justicia poniéndolos tras las rejas por medrar con las “hojas rojas” contra los trabajadores de escasos recursos económicos y venta de plazas sin haberlas y nunca cumplirles a quienes les dieron miles de pesos por obtenerlas.

Esos redentores, juzgados por la justicia por esquiroles y corruptos vuelven a hacer lo mismo, ofrecer plazas a los compañeros que acudan a la manifestación en el Monumento a la Revolución el próximo jueves en la tarde. Los compañeros deben estar alertas, porque en primera esos “traidores” al SUTGCDMX, expulsados desde hace varios años, perdieron sus derechos sindicales, y en segunda la entrega de plazas no se da a voluntad ya que quienes las obtienen es porque cumplieron con todos los perfiles que se requieren.

El SUTGCDMX, se ha distinguido porque a sus agremiados en ninguna forma se les coarta su forma de pensar y menos de decidir quiénes son sus representantes sindicales. Por eso, no se dejarán sorprender por quienes fueron defenestrados por lucrar con las necesidades de sus propios compañeros.

Los 185 mil trabajadores del SUTGCDMX, decidieron continuar progresando, por lo que por ningún motivo permitirán retrocesos con más compras de equipos de futbol para satisfacer intereses personales y que los dejen a la deriva con el riesgo de que pierdan sus conquistas laborales obtenidas con tanto sacrificio en los últimos diez años.

¿Y los salarios?

Juan Ayala Rivero

Las pre campañas de los presidenciables cada día suben de tono, dicen, proponen y prometen de todo a los mexicanos para obtener sus votos, sin embargo ninguno – Meade, Anaya y Obrador– ha dado a conocer un compromiso para la clase obrera mexicana.

Es decir, ninguno de los que ansían despachar en Los Pinos a partir del 1 de diciembre próximo, ha declarado en sus discursos que cerca de 60 millones de trabajadores tendrán garantizada su estabilidad laboral, que habrá mejores salarios para recuperar el poder de compra perdido por más de 50 años.

Para los precandidatos a la Presidencia de la República, los cerca de 60 millones de mexicanos que representan la fuerza laboral del país, son invisibles, pues tal parece que ninguno quiere comprometerse a abanderar un programa para mejorar sus perspectivas económicas. Les piden que voten por su proyecto de nación, pero no han hecho un solo compromiso de aumentar los salarios, reducir las cargas financieras vía impuestos y ampliar las prestaciones sociales que en algunos sectores son fundamentales para hacer frente al raquítico salario que perciben.

Al contrario, hemos sido testigos de que los aspirantes presidenciales quieren desplazar a los trabajadores hacia otros lugares de la República Mexicana, bajo el argumento de descentralizar la función pública.

Hay que recordar que la austeridad republicana aplicada de 2000 a 2006, congeló salarios, desapareció prestaciones sociales, dejó a la deriva la realización de los servicios básicos para el buen funcionamiento de la Ciudad de México y obligaba a los trabajadores a jubilarse con 3 mil 500 pesos al mes, hoy se corre el riesgo de hacerse realidad en todo país.

Lo más grave es que hoy se quiere enviar a varias secretarías de estado a Querétaro, Veracruz o Quintana Roo, con el riesgo de que miles de empleados se queden sin trabajo, retornen a la CDMX y pasen a formar parte de la economía informal.

Por ello, para bien de la clase obrera nacional ,esperamos que ya en campaña, los candidatos presidenciables agreguen en sus discursos, compromisos claros y serios a favor de la recuperación salarial de cerca de 60 millones de mexicanos que enfrentan pobreza alimentaria.

Miles de trabajadores ya conocen a los candidatos que se desempeñaron en diversas áreas de la función pública, sus propuestas hasta ahora han sido poco serias para la clase trabajadora nacional. Los mexicanos que se desempeñan en las fabricas, industrias o en las áreas de gobierno necesitan propuestas más serias de los presidenciables.

De seguir esa tendencia, la fuerza laboral de nuestro país estará fastidiada y lejos de acudir a votar por algún candidato, abonara para que triunfe el abstencionismo y eso a nadie le conviene. Los aspirantes tienen la última palabra.

Fortaleza de la CDMX

Juan Ayala Rivero

Ellos siempre han estado comprometidos con la ciudad. Su sello primordial es la institucionalidad, gracias a esa virtud la metrópoli opera las 24 horas del día, los siete días de la semana los 365 días de año.

Es inquebrantable esfuerzo de los trabajadores para realizar las tareas que requieren los servicios que demandan 9 millones de personas diariamente, más 9 que permanentemente visitan la ciudad.

