Web Analytics Made Easy - StatCounter
Director general: Miguel Cantón Zetina | @MiguelCanton1
Somos parte de:
Miercoles 22 Mayo del 2019
cielo claro 19°

Piense

Al gusto

Rafael Loret de MOLA

Reformar al gusto del presidente; así lo expresa él mismo cuando interpuso nuevas iniciativas para adecuar el modelo de la flamante Guardia Nacional a los fines y criterios del propio mandatario y extendiendo el debate entre los legisladores, tanto federales como locales en cada uno de los treinta y un estados federales y la Ciudad de México, en donde los seguidores de Morena no tienen dificultad alguna para proceder a favor del Ejecutivo federal dada su excesiva representatividad al estilo del viejo mayoriteo priista con una salvedad: la legitimidad con la cual llegaron con el refrendo indiscutible de las urnas.

No debiera existir poder superior a la soberanía popular ni es válido argüir que en obsequio a las soberanía de cada entidad de la República pueden los congresos locales determinar un cauce distinto al de la legislación superior que emana de la Carta Magna; ninguna constitución regional es superior a ésta y, por ende, debieran los estados aceptar que forman autonomías, y no soberanías, para comenzar a poner el orden en materia republicana. Bien me decía mi maestro Ignacio Burgoa Orihuela          que no habría mayor reforma al documento supremo que cumplir con cuanto ordena siempre y cuando se llamara a las cosas por su nombre. ¡Cuánta razón tenía!

Una muestra, en el Nuevo León de Jaime Rodríguez Caldero, El Bronco, los nuevos diputados aprobaron su rechazo al aborto en cualquiera de sus modalidades incluyendo el terapéutico y el derivado de una violación, circunstancia aberrante que destruye la vida de mujeres, adolescentes –y hasta niñas–, sujetas al flagelo de la dominación machista inaceptable y, además, criminal porque asesinan el espíritu y el futuro de sus víctimas. No es sólo un pecado de acuerdo a los mandamientos de los católicos sino un delito de lesa humanidad por sus consecuencias.

De allí la urgencia para determinar los nuevos escenarios comunitarios, con la familia en el centro de los mismos. Premiar a los violadores con el privilegio de un hijo de quien no se ocuparán equivale al brutal desdén de los radicales, los nazis, por ejemplo, respecto a otras razas y otros pueblos. Y esto, sencillamente, debe superarse; no cabe, además, en los propósitos de una Cuarta Transformación cuyas nociones de justicia se quedan a la mitad: exhibir los crímenes de Estado, los del pasado, sin perseguir y encarcelar, en su caso, a los delincuentes. No es así como se entiende una justa compensación social a los agravios cometidos por los infames; la coerción es el parapeto, además, para evitar nuevos atropellos y la reincidencia brutal de los peores.

Regresar al medioevo, como en Nuevo León –allí donde anda un Bronco mochador de manos y habilidoso para ganarse al presidente contra quien compitió–, sería convertir a la pretensa Cuarta Transformación en una parodia sin límite en pleno siglo XXI.

Los Falsarios

Rafael Loret de MOLA

La Secretaría de la Defensa Nacional, cuyo actual titular es Salvador Cienfuegos Zepeda, cuenta con registro de, al menos, cien organizaciones armadas a lo largo de veintidós entidades del país. Ello explica el éxito del contrabando de armas sin que el principal concesionario para las ventas de la misma, sea al ejército o de modo clandestino, Jaime Camil Garza, sea siquiera investigado; al contrario, es uno de los “intocables” –que para el tuerto señor peña no existen–, dentro de una larga lista de multimillonarios con gusto por verle las caras de tarugos a los mexicanos. Los miembros de la sociedad oaxaqueña, tan afrentada por los constantes atentados contra el patrimonio urbano de la verde y antigua Antequera, la capital de la entidad, amén de los desmanes cometidos en las distintas regiones que integran esta singular porción de la patria, conocen a perfección quiénes son los llamados a la cooptación para ser partes de las manifestaciones callejeras… allí mismo y en el Distrito Federal. Es una suerte de “industria” a cambio de la ausencia de empleos y de la parálisis de un gobierno, que ahora encabeza el junior-efebo, Alejandrito Murat Hinojosa, incapaz siquiera de asegurar una sana negociación para evitar desplazamientos masivos con fines perturbadores. Todos allí saben que, durante el mandato de Gabino Cué Monteagudo, incluso se les proveía de fondos a cuantos le amenazaban con alterar el orden y sumarse a las marchas en el centro neurálgico de la República o en cualquier otra parte en donde se requiera bloquear carreteras, cerrar calles, sitiar comercios y un largo etcétera incluyendo los cierres de los pasos fronterizos.

Descalificaciones

Rafael Loret de MOLA

Es obvio, al medir las descalificaciones cruzadas de tantos y tantos militantes de una u otra causa, que nos mienten, con descaro, cuando menos las tres cuartas partes de los propagandistas, que la contienda presidencial está cocida y no hay marcha atrás. Y la cuarta parte restante no dice toda la verdad. De allí que la opinión pública sea casi virgen en materia de manipulación. Una y otra vez se aceleran las hormonas políticas cuando estamos cerca de los comicios y después de ellos también, entre otras cosas porque conociendo las reglas del juego dudamos de participar en el mismo al considerar los fraudes experimentados casi siempre.

Las elecciones del próximo domingo 1 de julio fueron minadas desde el principio, cuando el INE dio muestras claras de sumisión al poder público con un consejero presidente, quien se dijo acosado por el espionaje y dio así pautas para los institutos y/o consejos estatales. Luego cerró el grifo del dinero para los independientes –a quienes autorizó, hace dos años, para gastar lo mismo que los demás candidatos y luego reviró– , o intervino para autorizar candidaturas absurdas, como la de un payaso en Guadalajara en 2015 –acaso un experimento para que Televisa lance a Brozo como candidato presidencial en 2024 o antes–, lo que costó ocho millones de pesos adicionales para imprimir nuevas boletas… ¡a una semana de los comicios de 2016! Y ahora no quisieron hacer lo propio con tal de dejar a Margarita, la de las estrellas azules –no pastillas, aclaro–, fuera de su casilla en cada papeletea electoral.

Si bien este columnista no cree en las encuestas, por lo descrito y mucho más, también ha propuesto que cese el libertinaje con el que se formulan de cara a los intereses de los contratantes y sin ponerse a deducir sobre las posibles consecuencias; más bien prefieren hacerse de oídos sordos cuando, en realidad, se está jugando con la estabilidad nacional siguiendo el derrotero de las propias ambiciones y caprichos. (No se olvide, en este sentido, que el presidente del Grupo Reforma, Alejandro Junco de la Vega, optó por trasladar a su familia, de Monterrey a Texas, por considerar que estaba en el punto de mira de las bandas de secuestradores y envió una carta descalificando, de hecho, la labor de las autoridades encargadas de la seguridad pública, desde la punta de la pirámide, esto es el titular del Ejecutivo federal. Tal es revelador de su ánimo, claramente revanchista, y de su postura perentoria a favor de una izquierda cuya amalgama puede durar poco más de un suspiro).

La situación, por tanto se tensa. Las consecuencias poselectorales pueden crecer en la medida de la incapacidad del INE y, sobre todo, del arribista Lorenzo Córdova Vianello, el árbitro vituperado por los mexicanos de bien y apoyado por el señor peña y señalado para regulas los comicios de 2018. Tal es el verdadero desafío.

¿Quién perdió?

Rafael Loret de MOLA

Si tanto es el afán de la llamada Asociación de Política Exterior de Estados Unidos –una de esas organizaciones que parecen rimbombantes y sólo sirven para reunirse en eventos de la “high life” para entretenerse otorgando preseas–, por considerar a peña nieto como un estadista por sus “cambios estructurales” –acaso porque en Chiapas los maestros volvieron a las aulas para privilegiar su posición como mentores responsables ante un gobierno federal manejado por ineptos–, que se lo lleven a Nueva York, de nuevo, sólo para estar ciertos de cuánto duraría bajo su dirección Wall Street. ¿Una o dos semanas?

La soledad del mandatario, personal y política, se hace cada vez más patente; todavía peor después de las tragedias de septiembre en la que sus apariciones públicas fueron detonantes más que estimulantes.

