Cunde el pánico

196
Salvador Trejo

Los focos rojos se prendieron para los gruperos en Puebla, donde mafiosos y huachicoleros les están pidiendo de 30 a 300 mil pesos (de acuerdo al sapo es la pedrada) por dejarlos trabajar en esa zona y pasar libremente sin el riesgo de sufrir un accidente. Ante esto varios famosos como Calibre 50, Julión Álvarez y La Trakalosa de Monterrey han tenido que cancelar sus presentaciones en Teziutlán y Cholula, respectivamente, ante el riesgo de sufrir algún atentado.

Por obvias razones, nadie se atreve a denunciar y los artistas afectados solamente se limitan a decir que cancelan por causas ajenas a ellos. Ojalá y con el nuevo gobierno federal las cosas cambien y los grupos puedan trabajar a gusto, sin pagar el llamado derecho de piso, de otra forma los bailes comenzarán a extinguirse.

Lo que le hicieron a La Original Banda El Limón fue un bajeza total, pues por no haber querido renovar contrato con la disquera Luz Records, propiedad de José Quiroz, les salieron con la jalada de que tres de sus músicos y los vocalistas Lorenzo Méndez (novio de La Chiquis Rivera) y Gerardo Sánchez, ya no pertenecían a la banda porque estaban firmados en exclusiva con esa compañía.

Por ende, la banda de Salvador Lizárraga tuvo que cancelar muchos bailes, pues anda en busca de nuevos vocalistas. Me enteré que Juan Barbosa Lizárraga, hijo del fundador de la banda, está buscando que regrese con ellos Toño Lizárraga, lo cual sería una decisión muy acertada pues él era el vocalista principal de la banda cuando la tomó Luz Records y lo hicieron a un lado, pero el público lo ubica perfectamente. De los músicos y cantantes traidores mejor ni hablo, porque seguramente van a hacer una copia burda de La Original.

Ya pa’ despedirme, les cuento que me visitó en la redacción de BASTA! el salsero dominicano Kike Mangú y vaya ritmazo que trae. El compa vino a promover su tema “El radio está tocando tu canción” y se aventó un palomazo con su paisano Ramón Glass en una de las presentaciones de Merenglass, además fue a meterse al mero barrio bravo de Tepito para que conocieran su salsa. No se quedó más tiempo porque tenía una serie de presentaciones en Miami, pero prometió regresar en enero para una convivencia con nuestro lectores, así que acá los esperamos y nos leemos en la próxima.