Se dice fácil pero desde su nacimiento hace cerca de 90 años, el noble Sindicato Único de Trabajadores de la Ciudad de México (SUTGCDMX) y sus afiliados siempre han sido institucionales y gracias a eso la metrópoli ha salido adelante.

Los cerca de 185 mil compañeros se caracterizan por ser solidarios, y así lo han demostrado ante diversas contingencias que ha enfrentado nuestra hermosa Ciudad de México a los largo de muchos años.

Inundaciones, encharcamientos, deslaves, desazolves, temblores; fenómenos naturales que afectan a los capitalinos, pero ahí han estado los trabajadores al servicio del Gobierno de la Ciudad de México, para ayudar a sus hermanos, prestar sus servicios y normalizar las actividades.

Solo basta decir que en los sismos del 57, 85 y 2017, los primeros en brindar auxilio a los grupos más necesitados y vulnerables han sido los trabajadores del GDF. Esa es su mística, su afán de ayudar a los demás, no van a cambiar ni lo van hacer.

Los trabajadores afiliados al SUTGCDMX, son ajenos a la política, su esfuerzo se concentra a servir a los capitalinos, más allá del gobernante o partidos políticos.

La ciudadanía reclama servicios médicos, de agua, energía eléctrica, luminarias, recolección de basura y otros, las 24 horas del día, los siete días de la semana, los 365 días del año, sin importar las inclemencias del tiempo ni el color que gobierne.

Con su profesionalismo, honradez, experiencia y conocimientos los diversos ejércitos de trabajadores desde las áreas que les corresponde se esmeran en realizar las tareas para servir a quienes le dan vida, desarrollo y prosperidad a una ciudad que nunca duerme.

Una histórica metrópoli

Juan Ayala Rivero

LA SEPARAN 3 AÑOS PARA QUE CUMPLA 500 DE VIDA, QUE LA HARÁN UNA CDMX LONGEVA

La hermosa e histórica Ciudad de México ha pasado por muchas dificultades, pero sus habitantes se han podido sobreponer para sacarle adelante e innovarla.

Desde sus inicios, la gran Ciudad de México contó con sus trabajadores. Aquellos que se dedican a realizar la obra negra que los demás no ven pero que disfrutan, siempre han dedicado sus esfuerzos, experiencias y conocimientos para que los servicios que prestan las autoridades no sufran ningún desperfecto y se ofrezcan en tiempo y forma a sus habitantes.

Por esa y otras razones, los agremiados del noble Sindicato de Trabajadores de la Ciudad de México (SUTGCDMX), celebrarán en 2021, con todo lo que esté a su alcance el esplendor que caracteriza a la gran urbe.

Recordarán sus vivencias, alegrías, tragedias, inundaciones, sismos con granes pérdidas humanas, pero, como sus moradores se han podido reponer y la han puesto de pie ante la incredulidad de propios y extraños.

Los más de 135 mil trabajadores de la Ciudad de México, a lo largo de los años, han demostrado dedicación y esmero en las labores que desempeñan para que los nueve millones de capitalinos no vean interrumpidos los servicios de los que gozan, como agua potable, salud, recolección de basura, reparación de guarniciones, luminarias y otros.

Entonces, si los más de 135 mil trabajadores le han dedicado toda su vida a la Ciudad de México, es justo que sean ellos quienes la festejen y la celebren por sus 500 años de vida.

Que mejor que ellos para demostrarle al mundo que en la Ciudad de México, a lo largo de su historia se han desarrolado batallas memorables como la entrada triunfante del Ejército Trigarante festejando la Independencia de nuestro país frente a España o cuando Francisco Villa y Emiliano Zapata entraron a la capital y festejaron en Palacio Nacional.

Cosas tristes para los hijos de la Ciudad de México, como los temblores de 1985 y 2017, a través de los cuales miles de capitalinos perdieron la vida y otros miles quedaron damnificados.

Y así podríamos ampliar esta columna por tantas hazañas que ha observado nuestra gran metrópoli de parte de sus hijos, por lo que en 2021 merece ser recordada, festejada y venerada porque a final de cuentas es la casa de todos los mexicanos.

Por algo es una ciudad cosmopolita. En hora buena, nuestra capital se lo merece.

Orgullosa unidad

Juan Ayala Rivero

El programa de reconstrucción de la Ciudad de México, no ha pasado desapercibido para los más de 135 mil trabajadores de la ciudad, pues continúan con sus labores diarias en las diferentes áreas encomendadas para el bienestar y confort de los nueve millones de habitantes, sin contar los que transitan o vienen a trabajar, pero que viven en municipios conurbados de la capital.