Ni él ni la mayor parte de los gobernadores pudieron evitar los abucheos, en las zonas de desastre y durante las fiestas patrias que precisamente, debieran culminar hoy al recordarse el 195 aniversario de la entrada del Ejército Trigarante a la Ciudad de México, pasando bajo el balcón de la célebre “Güera” Rodríguez – amante de Simón Bolívar y después del enajenado Iturbide, quien se creyó emperador y lo fue por menos de un año en un sueño lúdico que atrapa, sin remedio, a quienes alcanzan la gloria del mando absoluto en nuestro país–, para significar con ello la importancia de las damas casquivanas en nuestra historia. Pregunten, si lo dudan, por el beso que exalta el escudo de Aguascalientes.

Los Empresarios

Rafael Loret de MOLA

Los empresarios se reunieron para cenar en torno a quien encabeza las encuestas rumbo a la Presidencia de la República, seguros de que el aspirante, como se acostumbra con una cortesía lacayuna, recitaría cuanto querían escuchar para asegurarse un sitio en el nuevo Olimpo con pequeños trazos izquierdistas al estilo, por ejemplo, del español Felipe González Márquez, quien no dudó en ser muy “preciso” al responder cómo podía convivir un parlamento democrático con una monarquía autoritaria per se. El hombre se quedó perplejo unos instantes, tomó aire y respondió:

–¡Caramba, macho! No lo sé… pero funciona.

Como él deben concluir los dueños de las principales fortunas en México cuando les hablan de cambio pero con guiños hacia la continuidad que tantos haberes les ha dejado en el transcurrir del neoliberalismo empobrecedor, numen y centro de las políticas antisociales que venimos arrastrando, por desgracia, desde la etapa de miguel de la madrid en la Presidencia cuando éste cerró el paso a cualquier posibilidad de integrar un Mercomún Sudamericano, como propuso el entonces presidente argentino Raúl Alfonsín –tratado a su muerte como un verdadero héroe a diferencia del deslavado funeral de aquel mexicano que disimuló sus intenciones hasta el final de su vida de traiciones–, para caer, primero, en el neoliberalismo atroz y, después, en el TLCAN que, desde luego, hoy se ha convertido en moneda de chantaje porque no podríamos enfrentar la perspectiva de un comercio tan desigual y proteccionista por parte de las potencias norteñas.

El caso es que los ricos se incomodaron con la reiteración de las palabras de Andrés, líder de la justa que ya avanzó la teoría “del tigre” para insistir en que, de darse un nuevo fraude, el felino de la utopía se soltaría sin control tara devorar a los falaces, alquimistas y patrocinadores. De no haberse dado jamás un engaño electoral monumental, tales frases caerían al vacío sin remedio; pero como los manoseos comiciales y las imposiciones son usuales, a nivel federal y en cada entidad de la República –ninguna se escapa–, la advertencia no cae en el vacío aunque los timoratos y cuantos quisieran continuar con el actual estado de cosas, que tanto les reditúa, se rompan las vestiduras y alcen clamores al cielo… como si Dios protegiera a los explotadores, sinvergüenzas, cómplices y ladinos en comunión con narcotraficantes y demás criminales.

Ya va siendo hora de que enfrenten su realidad aquellos –muchos de ellos extranjeros o miembros de colonias con muy alto nivel adquisitivo–, acaparadores de divisas, enviadas a sus respectivos países o ahorradas por malos mexicanos en bancos anglosajones, traicionan a México empobreciendo incluso a sus empresas para acumular fortunas familiares con blindajes diversos en los llamados paraísos fiscales.

Así actuó, desde el poder, Rosario Robles Berlanga, con sus célebres triangulaciones que se sitúan como la “estafa maestra”, digna de un filme hollywoodense, gracias a la cual pueden desaparecer hasta seis mil millones de pesos sin reacción alguna por parte de la execrable administración peñista. ¡Y todavía el mandatario en funciones habla de que debe asegurarse el “desarrollo” al emitir los votos! ¡Qué vergüenza!}

Censura y servilismo

Rafael Loret de MOLA

ARIEL ROSALES SE RESERVA SU SEGUNDO APELLIDO. SUS RAZONES TENDRÁ, MÁXIME QUE EN ARGENTINA TIENE UN HOMÓNIMO

Ese homónimo trabaja en la misma rama, la edi­torial. El “nuestro”, de talante afeminado –no se atreve siquiera a declararse, con dignidad, gay aunque pretende parecerlo por su andar y el mo­vimiento de las manos–, labora en lo que ahora es Penguin Random House Mondadori-Grijal­bo, una larga firma para subrayar una fusión de envergadura estadounidense-europea. Lo inte­resante de la cuestión es que es editor, ahora sin fi­gurar en nómina pero no “free lance”, con enorme influencia sobre el directivo, en México, de la fir­ma: el español, tenía que ser, Cristóbal Pera, acaso porque no ha llegado a la categoría de perón.

Sendos personajes presumen que publican obras de investigación periodística aunque solían presentar textos coyunturales sin la menor apli­cación periodística, como los malhadados títulos de la argentina Olga Wornat, defendida por algu­nos diaristas mexicanos luego de publicar sobre las “muchas faldas” de Marta sin el menor sos­tén en algunos de sus episodios; por eso fue de­mandada. Este columnista, en cambio, no lo fue porque su libro Marta, en donde presenté inclu­so el certificado de disfunción sexual de Vicente Fox entonces en el cargo de presidente, no conte­nía elementos difamatorios y calumniosos… y gol­peaba, a fondo, como consta a mis lectores, en la absurda pretensión de la dama en cuestión por re­emplazar a su baldado consorte en la cabecera de la romántica cabaña de Los Pinos.

La argentinita, en cambio, fue contratada ex pro­feso, gastó una millonada antes de editar su pasquín y me fue presentada precisamente por Rosales, su editor, quien me señaló como “el periodista” que más podría aportar sobre el tema… sin saber que ya realizaba un trabajo similar, pero bien sustentado.

Rejas para Peña

Rafael Loret de MOLA

loretdemola.rafael@yahoo.com

No será ahora la primera vez que se denuncie a un presidente de la República o algún ex mandatario mexicano. Por desgracia, la impunidad ha sido el signo permanente de las afrentas en contra de una ciudadanía, cada vez, en mayor estado de indefensión. Ahora mismo se le vende la idea de que sólo votando se podrá evitar la catástrofe del continuismo cuando ninguna regla ha cambiado y el juego pernicioso nos somete a una parodia electoral verdaderamente infame.

Bastaría citar la impunidad que cobijó al señor fox, cuando reconoció haber intervenido en las elecciones presidenciales de 2006 y exaltar que, al fin de cuentas, había vencido a Andrés luego de aquellas jornadas cuando defendió su postura, aunque perdiera el fuero, sin dejar de ejercer su mandato en la Ciudad de México en abril de 2005. Parece increíble que hayan pasado ya más de doce años desde aquel desencuentro que debió marcar, sin duda, el fin del sistema, que se mantiene intacto, y sólo dio lugar a una nueva farsa a favor de la derecha y con la anuencia de un desgastado priísmo que debió conformarse con el tercer lugar en aquella justa hasta que aseguró su retorno, en 2012.

En fin, a través de la historia, josé lópez portillo fue denunciado por el maestro Ignacio Burgoa Orihuela, incomparable jurista, por haber endeudado al país sin bases ni siguiendo los ordenamientos constitucionales; después, carlos salinas fue emplazado en la embajada de México en Dublín, donde fincó su residencia, para declarar respecto a los magnicidios cometidos bajo su gestión.

Primera refriega

Rafael Loret de MOLA

Sin duda, la guerra de las gasolinas, con la que inició la inevitable cuesta de enero en los albores de la Cuarta Transformación, por el momento hipotética, colocó al nuevo régimen en verdaderos problemas ante las dificultades por acudir al rescate de las entidades –la mayor parte de ellas gobernadas por el PAN o por el MC en el caso de Jalisco–y, con serios problemas de desabasto de gasolina y la posibilidad de un agravante mayor: son regiones de alta productividad agrícola y la ausencia de transportación podría provocar un caos mucho mayor.

Por el momento sólo han saltado los nombres de un general y un ex subsecretario como posibles hilos conductores del desastre aun a sabiendas que tales no pueden ser, de ninguna manera, las verdaderas cabezas de la batalla contra la estabilidad del régimen en curso. Lo hemos dicho ya: si de pipas robadas se trata lo primero es averiguar cuan ligados están los hurtos con los dueños de las empresas transportistas, los Hank Rhon para decirlo sin recovecos, quienes heredaron el emporio de su padre el célebre profesor de Santiago Tianguistenco.

