La meditación, explora sus beneficios

La meditación, explora sus beneficios

6600
0
Compartir

En sus inicios se asociaba a creencias religiosas, pero actualmente se realiza con fines terapéuticos y de relajación.

México.- La meditación como ejercicio fue desarrollado en Oriente y estuvo asociado en sus inicios de manera exclusiva a las creencias religiosas, pero actualmente se realiza con fines terapéuticos y de relajación, por los innumerables beneficios que otorga tanto al cuerpo como a la mente.

“Es un estado de presente absoluto, de introspección, donde vives y contemplas el aquí y el ahora. Es lo que conocemos comúnmente como ‘poner la mente en blanco’”, señaló Valeska Alfaro, quien practica esta disciplina hace algunos años.

Según expertos, la meditación es una gran opción a la hora de reducir nuestros índices de estrés, que cada vez se incrementan más debido al ajetreado ritmo y los quehaceres diarios.

“Llegar al estado pleno que busca la meditación no es fácil; requiere de una disciplina y mucho entrenamiento.

Cuando esto se logra, puedes ver que el mayor beneficio es la liberación de la mente, que está trabajando constantemente, volviendo al pasado y al futuro y no nos permite vivir el ahora”, agregó
Valeska.

Otra de las razones para practicar la meditación es que sería un detonante del buen humor, un aliado para disminuir los dolores físicos, la ansiedad, los dolores musculares y los problemas digestivos, además de ser un buen punto de partida cuando se requiere aclarar los pensamientos y lograr un estado de “conciencia plena”.

Actualmente, la meditación está cada vez mejor posicionada en el ámbito de la medicina clásica, donde incluso ha sido incluida como una terapia complementaria que ha dado muy buenos resultados, como una adición al tratamiento tradicional.

En Cancún, cada vez son más los centros que ofrecen grupos para realizar meditaciones guiadas, para los principiantes y experiencias más avanzadas para quienes ya comenzaron. Muchos de ellos, además, mezclan esta práctica con técnicas como yoga o ejercicios que ayuden, a la vez, a mejorar las condiciones del cuerpo.

EVITA QUE TU CEREBRO ENVEJEZCA
Un estudio de la UCLA descubrió que las personas que practican meditación a largo plazo, tienen cerebros “menos viejos” que las de la misma edad que no lo hacen. Los participantes que han meditado por más de 20 años tienen más volumen de materia gris.

“Esperábamos que la diferencia fuera mínima”, dijo Florian Kurth, autor del estudio, “sin embargo, observamos un amplio abanico de efectos de la meditación en distintas áreas del cerebro”, agregó.

REDUCE LA ACTIVIDAD “EGOÍSTA” DEL CEREBRO
La Universidad de Yale realizó un estudio y descubrió que la meditación disminuye la actividad en zonas del cerebro que hacen cuestionarnos a nosotros mismos. Dado que este tipo de pensamientos se asocia, tradicionalmente, a una menor felicidad, es la meta de muchas personas el disminuirlos.

RIVALIZA CON LOS ANTIDEPRESIVOS Y ANSIOLÍTICOS
Apenas unos pocos minutos de meditación pueden reducir el estrés y disminuir los efectos de una depresión. Un estudio realizado por la Universidad John Hopkins durante 2014 mostró que existe una relación entre la meditación y la capacidad de reducir los síntomas de la depresión, la ansiedad y el dolor.

•El científico a cargo de la investigación, Madhav Goyal, descubrió que el impacto de la meditación es similar al de los medicamentos para tratar la depresión. Según él, “después de todo, la meditación es una forma de entrenar el cerebro.

•Los científicos coinciden en que la meditación, si bien es poderosa, no es mágica: Pero sí es una poderosa herramienta para ayudar a manejar los síntomas de las personas con problemas.

• Estudios han mostrado que los efectos de un curso de 8 semanas de meditación pueden durar incluso años. La Universidad de Stanford confirmó en 2013 que técnicas de meditación enfocadas en bajar los niveles de ansiedad generaron cambios en el cerebro de los pacientes en las regiones que involucran la atención en sí mismos y la ansiedad producto de la presión social.