Deja Peña economía en el suelo

Deja Peña economía en el suelo

1588
0
Compartir

El Presidente Enrique Peña Nieto concluirá su sexenio con un fracaso en la economía, pese a haber logrado sus reformas estructurales.

De los últimos tres sexenios, donde se destacan los presidentes Vicente Fox Quesada (2001-2006), Felipe Calderón Hinojosa (2007- 2012) y Enrique Peña Nieto (2013- 2018), éste último ha sido de los más delicados.

El tipo de cambio fue una de las variables más golpeadas: Con Peña Nieto se depreció el peso en más del 50% en el sexenio, al pasar de 13.08 a 20.49 pesos por dólar. Aunque con algunos vaivenes menores los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón estuvieron relativamente estables. Específicamente en el sexenio de Calderón, el tipo de cambio se depreció, derivado de la crisis económica en Estados Unidos de los años 2008 y 2009.

La de Enrique Peña Nieto es una administración que estuvo marcada por dos indicadores básicos para la atracción de inversión, y para la producción y compra de bienes y servicios: La tasa de interés y la tasa de inflación.

A partir de 2016, el Banco de México debió tomar decisiones de política monetaria. Una de las más polémicas fue el aumento de la tasa de interés para contener a la inflación que comenzaba a incrementarse para ese año.

En la administración que termina, la Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio (TIIE) a 28 días, que es la que utilizan los bancos para sus créditos, pasó de 3.8% en 2013 a 8% en 2018, pero sí logró contener el alza en los precios, que fue de 6.7% en 2017, y se estima en 4.5% para el presente año.

Con un 2.5% en promedio durante su sexenio, el crecimiento de la economía expresado a través del Producto Interno Bruto (PIB) no fue sostenido como se esperaba, derivado de las reformas estructurales en diversas áreas que implementó el Presidente.

En cuanto a la deuda pública, ésta se encontraba en 4 billones al inicio del gobierno de Peña Nieto, al día de hoy esta deuda supera los 10 billones.

Un sexenio lleno de gasolinazos

Una de las principales promesas de Enrique Peña Nieto fue la de reducir el precio de la gasolina y los energéticos, pero el combustible alcanzó a finales de 2018 un precio histórico muy lejos de lo que costaba al iniciar la actual administración priísta, en diciembre de 2012.

Una consulta al registro histórico de precios de combustibles permite observar que Peña Nieto inició su gestión con la gasolina Magna en $10.81 pesos, y que al finalizar su sexenio quedará por arriba de los $19.38; en cambio la Premium empezó en $10.36 y culminará en $20.87; el diésel costaba $11.17, y ahora cuesta $20.04.

Durante el sexenio de Felipe Calderón, en enero de 2010 la gasolina Magna costaba $7.88; al terminar la administración calderonista, en noviembre de 2012 llegaba a $10.72 pesos. En el mismo orden cronológico, la gasolina Premium costaba $9.66, y el diésel $7.97; con los “gasolinazos”, para noviembre de 2012, al concluir el sexenio, esos dos combustibles llegaron a $10.28 y $10.81 pesos, respectivamente.