Y así por el estilo podríamos hablar de una nueva organización: el Consejo de Exgobernadores (CONEX), unido a la CONAGO en ciertos puntos. Sí, porque se cierne la amenaza sobre ellos a partir del 21 de marzo cuando habrá de consultarse si se procede contra carlos salinas, ernesto zedillo, vicente fox, felipe calderón y el más reciente de los traficantes, enrique peña. Curiosamente sobre ellos recaen los señalamientos sobre el gran negocio del huichacol.

Fue calderón, con la invaluable ayuda de Rafael Moreno Valle extinto en apariencia, quien estructuró un negocio que se daba en la conveniente anarquía desde muy atrás cuando fue necesario ordeñar a Pemex con el único fin de asegurar canonjías y beneficios partidistas o individuales. Poco a poco fueron llegando los cárteles y los grupos delincuenciales para convertir el escandaloso saqueo, calculado en 65 mil millones de pesos, en uno de los negocios más rentables acaso a la par con el tráfico de estupefacientes.

Urge quitarle las caretas a los peores y no esperar hasta el día del Benemérito para comenzar a armar las carpetas judiciales, circunstancia que debía ya haber comenzado ante el alegre desfilar de las cifras comprometedoras y de los negocios turbios, pantanosos diríamos, que fueron aliento y atractivo para los rémoras de otros tiempos: fox, calderón, salinas desde luego, Emilio Gamboa, Manlio Fabio Beltrones, todos ellos dueños de plataformas petroleras y de mansiones insultantes bajo el falso cariz de “servidores públicos”.

Lo he dicho siempre y lo repito ahora: cuando uno de los ex presidentes predadores pise la cárcel comenzaré a creer en la democracia y, desde luego, en la Cuarta Transformación. Todo lo demás son rounds de sombra, en la oscuridad de las alianzas soterradas.

Secretaría de la corrupción

Rafael Loret de MOLA

loretdemola.rafael@yahoo.com

La secretaría de la corrupción debe considerarse el súper ministerio del presente y el futuro aunque no tenga tal condición legal ni, en apariencia, forme parte del organigrama institucional. Pero pesa más que ninguno y, desde luego, tiene titular y cabeza con más influencias que cualquiera otro (a) miembro del gabinete peñista tan empeñado en que nadie le sustraiga el privilegio de haber encabezado, la peor administración federal de la historia a un siglo de la malhadada usurpación de Victoriano Huerta Márquez, el chacal.

Fíjense, desde el régimen de carlos salinas hasta el actual hemos observado a quiénes, de verdad, son quienes se encargan de regir, modular y distribuir la corrupción con una eficacia muy superior a cualquier parodia de trasparencia. Durante los años del salinismo empobrecedor –los superávits fueron producto de las ventas de paraestatales y de los precios del crudo al alza, hasta 200 mdd por barril, cuyos remanentes fueron dilapidados sin medida–, sin duda, fue Raúl, el hermano incómodo, el gran patriarca del sexenio, dominador de cuentas y transferencias, así como de las alianzas turbias como la que realizó con el mafioso Ricardo Salinas Pliego, quien “ganó” la subasta por Canal 13 con todas las irregularidades necesarias. No lo olvidemos.

Con zedillo, el hombre de las negociaciones y consejero principal en materia de inversiones favorables al clan fue, sin duda, Herminio Blanco, quien permaneció en la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial buscando nuevos tratados internacionales, que no se lograron a cambio de entrecruzar intereses personales.

 

Intocables burlones

(Foto el cuartoscuro)
Rafael Loret de MOLA

¿Alguien habló, hace menos de seis años, del fin de los “intocables” en México? Por supuesto, no es referencia a los indómitos policías de Chicago que pusieron el cerco para atrapar al célebre Al Capone por evasión fiscal y no por sus sonados crímenes. Esto significa que la impunidad, al fin y al cabo, terminó por imponerse. Pero, me suena la voz de uno personaje de altos vuelos repitiendo que confiáramos en él porque no permitiría el brutal desequilibrio en la justicia entre los amigos protegidos y hasta estimulados y los demás, reos de las persecuciones y las amenazas, algunas de ellas consumadas.

Ya he dicho, pero viene de nuevo a colación por el inmovilismo preocupante de un sector de nuestra sociedad y un gobierno plagado de funcionarios ávidos de enriquecerse más rápido que los narcos para que “valga la pena”, y repetido una sentencia cuyo fondo no ha sido siquiera motivo de réplica: hace mucho que los cargos públicos no se pueblan de los mejores egresados de las universidades, mujeres y hombres, porque éstos prefieren rendirse a los atractivos inmensos del sector privado, esto es mejores sueldos, menos fiscalización y menos prensa sobre el mismo. En cambio, los puestos gubernamentales, se supone, son más escudriñados y motivos, por desgracia, de cientos de transacciones soterradas entre los informadores y sus fuentes.

El peor de los maridajes sigue siendo un factor determinante en la orientación de las noticias. Y, como periodista, lo reconozco con vergüenza porque no pocos de los colegas conocidos han extendido la mano para sobrevivir bajo la crisis de liquidez evidente que el secretario de Hacienda niega.

¿Lo percibirán así los esbirros de peña, en su cierre final, como Luis Videgaray Caso, a quien suponía un buen aspirante para el gobierno del Estado de México y ahora se arrellana como presunto procesado si el presidente electo cumple su promesa de combatir a la corrupción en serio tras su ridículo en el estatus de Canciller y antes en Hacienda?

No, no se horroricen ante una verdad que ya no debe ni puede ocultarse. ¿Quiénes vamos a pagar los platos rotos?¿Quiénes ejercemos la crítica y somos cautivos del fisco, sin remedio, enlistados con perversos acentos y escarnecidos por una propaganda que, por fortuna, opera en sentido contrario, esto es para bien?

Menos mal que la ciudadanía ya está muy acostumbrada a las falacias, la maledicencia pública y el cruce constante de amenazas. Es nuestro desagradable modus vivendi, una especie de “cuota” para poder disfrutar, sobre todo en “el mes de la patria”, las bellezas de nuestro país tan atenaceado no sólo por el “mal gobierno”, como gritaba el Padre Hidalgo, sino por especuladores, neoconquistadores de carretilla y potencias en fase de expansión, de la mano de las reformas peñistas. ¿O nos creemos el cuento de que somos más libres que hace un año? El torbellino nos lleva a las alturas… para destruirnos y reducirnos a escombros.

Cada que reflexiono sobre ello me percibo impotente ante las agresiones cotidianas. Por ejemplo, ¿cuándo va a procederse, de lleno, contra los multimillonarios dueños de la industria de la minería? No me refiero sólo a Germán Larrea –o “di” como primera sílaba–, Mota-Velasco, quien contamina cuanto toca y le produce millones como un rey Midas de las zahúrdas, sino igualmente a los otros dos dueños de compañías perfectamente concesionadas por sus interrelaciones con el poder, entre ellos Carlos Slim Helú, nada menos, y Alberto Baillères González, primero y tercero entre los mayores multimillonarios de México y el primero también líder en el ámbito universal. ¿Puede explicarse tanta prosperidad en tres familias a costa de la injusticia, la impunidad y el blindaje a tres familias con colusiones profundas con el poder público? Si me equivoco, luego de una investigación a fondo, no sólo rectificaré sino sería capaz, por vergüenza, de dejar de ejercer mi vocación. Pido lo mismo para los “intocables”.

¿Y los intocables?

Rafael Loret de MOLA

¿Alguien habló, hace casi seis años, del fin de los “intocables” en México? Por supuesto, no es referencia a los indómitos policías de Chicago que pusieron el cerco para atrapar al célebre Al Capone por evasión fiscal y no por sus sonados crímenes. Esto significa que la impunidad, al fin y al cabo, terminó por imponerse. Pero, me suena la voz de uno personaje de altos vuelos repitiendo que confiáramos en él porque no permitiría el brutal desequilibrio en la justicia entre los amigos protegidos y hasta estimulados y los demás, reos de las persecuciones y las amenazas, algunas de ellas consumadas.