En el Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (SUTGCDMX), nos sentimos orgullosos de la unidad, pero también del compromiso que tenemos en nuestras respectivas responsabilidades para continuar con los trabajos de reconstrucción de nuestra gran capital, después de haber sido afectadas miles de familias por el temblor del 19 de septiembre de 2017.

Los más de 135 mil trabajadores de la Ciudad de México, actúan de la mano con el Gobierno capitalino, por lo que independientemente de la ley de reconstrucción, esperan el llamado para consolidar los trabajos donde sean requeridos y así más pronto terminar de edificar o reconstruir los bienes inmuebles afectados por el sismo.

En los tiempos de emergencia, los trabajadores capitalinos siempre han actuado como uno solo para apoyar a los habitantes.

Es decir, desde el 19 de septiembre de 2017, los trabajadores de la ciudad se avocaron a restablecer los servicios en energía eléctrica, agua, drenaje, salud y recolección de basura, entre otros.

Hoy sabemos que miles de hermanos capitalinos afectados en sus viviendas esperan ayuda de las autoridades centrales y delegacionales.

Nosotros realizamos tareas de escombro, acarreo de cascajo y de limpieza de las zonas afectadas. Estamos en espera de más instrucciones de nuestras máximas autoridades para trabajar de la mano con ellas.

Saben por quién votar

Juan Ayala Rivero

La efervescencia política que se vive en el país, pero concretamente en la Ciudad de México, no perturba en nada a los más de 165 mil trabajadores al servicio del Gobierno capitalino, porque desde hace más de 20 años les ha quedado claro por qué candidato van a votar.

Sin embargo, los agremiados al Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (UNTGCDMX), no son desmemoriados, pues reconocen que el gobernante los ha apoyado salarialmente así como en materia de prestaciones sociales que al transcurso de los años se convierten en perspectivas remunerativas que sirven para paliar los bajos salarios.

Por esa razón sería irresponsable no reconocer lo que el actual jefe de gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera Espinosa, ha hecho a favor de los más de 165 mil hombres y mujeres al servicio de la ciudad.

Cosa de recordar que durante esta gestión, fue otorgado un aumento salarial del 32. 07 por ciento. Incremento salarial jamás otorgado por una administración pasada.

Pero eso no es todo, por vez primera las mujeres trabajadoras recibieron como prestación social 2 mil pesos anuales por concepto del Día Internacional de la Mujer.

Además los trabajadores dos viernes al mes terminan sus labores a las tres de la tarde para que convivan más con sus hijos y esposas.

Asimismo, los trabajadores gozan de un permiso de tres días con goce salarial cuando sus esposas dan a luz.

Pero hay más. Hoy en días los agremiados afiliados al glorioso Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México, pueden acceder a mejores niveles salariales a través de un certificado que les sirve como comprobante de que realizaron los cursos de capacitación.

Todos, absolutamente todos los trabajadores tienen derecho a esta novedosa prestación social, a final de cuentas es un esfuerzo individual para acceder a mejores niveles salariales.

Honor a quien honor merece, pues la nueva cultura laboral para la Ciudad de México, permite a todos los trabajadores al servicio de la gran urbe capacitarse, elevar sus niveles de conocimiento y preparación con la garantía de que van a mejorar sus condiciones salariales.

Por esa razón, la efervescencia política que vive la metrópoli no los distrae de sus tareas diarias para que más de nueve millones de capitalinos accedan al agua potable, energía eléctrica, servicios de salud, recolección de basura y otros servicios básicos.

Por todo eso, los trabajadores estarán en plena libertad y de conciencia por qué candidato emitirán su voto el próximo primero de julio.

Respuesta inmediata

Juan Ayala Rivero

Los más de 135 mil trabajadores de la Ciudad de México, nuevamente dieron la cara el 16 de febrero, tras registrarse el temblor de 7.2 grados que sacudió a la capital, al desplegarse a lo largo y ancho de las 16 delegaciones para que los servicios continuaran ofreciéndose sin demora a los nueve millones de capitalinos.

Se dice fácil, pero no interrumpir los servicios de suministro de agua potable, energía eléctrica, recolección de basura y que se mantenga en operación toda la red hospitalaria de la ciudad, es de tal envergadura que solo la experiencia y capacidad de reacción de los trabajadores hacen posible todo eso.

Por ejemplo, en el caso de los hospitales de la CDMX, las operaciones que se tenían programadas para muchos pacientes, se realizaron sin contratiempos. Por redes sociales circula información de que en pleno movimiento telúrico, personal médico realizaba una operación a un paciente y aún por la emergencia del fenómeno natural, continuó adelante pues su objetivo fue salvar una vida.

