Síguenos

¿Qué estás buscando?

julio 6, 2022

Arreando al elefante
Arreando al elefante, Diego Cedillo.

Voces

Arreando al Elefante | ¿Acaso Ricardo Monreal tendrá conocimiento de qué significa la Ley?

Diego Elías Cedillo

Para aquellos amantes del futbol, seguro recordarán que allá por 1986 (en la época de Miguel de la Madrid), México vivía la Copa Mundial de la FIFA, y fue precisamente un día como hoy cuando el argentino Diego Armando Maradona realizó un gol con la mano -nombrado humorísticamente, la Mano de Dios-.

Y hablando de Argentina y religión, seguramente el Papa Francisco, ante el lamentable fallecimiento de los sacerdotes en Chihuahua, no estará contento con la gobernadora Maru Campos. Acaso a la ciudadanía en general aún no le quedará claro que el PAN -“dirigido” por Marko Cortés- es sinónimo del caos y la delincuencia; para muestra sólo habrá que echarle un ojo a Tamaulipas y al gober Francisco García Cabeza de Vaca.

Menos mal que ante los dolorosos hechos ocurridos en contra de la Curia Romana, la titular de Seguridad, Rosa Icela Rodríguez, de inmediato puso manos a la obra y en menos de un santiamén, identificaron a los
agresores.

¡Ah!, y antes que lo olvide, hablando de agresiones, aseguran los padres de las víctimas de la tragedia del New’s Divine (aquella disco en la alcaldía Gustavo A. Madero, que se quemó dejando 13 personas fallecidas)
que sería buena idea, por parte del alcalde Francisco Chiguil, salir a aclarar, después de 14 años. ¿Qué pasó?

No vaya a ser que alguien le mande un WhatsApp a Marcelo Ebrard y le pregunte su opinión al respecto.

Valdría la pena recordar que en aquella época el canciller era jefe de Gobierno y optó por destituir a Chíguil Figueroa.

POST-IT

Tras la desesperación del senador Ricardo Monreal afirmando que algunas “corcholatas” están violando la Ley, valdría la pena preguntarle al abogado y profesor universitario, ¿cuál es su concepto de Ley?

Lo anterior, porque en los pasillos de la Facultad de Derecho de la UNAM, trasciende que Monreal Ávila nunca fue visto en algún salón de clases para cursar su maestría, y mucho menos su doctorado en la Máxima
Casa de Estudios.

Estimado don Ricardo, sugiero evites -como lo has hecho hasta la fecha- concurrir a la mesa de firmas y charlar con tus colegas

Te puede interesar

Advertisement