Ya he dicho, pero viene de nuevo a colación por el inmovilismo preocupante de un sector de nuestra sociedad y un gobierno plagado de funcionarios ávidos de enriquecerse más rápido que los narcos para que “valga la pena”, y repetido una sentencia cuyo fondo no ha sido siquiera motivo de réplica: hace mucho que los cargos públicos no se pueblan de los mejores egresados de las universidades, mujeres y hombres, porque éstos prefieren rendirse a los atractivos inmensos del sector privado, esto es mejores sueldos, menos fiscalización y menos prensa sobre el mismo.

En cambio, los puestos gubernamentales, se supone, son más escudriñados y motivos, por desgracia, de cientos de transacciones soterradas entre los informadores y sus fuentes. El peor de los maridajes sigue siendo un factor determinante en la orientación de las noticias. Y, como periodista, lo reconozco con vergüenza pese a no estar en la lista de éstos, porque no pocos de los colegas conocidos han extendido la mano para sobrevivir bajo la crisis de liquidez evidente que el secretario de Hacienda niega.

¿Lo percibirá así Luis Videgaray Caso, a quien algunos observaban como un buen aspirante para el gobierno del Estado de México desde hace siete años y ahora se arrellana como presunto aspirante al cadalso sin utopía que valga? Sólo así puede explicarse que pensara en que fuese factible financiar las obras monumentales proyectadas, desde septiembre de 2014, con la recaudación a la baja y, en muchos casos, desviada hacia los narcos. No, no se horroricen ante una verdad que ya no debe ni puede ocultarse. ¿Quiénes vamos a pagar los platos rotos?¿Quiénes ejercemos la crítica y somos cautivos del fisco, sin remedio, enlistados con perversos acentos y escarnecidos por una propaganda que, por fortuna, opera en sentido contrario, esto es para bien? Menos mal que la ciudadanía ya está muy acostumbrada a las falacias, la maledicencia pública y el cruce constante de amenazas.

Es nuestro desagradable modus vivendi, una especie de “cuota” para poder disfrutar, sobre todo en “el mes de la patria” que ya viene, las bellezas de nuestro país tan atenaceado no sólo por el “mal gobierno”, como gritaba el Padre Hidalgo, sino por especuladores, neoconquistadores de carretilla y potencias en fase de expansión, de la mano de las reformas peñistas. ¿O nos creemos el cuento de que somos más libres que hace un año? Pero, cuando menos, el colectivo reaccionó y puso al sistema a temblar. Ya veremos en diciembre.

Silencio que abruma

Rafael Loret de MOLA

Confieso a los amables lectores que cada vez me resulta más difícil traducir el empalagoso idioma gubernamental. A cambio de ello, las intenciones no pueden ocultarse. Reparé en ello varios días después de la caída del avión en el que viajaban Juan Camilo Mouriño y José Luis Santiago Vasconcelos, amén de otros funcionarios y la tripulación, y que empeñosamente los voceros de la oficialidad, y hasta los opinantes gratuitos ligados al establishment, consideran un accidente aun cuando no encontraran explicaciones convincentes para certificarlo. Ya pasaron casi diez años desde aquel trágico 4 de noviembre de 2008, el día en el cual Barack Obama proclamó su victoria en los Estados Unidos. Dijeron que quizá once meses después sabríamos algo. Lamentablemente, la amnesia colectiva consumió el interés por el suceso. Como siempre.

Este columnista ya ha pasado por ello. En febrero de 1986 escribí que temía más al silencio de mis colegas y al consiguiente vacío en los medios informativos que a cualquiera otra reacción por parte de quienes ejercían entonces el gobierno. Lo expresé, obviamente dolido, al percibir que casi me había quedado solo en mi insistencia por descorrer los “puntos oscuros” sobre el supuesto “accidente”, todo un montaje siniestro, en el que perdió la vida Carlos Loret de Mola Mediz precisamente cuando, con su prestigio político como único escudo, intentaba convencer a algunos personajes claves sobre el imperativo de solicitar al entonces presidente, miguel de la madrid, su dimisión, más bien su “licencia por causas graves” de acuerdo a como señala la Carta Magna. Poco después mi voz fue la única que siguió escuchándose. Hasta ahora, treinta años después.

Los eruditos afirman que averiguar los crímenes desde el poder lleva mucho tiempo. Fíjense: Kennedy fue asesinado en noviembre de 1963, tres décadas más adelante, en 1993, una célebre película, “JFK”, dirigida por Oliver Stone espléndidamente, exaltó la cruzada del fiscal Jim Garrison, de Nueva Orleáns, con tremendas, determinantes conclusiones que tres lustros más adelante desde entonces y cincuenta y tres años después del magnicidio no han sido siquiera tomadas en cuenta. Y son tan serias y contundentes que ni siquiera dan lugar a réplica: fueron siete los disparos, desde distintos ángulos, y no tres provenientes del mismo sitio como se asentó en los informes oficiales para descartar, burdamente, la teoría de una conjura.

¿Y qué decir del asesinato de Luis Donaldo Colosio? En 2002, en Mexicali, a donde acudí a dialogar con un nutrido grupo de empresarios, se me acercó uno de los cuñados del candidato sacrificado para decirme:

–“Sólo he venido a verle para decirle que la familia estima mucho que usted no haya cerrado el expediente y siga manteniendo la firmeza de sus acusaciones”.

Fue todo y para mí fue bastante. Pese a la alternancia y la supuesta disposición oficial para resolver “los crímenes del pasado”, ni siquiera se dio lugar a la indispensable revisión histórica que permitiera construir un hilo conductor sólido colocando a los personajes centrales en su verdadera dimensión, siquiera para que criminales y víctimas no reposaran en los mismos mausoleos. Pero ni siquiera eso se hizo; más bien se centró el morbo en la torpe e inútil persecución a luis echeverría, a quien su ancianidad salvó a pesar de su ya debilitado estado físico –96 años–, como si la única afrenta –y no digo que no fuera trascendente–, se centrara en el amargo episodio de Tlatelolco, hace medio siglo, del cual quedan ya muy pocos supervivientes en las esferas del poder. ¿Y todo lo demás, digamos los homicidios de periodistas y líderes de opinión en la deplorable década de los ochenta? Tampoco se avanzó nada sobre los magnicidios de 1993 y 1994 cuyos autores intelectuales se mantienen semiocultos o huidos con la bendición del sistema.

Viejos crímenes

Rafael Loret de MOLA

loretdemola.rafael@yahoo.com

A la memoria de Carlos Loret de Mola Mediz, a treinta y dos años de su cobarde asesinato por órdenes de la satrapía feroz.

La justicia no sólo es la baza que sirve para asegurar la convivencia pacífica dentro de las marañas comunitarias de nuestros días, sino igualmente el analgésico para reducir el tremendo dolor por cuanto se pierde por la cobardía de cuantos delinquen y llegan al crimen para cumplimentar, como sicarios, las órdenes de los jefes de las mafias, incluyendo la del gobierno. La vulnerabilidad de los seres vivos es tan grande que de ello se aprovechan cuantos disponen de la violencia para cercenar caminos, doblegar espíritus o sencillamente matar por capricho o prepotencia para sentirse superiores cuando, al fin y al cabo, los destruirá la historia.

La injusticia, que inicia con la ausencia de gobierno y la negligencia oficial, cala en cambio a los espíritus libres y los asfixia. Si se prolonga, mayor es no únicamente la frustración sino el rencor, sólo contenido en apariencia, que nos impulsa a reclamar, exigir, perspectivas mejores para quienes nos siguen. Nada más terrible que los caminos se cierran igual a nuestros hijos y nietos, a nuestra herencia genética por la resistencia inaudita de los perversos que atesoran poder no para servir sino para servirse por los demás en un ciclo, el actual, carente de liderazgos con credibilidad.

Sin la sensación de la justicia se pierde hasta la sensibilidad por la libertad. Y esto ocurre, en especial para el gremio periodístico, desde la funesta década de los ochenta de la centuria pasada, cuando menos, y diez años atrás en cuanto a la descomposición social por obra y gracia de la represión.