Una cosa que no hay que olvidar fue el tino que tuvo en días pasados el jefe de Gobierno de la CDMX, Dr. Miguel Ángel Mancera Espinosa, al no escatimar recursos financieros -12 millones de pesos- que debía Oaxaca para que siguieran operando sensores detectores de sismos que a la postre ayudaron, porque le dieron 72 segundos a los capitalinos para resguardarse después de que se activó la alarma sísmica.

Muchos capitalinos podrán pensar que es obligación de nuestras autoridades velar por sus gobernados, pero lo cierto es que fue un tino del gobernante capitalino voltear hacia los sensores detectores de sismos en territorio oaxaqueño, pues recordemos que el del viernes pasado tuvo su epicentro en Pinotepa Nacional.

Gracias a esas medidas acertadas de nuestro jefe de Gobierno, la CDMX está de pie funcionando al cien por ciento. Los servicios que presta continúan ofreciéndose sin demora pues los más de 135 mil compañeros, con su experiencia y conocimientos, saben qué hacer en situaciones de emergencia y los resultados, saltan a la vista.

El doctor Miguel Ángel Mancera Espinosa ha sido muy claro al señalar que los servicios públicos que ofrece la ciudad a los nueve millones de personas por ningún motivo deberán suspenderse salvo por fuerza mayor, pero en la medida de lo posible, los trabajadores deberán poner en práctica toda su capacidad para restablecerlos lo más pronto posible y así se ha procedido.

En los tres sismos registrados en menos de cinco meses y medio; 7 y 19 de septiembre de 2017 y el del 16 de febrero, los más de 135 mil trabajadores de la CDMX respondieron con toda su capacidad para que los servicios no se interrumpieran y la metrópoli continuara de pie como todos los mexicanos queremos verla. Enhorabuena

Salario mínimo

Juan Ayala Rivero

Durante las negociaciones del Tratado de Libre Comercio, el salario mínimo ha sido un tema recurrente entre los países del norte, la Unión Americana y Canadá, al considerar que la oferta salarial de México está rebasada por las circunstancias, lo que lo ha llevado a perder competitividad.

Es decir, al tener salarios tan bajos, nuestra nación ofrece una mano de obra barata, similar a la de un país bananero, provocando que los grandes consorcios norteamericanos y canadienses, quieran invertir aquí, pues les alcanza para pagar a 15 por uno que pagan allá.

Entonces eso, lejos de ser un motivador económico, se convierte en un dique que no permite que el crecimiento económico permee a todas las clases mexicanas, popular y trabajadora.

Cosa de recordar que un buen trabajador bien pagado puede consumir más, y generar que los recursos lleguen a más sectores productivos.

Esa es una de las metas que debemos seguir impulsando. En la Ciudad de México, se paga un salario mínimo socialmente responsable con mayor capacidad del que se paga en el resto del país y ese es un ejemplo, porque lejos de haberse creado una espiral inflacionaria ha sido un motor de crecimiento para la gran capital, por lo que debemos seguir insistiendo de que pagar más genera mayor consumo que a la vez reactiva la economía y hace que crezca el sector productivo.

No vamos a bajar la guardia, vamos seguir insistiendo con el tema, sobre todo por elevar el salario mínimo y de que el Fondo de capitalidad de la Ciudad de México sea más robusto, pues con estas condiciones de la reconstrucción no debe minimizarse de que solo se aplica para cosas básicas, sino que debe de servir para iniciar los trabajos que requiere la metrópoli para retornar a la normalidad.

Es decir, que el objetivo principal en la Ciudad de México, es y seguirá siendo cambiar el rostro de la urbe y el ánimo de los ciudadanos, pero sobre todo para reactivar la economía.

En ese sentido debemos transitar quienes queremos una mejor perspectiva de vida para la clase trabajadora nacional.

Cosa de recordar que la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos ha sido el principal obstáculo para que millones de mexicanos obtengan un salario decoroso que les permita adquirir la canasta básica alimentaria para su familia.

El Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, se ha pronunciado porque el Congreso de la Unión realice modificaciónes al artículo 123 constitucional para desaparecer la CONASAMI y sea sustituida por un comité que realice los estudios necesarios que permitan incrementar permanente los salarios mínimos para recuperar el poder de compra perdido por la clase trabajadora de más del 300 por ciento en los últimos 30 años.

Ley hídrica

Juan Ayala Rivero

La Asamblea Legislativa del Distrito Federal, dio un gran paso con la aprobación y creación, el pasado 24 de noviembre, de la Ley de Sustentabilidad Hídrica, pues se modificará la naturaleza jurídica del Sistema local de Aguas, dándole personalidad jurídica y patrimonio propio, así como autonomía técnica y de gestión.

