Síguenos

¿Qué estás buscando?

mayo 21, 2024

Voces

Política de hoy | Último aliento

16 lecturas

Samuel Cantón Zetina 

Hace muchos años, cuando la izquierda empezó a empujar fuerte por el poder, se dijo que la transformación política de México tenía que pasar por la muerte del PRI. La augurada defunción no se ha dado como desaparición total, pero sí como desplazamiento casi absoluto del mando.

Casi, porque todavía le quedan dos estados: México y Coahuila, que no han caído bajo dominio de ningún otro partido desde el fin de la Revolución. Habrá que ver el 4 de junio, cuando sus habitantes vayan a las urnas, si el PRI termina perdiéndolo todo -al fin que ninguna derrota es para siempre-, en puntual vaticinio de su “muerte”, o el cumplimiento de la sentencia aguarda otro sexenio.

MORENA, a punto de “sepultar” al tricolor, está por reemplazarlo como partido dominante. El PRI protagonizó la escena desde 1929 en que se fundó. A ver para cuanto tiempo le alcanza el aire (AMLO) al guinda.
Parece lo mismo, pero no: durante muchas décadas, el Revolucionario se mantuvo en la cima hegemónico y simulando elecciones democráticas, sin rivales verdaderos y con victorias predeterminadas. Como Cuba.

Hoy no es así: una oposición débil no convierte a MORENA en partido injustamente supremacista ni permite vislumbrar comicios arreglados. Una prueba podría ser la ventaja que según la encuestadora De las Heras Demotecnia, muestra la coalición PAN, PRD, PRI en Coahuila. Hasta el año pasado, había registro de que el partido del presidente Obrador gobernaba 21 de las 32 entidades; PAN 5, PRI 3, MC 2 y el Verde 1 (SLP).

¿Seremos testigos del virtual exterminio del PRI, de acuerdo a aquel antiguo pronóstico de que la renovación del país era imposible sin su muerte? ¿O lo veremos en junio resurgir de sus cenizas?

Y DE MAÑANA…

NO ES una condición formal, pero si Ucrania conserva su interés en pertenecer a la OTAN tendrá que… ¡derrotar a Rusia! Y es que -dice la normativa del organismo- “debe garantizarse” que Kiev sea independiente y democrático. ¡Cruel y estúpido!…

Te puede interesar

Advertisement