Razón o fuerza

Rafael Loret de MOLA

México no se caracteriza por su fuerza militar, tan pobre que el propio secretario de Seguridad Pública, poco docto en la materia pero muy abusado en cuanto a las mudanzas partidistas –PRI, PAN, PRD y MORENA–, insiste en que será hasta dentro de cuatro años cuando “podamos enfrentar de tú a tú” a la delincuencia organizada.
El señor Alfonso Durazo Montaño, quien sí es primo de Arturo “El Negro” de infausta memoria al contrario de lo que en un principio se creía, reveló así, como pretendiendo ser coloquial uno de los dramas mayores del gobierno de México: contar con fuerzas inferiores, en cuanto al poder de fuego, a las de los capos más célebres y hasta de otros criminales, secuestradores y contrabandistas de armas por ejemplo algunos de ellos muy relacionados con los ex presidentes de México desdelos tiempos de echeverría. Un círculo casi diabólico.
No se pondría entender el auge de los cárteles más sanguinarios –en primer sitio los célebres “Zetas” a quienes en Estados Unidos se señala como cooperantes de los terroristas de Medio Oriente–, sin la infiltración severa del ejército, la marina, las agencias federales y la gendarmería que ahora está en cauce de ser la Guardia Nacional reclutando jóvenes como en los peores episodios bélicos de la historia universal.
No estamos como Costa Rica en donde no existe el ejército porque se considera que sostenerlo sería inútil hasta el embate de fuerzas muy superiores del continente; de allí que opten por los valladares de la razón en defensa de una soberanía impecable, seria y con basamentos firmes capaz de derrotar, por la vía de la argumentación y el debate, cualquier intento malsano de las grandes potencias del mundo; y han vencido hasta ahora.
El otro extremo es el de Cuba que optó, un año después de la victoria de os “barbudos”, por formar una fuerza militar con la ayuda entonces del Soviet Supremo y de Nikita Kruschev, para rascarle desde muy cerca las barbas al Tío Sam y prevalecer sesenta años ya apenas moviendo algunas piezas del ajedrez con tan solo tres jefes de Estado reales: Fidel, su hermano Raúl y Miguel Díaz-Canel con mayor estabilidad interior a cada paso.
De allí que las relaciones entre México y Cuba significaron la resistencia contra la injerencia, sobre todo, de los Estados Unidos y el verdadero muro de la razón para aplacar decisiones tan burdsas, y por fortuna fallidas, como la invasión de Bahía de Cochinos en 1961 y los bloqueos estadounidenses de 1962 cuya secuencia se cerró con el asesinato de Kennedy en 1963. La mancuerna de dos naciones con distintas perspectivas pero de enormes nacionalismos cerró las puertas a la expansión de USA.
De allí la importancia de no soltarle la mano a Venezuela, lo que no implica favorecer al gobierno empobrecedor de Nicolás Maduro Moro, en la hora de uno de sus mayores desafíos y con no pocos deseosos de cambiar la dictadura del chavismo extendido con los grilletes de la Casa Blanca que se extienden, como pulpos, por todo el continente.
En el fondo, la lucha es por la libertad desde cualquier ángulo que se mire; pero, además, por la razón que estriba la no intervención y la autodeterminación de los pueblos, el sustento de la paz verdadera.

Cuesta Arriba

CIUDAD DE MÉXICO, 25OCTUBRE2018.- Andrés Manuel Lopez Obrador, presidente electo de México, emitió su voto durante la Consulta Nacional Nuevo Aeropuerto en la casilla ubicada en la explanada de la alcaldia de Tlalpan. FOTO: SAÚL LÓPEZ /CUARTOSCURO.COM
Rafael Loret de MOLA

Aunque a los muchachitos les falta todavía encontrarse con los Reyes Magos –con el negrito Baltasar al fondo, como designio infalible–, los adultos comienzan a recoger las cenizas, los restos de la piñatas, los alimentos sobrantes que, la verdad, pocas veces se consumen –en vez de donarlos a alguna casa de asistencia–, hasta recuperar a las compañías ineludibles de los últimos años: la impotencia, acaso el rencor y la apatía política que nos debilita, a cada rato, como factura del insuperable, hasta hoy, temor social.
Concedo que no es amable iniciar 2019 con una escala de pesimismo pero, por desgracia, cualquiera otra cosa, estando como está la realidad, sería tanto como caer en el hondo abismo de la demagogia sin redención posible. Y, francamente, prefiero lo primero aunque se me acuse de ser una especie de cuervo maldito contador de las oscuras reseñas sobre las infestadas e infectadas cuevas de la incivilidad y el despropósito políticos. No es que me guste el papel, pero la vocación, a través de poco más de cincuenta años de profesión, me impulsa a arrebatar del rostro de nuestros lectores las vendas de la impudicia y la simulación, las armas preferidas del establishment.
En fin, como viene sucediendo en cada sexenio incluidas sendas alternancias en el poder Ejecutivo federal, nos vemos obligados a iniciar el primer ciclo anual del lópezobradorismo, el de la esperanza que aseguró se sobrepondría a los villanos que rompieron con cuanto de bueno aportaron los héroes de la “bola”.
¿Cuántos en este 2019 están listos a convertir a la política en el modus vivendi más exitoso de cuantos existan en el complejo andamiaje de una comunidad, cada día, más devaluada e inconsistente? Por ello perviven los grandes ladrones, asesinos y capos con pieles de oveja, dentro del territorio oficial sin que podamos actuar contra ellos. Y con ellos las sospechas sobre las muertes de Erika y Rafael Moreno Valle, los caciques de Puebla que llora la ultraderecha.
Es curioso, cada día, más lectores reclaman señalando supuestas omisiones acaso pretendiendo que, en unas cuantas cuartillas, recojamos todas las inmundicias del pasado inmediato… para luego quejarse de la maloliente sensación de la “intolerancia”. Por ejemplo, si señalamos a la aún poderosa “novia de Chucky”, de regreso en su hogar de Polanco en la Ciudad de México, no faltan quienes exigen caballerosidad en una época en la que el clamor por la igualdad es columna vertebral de la convivencia; y otros, enseguida, estiman que no citar a Carlos Romero Deschamps, el hampón petrolero, en tal o cual artículo significa ¡que nos hemos vendido al mejor postor!
La mala fe no alcanza a salpicarnos, desde luego, pero exhibe el tremendo nivel de incongruencia que surge de la ignorancia y el dolor colectivos.

Ladrones políticos

Rafael Loret de MOLA

Mi capacidad de asombro se agiganta, una vez más, en este México kafkiano en el cual los ladrones exigen “su” dinero y los “capos” aseguran que irán contra ellos y los secuestradores en ausencia de gobierno, es decir del régimen deplorable de peña nieto a quien, de ninguna manera, podremos “perdonar” los mexicanos si ello implica la vergüenza de sostener la impunidad para burla de los mexicanos y de cuantos fueron manipulados y afrentados durante el largo sexenio de la infamia; el de la barbarie fue el de calderón y el de la parálisis el de fox.

Nos hizo estragos la derecha, a la que pertenece también el “niño guapo” del Estado de México convertido hoy en rastrojo como el cantante a quien llaman “el sol” también beneficiario de la cadena de la impunidad reflejada en sus correlaciones con los peores y más ricos de este país, digamos Jaime Camil Garza, ejemplo clarísimo de la mafia del poder público y sus cómplices. No entiendo cómo al divulgarse tales hechos, confirmados todos, puedan sostenerse los imperios del mal y las bases sobre las que camina la aristocracia mexicana, desde siempre, con la corrupción magnificada en aviones de gran autonomía o flotillas de ellos al servicio de los intocables hijos del establishment.

No es posible entender cómo la Procuraduría General de la República actúa ferozmente contra los autodefensas y cuantos alzan las voces, bajo mil pretextos inventados, y deja hacer y deshacer a personajes que luego se vuelven referentes al narrar las vidas de los cantantes privilegiados por sus relaciones non santas y sus vergonzosas alianzas con los peores “capos” bajo el pretexto de realizar series televisivas o películas que nunca se estrenan pero justifican los andares de la farándula por los campos minados del México en donde se ajusticia a los inocentes y se protege a la canalla.

Los expedientes están allí; las evidencias también. Pero la televisión de paga, como Netflix, suele convertir en héroes legendarios a los criminales, digamos como en el caso de Pablo Escobar “El Patrón del Mal”, y apuesta por las primeras damas que huyen de sus consortes y luego son convertidas en reinas de la zaga. Señalamientos a medias con gran parecido entre la ficción y la realidad en medio del asombro de quienes viven con los ojos vendados y se espantan, pero creyéndolas exageradas, ante una rendija acusatoria.