En diversos foros hemos dado a conocer que la postura del gran Sindicato de Trabajadores de la Ciudad de México (SUTGCDMX), es abanderar un salario digno para los más de siete millones de mexicanos que ganan entre 80 y 86 pesos diarios, estabilidad laboral para sus agremiados y que todos los capitalinos cuenten con agua potable.

Esas banderas han sido la lucha diaria de los más de 165 mil trabajadores afiliados al SUTGCDMX, por lo que vimos con gran beneplácito cómo el Poder Legislativo local creó una ley de vanguardia en materia hídrica para mejorar las condiciones de los grupos más vulnerables en materia de distribución del vital líquido.

La modalidad jurídica para modernizar al SACDMX, de ninguna manera significa la privatización del vital líquido. Que quede claro, esta ley no va en ese camino, por lo que el SUTGCDMX la respalda en su totalidad, pues será un instrumento legislativo que permitirá cambiar el actual modelo sobre la explotación de los recursos hídricos por un mejor manejo sustentable.

Recordemos que la nueva ley de Sustentabilidad Hídrica garantizará el derecho humano al agua para todos los habitantes de la gran urbe, en armonía con la Constitución de la Ciudad de México y los tratados internacionales.

También es importante señalar la nueva ley, mandata la creación de un Consejo Técnico asesor honorífico que estará integrado por la academia, la sociedad civil y el gobierno, quien se encargará de aprobar el programa de sustentabilidad hídrica para la transparencia a la política pública en materia hídrica y participación de la ciudadanía.

Asimismo se creará la contraloría ciudadana y se modificará la naturaleza jurídica del Sistema de Aguas de la Ciudad de México, dándole personalidad jurídica y patrimonio propio así como autonomía técnica y de gestión.

Por todas esas razones el gran SUTGCDMX, respalda la creación de la Ley de Sustentabilidad Hídrica, porque basta recordar que los trabajadores del GDF, son los primeros que dan la cara al ciudadano cuando un servicio se ofrece mal.

Con esas herramientas jurídicas, los trabajadores podrán ofrecer un mejor servicio a los capitalinos, principalmente a los grupos más vulnerables, pero sobre todo con la garantía de que el vital líquido no se privatizará.

Tenemos memoria

Juan Ayala Rivero

EN 80 AÑOS, EL SUTGCDMX SE HA CARACTERIZADO POR SU SOLIDEZ, COMPAÑERISMO Y UNIDAD

Pero sobre todo por los hombres que dedicaron su vida para erigir una organización sindical, que protegiera a los trabajadores en su libre forma de pensar, organizarse para obtener prestaciones sociales y salarios dignos, así cómo votar y ser votados.

Los miles de trabajadores al servicio de la Ciudad han sido institucionales porque han trabajado de la mano con los gobiernos en turno, sin importar el color.

El objetivo de los enemigos del sindicato, son claros, controlarlo para debilitar la administración de Claudia Sheinbaum. Al interior del SUTGCDMX así lo ven, por eso no permitirán que personas ajenas, que tuvieron cuentas con la justicia o que obedecen a intereses partidistas, quieran desestabilizar al sindicato.

Quiénes buscan crear juegos artificiales fuera del SUTGCDMX, es porque cuando ostentaron un cargo nunca velaron por los intereses de los compañeros, siempre buscaron el beneficio propio y al ser llamados a rendir cuentas no pudieron comprobar los patrimonios obtenidos.

Muchos años después, esas mismas personas que defraudaron a sus compañeros, vienen a hablar de honestidad, a ofrecer lo que nunca cumplieron cuando tenían una responsabilidad sindical.

Al interior del Único, recordamos cómo hace más de 15 años se perdió el 85 % de nuestras presentaciones sociales y el salario no creció en relación a los trabajadores del gobierno federal.

Quienes hoy vienen a prometer grandes beneficios a los compañeros, les pedimos que enumeren las conquistas laborales obtenidas durante el tiempo que representaron a la organización sindical.

Los trabajadores al servicio de la Ciudad, no se dejarán engañar. La unidad y fortaleza de 185 mil trabajadores, son suficientes para enfrentar y rechazar a quienes buscan desestabilizar al SUTGCDMX, porque no están dispuestos que “títeres” vuelvan hacer lo de hace 15 años que entregaron todas sus presentaciones sociales y permitieron que sus salarios fueran congelados. Nunca más.

Basta! para que te enredes

49,939FansMe gusta
87,075SeguidoresSeguir
3,999suscriptoresSuscribirte