En México, la forma del entretenimiento consiste en exhibir nuestros propios dramas y estar pendientes de cada capítulo de horror que no es sino un pálido reflejo de la esfera de la realidad, de esa que nos atrapa sin remedio y nos hace rehenes de una clase política cuya fuerza, hasta ahora, no ha sido vencida aunque se anuncian medidas para evitar la voracidad enferma de los mal llamados servidores públicos.

Sí, porque también sentí náuseas al observar la manifestación de los futuros legisladores del PRI y el PAN con una manta que decía: “López No Nos Quites Nuestro Dinero”. Imbéciles. ¿No saben que ese capital proviene del erario público, esto es del pueblo que aporta sus tributos, y debe por tanto ser administrado cabalmente y no derrochado en bienestares para los zánganos que, hasta ahora, se pastorean por los recintos legislativos y judiciales?

El horror

Rafael Loret de MOLA

El terrorismo, como cauce “moderno” de la guerra de guerrillas, es y será interminable. Por desgracia, tendremos que acostumbrarnos a vivir con este flagelo como antes lo hemos hecho respecto a la miseria del mundo, las permanentes catástrofes naturales –llámense terremotos, huracanes e inundaciones–, la violencia en México, los vaivenes de una economía tambaleante, los feminicidios –no sólo en la estigmatizada Ciudad Juárez–, los fraudes electorales como ocurrió en Puebla en 2018 y los horrores derivados de la descomposición del tejido social –desde los enajenados tiroteos en las escuelas del “primer mundo” hasta la cacería de indocumentados que tanto alienta el fascista “pato” Donald Trump–.

Vamos sumando agravantes cada vez sin poder remediar los que ya cargamos. El martes 22 de marzo de 2016, volaron el aeropuerto de Bruselas y algunas estaciones del Metro de la capital en donde se asienta el Congreso Europeo luego de la declaratoria de la Unión, acaso como una advertencia de que no se extinguirá el terror mientras los bombardeos no cesen, y aún si lo hace, sobre el llamado Estado Islámico extendido a Siria y Libia. Hace unos días un desquiciado admirador de Trump mató a casi medio centenar de personas en dos mezquitas de Nueva Zelanda. El dolor, cada vez mayor, y el miedo desbordante son los signos de la (in)convivencia humana en este lamentable principio del tercer milenio. Y cada que se van diluyendo las noticias volvemos a la normalidad asimilando hechos que la mayor parte no entiende y creyendo que lo único factible es olvidarlos. Pero no se puede.

De hecho, Europa es un blanco vulnerable permanente como lo es Estados Unidos. Primero fue Nueva York, luego Londres, Madrid más y recientemente París, Bruselas y Noruega. La lógica indica que la mira está puesta en el Berlín de Angela Merkel, esto es del centro neurálgico del Cuarto Reich, pese a las previsiones tomadas para expulsar, nada menos, a ciento treinta mil inmigrantes que no provenían de las zonas de guerra.

Este dilema lo percibí en la capital de España, hace poco más de un año, en donde no hay gobierno pero las adherencias anglosajonas son mayores –de allí el incesante empeño en prohibir corridas de toros antes de elevar la preocupación contra la desvaloración de las vidas humanas–, en pleno colapso de la razón de Estado y pese a la decadencia de una monarquía de zánganos que son incapaces y no están facultados para resolver el vacío prevaleciente en la estructura gubernamental. Mientras, el mundo se horroriza.

Extraviados

Rafael Loret de MOLA

El rumbo está extraviado, la sociedad mexicana permanece, como zombi, en un estado de hipertensión que va desde la tristeza profunda al enfado de altos decibeles y el gobierno de la República, en sentido contrario, parece centrarse en imponer decisiones, a rajatabla, mientras el ejército, peligrosamente, tomas las iniciativas y divulga versiones inverosímiles e insostenibles ante el alud de las redes sociales que exhiben a los uniformados disparando, agrediendo, burlando, golpeando –lo mismo a ancianos y niños–, en pleno festín de impunidad. Nadie se mueve de una trinchera miserable escarbada para someter al colectivo.

Podría hablarse, como en la Gran Guerra, entre 1914 y 1918, hace exactamente un siglo, de una línea sobre la cual se asentaba la seguridad de los países en trance de ser invadidos y despojados; sí, la “línea peña”, que por supuesto coloca de un lado a las fuerzas institucionales con poder de fuego y al otro a una ciudadanía en estado de indefensión e incapaz de resolver los desafíos planteados por las ambiciones políticas, las reformas sin consenso y los genocidios que han sido consecuencias de intereses infames contra México. Por ejemplo, el oro y la cocaína que sale de Veracruz y de Guerrero con Iguala y Cocula en el escenario más evidente de la esclavitud que requiere de cooptar “desaparecidos” –acaso los 42 normalistas de Ayotzinapa más uno, soldado en activo–, para las grandes empresas mineras, canadienses con respaldo del criminal Grupo México a quien las vidas de los obreros son marginales… como en Pasta de Conchos, Coahuila.

En el México de las grandes simulaciones se presume que pasan cosas inauditas; por ejemplo, las fuentes oficiales son tan torpes que arguyen, para los ingenuos e incautos claro, que la represión puede constituirse al revés; esto es, desde las organizaciones civiles hacia el gobierno que se cura en salud asegurando velar por los derechos generales cuando han sido ellos los proveedores de la violencia a través de la insensibilidad y las amenazas recurrentes. Es muy fácil sembrar drogas a cualquier inocente; y lo es más seguir la línea de los vetustos “halcones” de Alfonso Martínez Domínguez –Jueves de Corpus de 1971–, capaces de rematar heridos, cagarles las muertes a las propias víctimas y hasta asegurar que se servía a la estabilidad de la nación, masacrando. Así paso en la eterna jornada de Nochixtlán, en Oaxaca, el día del padre del año pasado y reconstruido este año, para ser precisos, cuando se recordó, más bien, a las progenitoras de genízaros y sus mandos militares y políticos.

La distorsión fue enorme, al grado de que se saqueó un almacén de Coppel, perteneciente a uno de los brazos de la familia a la que pertenece Quirino Ordaz Coppel, impuesto gobernador de Sinaloa en donde los pleitos entre narcos se acelera en la cuna de los mismos –¿quién explica las razones por las cuales los grandes capos surgen de Baridaguato, hoy incendiada, y se reproducen en Jalisco y el norte del país sobre todo en Tamaulipas?–, queriendo culpar a los civiles a la defensiva, no sólo maestros, de la rapacidad; por fortuna hay pruebas documentales de lo contrario y de los botines de guerra exigidos por los uniformados.

El pato loco

Rafael Loret de MOLA

Parecía un chiste irreverente pero ya no lo es. En un principio los más avezados analistas insistían en que la postulación del “pato” Donald John Trump –el apellido de su madre era MacLeod, demostración de que sí tuvo–, era poco menos que una broma y una provocación acaso para que él y sus millones fueran tomados en cuenta en la justa republicana. De hecho, algunos de los contendientes con mayores posibilidades no aceptaban su nombre por cuanto representaba y por sus discursos cargados de xenofobia, odio y racismo.

Pasadas algunas semanas comenzó a considerársele como un precandidato viable, moviendo fortunas, a costa de injuriar –no calificar– a los llamados “indocumentados” mexicanos que forman la cúspide de la pirámide de la hipocresía: gracias a la clandestinidad de sus esfuerzos los salarios recibidos son menores y a hurtadillas; pero, por desgracia, basta con esto para asegurar las remesas hacia México convertidas, con los precios del crudo en vaivén hacia la baja, en la principal fuente de ingresos desde el exterior y con amplias comisiones para uno de los socios estrellas del establishment: Ricardo Salinas Pliego, campeón de las modernas tiendas de raya, banquero por derivación y acaparador de plata entre otras lindezas oscuras. Con él, me aventuro a señalarlo, se cierra el atroz círculo de la corrupción entre el gobierno putrefacto y los empresarios rapaces.

A cambio de ello, un solo multimillonario mexicano, el mayor, Carlos Slim Helú –no vamos a entrar por ahora a analizarlo–, se atrevió en su momento de arranque a cuestionar al mentecato estadunidense cuya prepotencia no se detendrá con el muro que pretende erigir. (A veces pienso que sería útil para contener la marejada de abusivos especuladores e inversionistas aventureros del norte y no para detener a quienes, por falta de oportunidades en un país cortado a la medida de los acreedores, salen en busca de mendrugos para ganarse la vida y las de sus familiares).

El tono del enfermo mental, Trump, fue subiendo al tiempo de que diversos miembros de nuestra sociedad, la mayor parte por fuera del gobierno temeroso, se pronunciaron con una fuerza de palabra sin precedente respecto a quien ya se proponía como líder cazador de la candidatura republicana; luego sumarían sus voces, curiosamente, los ex presidentes de la derecha, felipe calderón y los fox, quienes abundaron en calificativos –de truhán, payaso y farsante no le bajaron– pero no analizaron las razones por las cuales había llegado a exaltar el odio xenófobo sobre todo contra los mexicanos aduciendo que éstos eran portadores sólo de problemas, traficantes de drogas y engendros de violencia sorda… sin referirse a los grandes “padrinos”, como él, quienes se benefician de estas condiciones mientras restan virtudes a los “ilegales” productivos gracias a los cuales los productores, sobre todo agricultores, y ahorradores gracias a la oferta de manos desesperadas posibilitan márgenes suficientes para romper los precios del mercado y competir con ventajas con los de otras naciones, específicamente México. Una buena estrategia, para ellos, para expandirse sin disimulo.

¡Qué tiempos!

Rafael Loret de MOLA

¡Qué tiempo éste! La célebre “intercampaña”, cúspide de la imaginación del Rey Lorenzo Córdova Vianello y de sus “caballeros” de la mesa redonda –hay damas también–, nos ha mostrado la realidad de un proceso profundamente contaminado siguiendo las instrucciones de los operadores de Los Pinos, mientras la ciudadanía es sacudida por los sismos de la incongruencia, la perversidad y la inocuidad. Claro, los millones vuelan pero no así los votos:

–Me pueden decir que Andrés es el anticristo –me comentó un lector–, pero yo votaré por él.

–Mientras más ataquen a Anaya –replicó otro­–, más me convenzo de que es la mejor opción.

–Entre este revuelo –agregó uno más–, Meade representa el equilibrio contra las locuras de sus adversarios.

En resumen, pase lo que pase, dígase lo que se diga, debates más o menos, la elección, en apariencia, ya está resuelta en quienes han decidido votar. Sólo hay un “pero”: recientemente realicé un ejercicio entre lectores, seguidores y todo aquel que quisiera participar –incluso quienes sólo caen en vulgaridades escudándose en su mediocridad profunda–, y se asomaron al mismo, esto es observaron el sondeo, 130 mil personas aproximadamente y sólo se pronunciaron cuatro mil 357.

Entre quienes no dudaron en expresar su signo, el 96 por ciento se inclinó por Andrés y los demás jalaron a uno que otro aspirante con preferencia por los independientes. Sorprende la tendencia salvo si se analiza un hecho incontrovertible: casi 125 mil personas optaron por el silencio y sólo dejaron la huella de su lectura lo que reduce considerablemente el interés de la ciudadanía y se eleva la posibilidad de una abstención masiva que rebase, en sí, a cualquiera de los postulantes, lejanos a una mayoría absoluta legitimadora.

En este punto, claro, se basan los manipuladores profesionales quienes realizan “encuestas” al gusto de quien las paga, sin el menor respeto por la sociedad y menos por el proceso comicial; desorientan, para mal, tratando de inhibir a los presuntos votantes o, peor aún, inducirlos para andar hacia el abismo.

Este es el juego de la absurda “intercampaña”

Habladurías

Rafael Loret de MOLA

Suele suceder en México –en otras naciones no siempre es así–, que los debates entre aspirantes a distintos cargos sean, primero, resultados de los consensos entre éstos y no impuestos por la autoritaria rectoría electoral; pero, además, en buena parte de los casos la discusión sobre plataformas e ideologías señala, sin duda alguna, el rumbo definitorio de los comicios. Se aplicaría el popular dicho: “quien tiene más saliva traga más pinole”. En México puede resultar lo contrario.

Las bravatas del manso de Nuevo León, quien no tiene empacho en considerar que dejar la gubernatura de Nuevo León por buscar una quimera es su derecho, esto es sin cernirse a los intereses de la ciudadanía a base de provocaciones baratas y mediocres además de explicaciones sin fondo que demuestran su propio desdén hacia sus promesas fundamentales de campaña en el norte, no tuvieron, en fin, el valor de la pequeña brisa que pasa sobre las arenas sin detenerse. Una especie de jubileo de la amoralidad en la era de mayor corrupción de la historia.

Y, por el estilo, la amarga Márgara, o Margarita para que suene más bonito, prosiguió con su tarea esquizofrénica de agredir a su adversario panista que no le permitió, ni a su marido –a quien hace rato debió expulsarse del PAN por apoyar una candidatura ajena-, imponer su capricho sencillamente porque carecía de ética y disfrazaba una reelección, de lado a lado de la cama presidencial –si todavía se usa–, como antes buscó la Marta del señor fox, ahora llamado, con razón, “señor sin pensiones”… y en pleno vuelo hacia Dallas. Ustedes sugieran la connotación.

En estos entretelones, los candidatos con partidos –tres cada uno aunque los dos de acompañamiento poco ofrezcan-, no hicieron sino tratar de posicionarse a costa de explicar, en sus singulares modos, las acusaciones vertidas contra ellos en pleno desfogue bajo las candilejas: la célebre nave industrial de Anaya –una minucia de 56 millones de pesos-, el recuerdo de las ligas de Bejarano y las recaudadoras de 400 mil pesos para la MORENA de Andrés –otra bicoca–, y la desviación grotesca de seis mil millones de pesos –esto sí de gran monto– desviados por la “pulcra” ex dirigente del PRD ahora miembro del gabinete peñista por pura congruencia, Rosario Robles Berlanga, con la complicidad de José Antonio Meade quien solapó y solapa a la originaria de la “gran estafa” y aplaude a rabiar a los peores hijos del sistema… sin ser militante priista. Falsedades, guerra sucia, hipocresías.

Nada quedó en claro salvo una cuestión: el incesante manipuleo de las encuestas, como en 2006, que insisten en acercar a los postulantes del PRI y el PAN, según sea quien las pague, a la MORENA de Andrés cuya ventaja real no ha hecho mella y se sitúa en poco más de veinte puntos sobre sus más “cercanos” perseguidores. Una ventaja que, de acuerdo a la lógica, será imposible de rebasar en tal solo dos meses a menos de que contraten al equipo de Roma para vapulear al Barcelona en noventa minutos, porque con la Juve no les alcanza.

En el juego comicial, el mayor peligro son las encuestas aunque el horno no esté para bollos.

Frijolitos

Rafael Loret de MOLA

En la célebre obra, “México Bárbaro” de John Kennet Turner, se cuenta con apego a los hechos y una técnica de investigación impecable el drama de los indios yaquis de Sonora, entre otros, demostrándose que el numen del estallido de 1910 fue, sin duda, la desigualdad social. No es extraño el aserto en nuestra historia: ya habíamos contado que, de acuerdo a peritos hispanos –quizá preparados para librarse del estigma de sus asesinos predecesores–, la destrucción de Teotihuacán había sido consecuencia directa del dilema permanente entre los explotados, quienes se cansan de vivir a las sombras, y el pequeño círculo de gobernantes, sacerdotes y guerreros de alcurnia. El mismo vendaval que destruyó a los imperios egipcio, griego y romano luego de centurias dominantes por el paso de los “caballeros” dispuestos a defender sus patológicas razones con la fuerza de las armas.

Esto es: en México, las distancias entre quienes mandan y cuantos obedecen es mayúscula y sin que jamás se haya respetado el principio republicano fundamental: el de la soberanía popular imperante sobre los grupos fácticos de poder. De esta “útil” ignorancia se derivan todos los grandes males de nuestro país, desde el ostracismo silencioso, al que he llamado “sepulturero del futuro” y “el mejor compañero de la corrupción” entre otras definiciones, hasta la exaltación de la riqueza como única ruta el pro del estatus dentro de una comunidad inmersa en su propia hipocresía. (Ni siquiera los obispos, salvo excepciones que confirman la regla, se atreven a compartir la mesa con sus servidores por razones de “buen gusto”).

Hace tiempo, en mis días en San Miguel de Allende –la maravillosa ciudad colonial que quisiera recordar con más cariño si no fuera por la cercana presencia de la maldad en mi hogar; me dicen que no debo hacer referencia a mis emociones personales pero, a estas alturas, me he ganado el derecho de hablar cuanto me da la gana–, un heredero ricachón, quien jamás ha trabajado para ganar un peso, se extrañó que uno de mis colaboradores se sentara al lado mío, y en la misma mesa que compartía con el millonario, y antes de preguntarle sobre lo que comería, le soltó:

–A este no le muestres la carta; ¿no ves que no está acostumbrado? Mándenle un tazón con frijoles y con eso le basta.

Iba a responder la majadería cuando el noble humilde se carcajeó y replicó:

–¿Sabe usted? También puedo comer carne y no me hace daño; en cambio a usted, se le atoran los frijoles.

El heredero tuvo el buen tino de no responder esperando que yo actuara; y se sintió muy molesto cuando, a cambio, le di unas palmadas en la espalda. Y luego, en la plática, el sujeto engreído e incómodo por la presencia de alguien no perteneciente a su nivel social no cesó de hablar de la necesidad de votar por otro partido, ya no el PRI sino el PAN, estábamos en las vísperas de los comicios de 2006, para así evitar el hambre de tantos campesinos maltratados. El fariseísmo llegaba muy alto en su rancho en donde servía a la decena de empleados, como se había acostumbrado en la casa de sus padres, sólo lo proveniente de una inmensa olla… con frijoles y retazos de hueso. Su familia, claro, devoraba platillos exóticos europeos y norteamericanos.

Pasado

Rafael Loret de MOLA

Cuestiones del pasado. ¿Recuerdan al genocidio de Tlatelolco? Para el sobrino de luis echeverría, uno de los responsables directos del drama –absuelto por una tendenciosa actitud de los juzgadores sobre el único caso de enjuiciamiento a un ex mandatario mexicano–, el asunto debiera olvidarse bajo la premisa de que no es posible atenernos a las tragedias de antaño. Rodolfo Echeverría Ruiz me dijo, palabra tras palabra:
–¿Tiananmen? Los chinos ya lo dejaron atrás porque ven hacia el futuro; mientras, los mexicanos siguen vociferando “2 de octubre, no se olvida”. Claro que debemos abandonar esta idea para pensar en el mañana sin rencores ni prejuicios.
¿Entonces, la misma idea debe aplicarse a los asesinos seriales como el célebre “egipcio”, a quien visité en el penal de Chihuahua, acusado de varios feminicidios? ¿Sencillamente lo dejamos fuera porque su entorno ya cambió y en Ciudad Juárez debe vivirse otra etapa en la que el referente constante sólo sirva para las oraciones del Papa Francisco? ¿La justicia debe ser perentoria y terminarse cuando ya no sea oportuna recordar los sucesos sangrientos?
Y más todavía, ¿cuánto tiempo se requiere para que un caso criminal viaje en el tiempo desde el presente al pasado? Lo digo porque, desde el momento mismo de cometerse, por ejemplo, un asesinato y conmoverse y arrepentirse por el mismo, deja de estar en el plano actual para dejarse atrapar por el pretérito. ¿O debe esperarse que los periódicos informen del hecho y luego se conviertan en envoltorios para darle a las informaciones la pátina del ayer y, por ende, el perdón social?
Bueno, pues tal es la tesis del “probo” gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, empeñado en defender, hasta a ignominia, a su flamante procurador Roberto Flores Treviño a quien le “apareció” una ficha carcelaria en los Estados Unidos. El mandatario aludido alegó textualmente:
–“Nadie debe ser juzgado por su pasado”.
Como si fuese un filósofo griego sin distingo de cuánto debe entenderse por justicia plena. Para el neoleonés Bronco las cosas son como él manda y pobre de aquel que ose contradecirlo porque será reo eterno de las llamas de la persecución política. La intolerancia por encima de cualquier otro valor incluyendo la libertad y la democracia. Un cauce perdido para la ciudadanía.

Derrotas o victorias

Rafael Loret de MOLA

En la efeméride del pasado 5 de mayo, “las armas nacionales se cubrieron de gloria”, al derrotar al mayor y mejor pertrechado ejército del mundo, ensoberbecido por sus capacidades de conquista. Fue un amortiguador contra la soberbia de los franceses atraídos por el botín mexicano, como lo están ahora, quienes al final de cuentas se impusieron y permanecieron en México varios años mientras el general Ignacio Zaragoza, héroe de la epopeya, moría en Puebla, de tifo y a los treinta y tres años de edad, cuatro meses después de la defensa de los fuertes de Loreto y Guadalupe.

México sigue, desde entonces, viviendo por las luces de quienes vencieron todo tipo de adversidades para legarnos una República y una causa, la de nuestra soberanía, por desgracia traicionadas a manos de una clase política putrefacta. ¿Y ahora? El brío se convirtió en frío, en hielo absoluto, bajo la mansedumbre de una sociedad ahíta que acaso tiene fuerza para protestar unas horas y volver a la rutina de las imposiciones de los descastados.

No por otra razón quienes ocupan del poder y se aúpan hacia los niveles más altos de una sociedad regida por los bienes materiales y no por la inteligencia ni la dignidad, hacen lo suyo a sabiendas de que sólo serán perseguidos si se pasan de la raya, digamos como en Veracruz, hoy Yuneslandia, o pierden el cobijo de las complicidades mayores al creerse que ya no las necesitan, digamos a imagen de cuanto sucedió con Tomás Yarrington, de Tamaulipas, no peor a su predecesor Manuel Cavazos Lerma ni a sus sucesores Eugenio Hernández Flores ni, mucho menos, al descastado y turbio Egidio Torre Cantú, rey del silencio dentro del ostracismo.

La historia es similar en las entidades cuyos mandatarios fueron electos hace dos años –luego hablaremos de quienes llevan un año–. Lo mismo entre los priístas infectos como el efebo de Oaxaca, gran favorito presidencial, que en Zacatecas, Tlaxcala y, por supuesto, Sinaloa, donde mandan los capos y sus sirvientes representan el pálido papel de gobernadores.

No muy atrás van los panistas: en Tamaulipas ha sido rebasado Francisco García Cabeza de Vaca, de pasado turbio y presente desalentador; en Chihuahua, quien fuera niño prodigio, Javier Corral Jurado, ya se disgustó hasta con su bancada; en Puebla, Toni Gali sólo parece tener prisa para aumentar sus giros negros; en Veracruz, el caos es más evidente con la desastrosa actitud de los Yunes.

Y los aliancistas, Carlos Joaquín, de Quintana Roo, y José Rosas Aispuro, de Durango, no han servido para maldita la cosa, salvo ampliar las rutas de la impudicia política. Devastador. Mejor nos acordamos de Zaragoza y la Puebla de 1862, no la actual, tan infectada por el temor… y acaso la cobardía.

Animal político

Lo de que el hombre es un “animal político” no puede estar mejor señalado que en la figura de Andrés Manuel López Obrador, para muchos el satán dispuesto a poner en riesgo sus comodidades y ventajas y acaso llegar al extremo de estatizar –¡qué barbaridad! –, las siempre “imparciales” empresas de comunicación –y varios otros emporios del continuismo nacional–, y clausurar al Congreso para rehabilitar la figura del presidente fuerte –quizá por ello ha vuelto los ojos hacia el represor manuel bartlett–, en fase de engendrar un régimen fascista, reeleccionista claro cuando el virus del poder se inocula hasta lo más hondo, simulando, como en Venezuela por ejemplo, un ejercicio democrático en quien sólo creen los incondicionales.

El cambio de talante y de discurso le ha venido mal a muchos a quienes todavía sorprenden los virajes en una nación rebosante de mutantes de la política, geniales, sí, para justificarse con largas expiaciones personales que justifican las mudanzas más escandalosas entre un partido y otro. Hasta se sienten, cuando lo hacen, en la piel de Churchill cuya fama era que se levantaba conservador y se acostaba liberal… pero nadie era capaz de negar su carisma y capacidad de aglutinamiento excepcionales. En fin, los más repelentes del perfil de López Obrador, del antiguo y del “nuevo”, no admiten sino hipocresías en los distintos acentos por él puestos en cada una de sus etapas. Y no les sobra razón para ello.

También es cierto que nadie, como él, es capaz de manejar con tanta ligereza a las masas conmovidas.

El peor mal

Rafael Loret de MOLA

El problema reventó por todo las entidades del país. Sencillamente, el sector salud se anquilosó, reducido su presupuesto al límite y abandonadas no pocas de las instalaciones “modernas” inauguradas con bombo y platillo por los demagogos que nos gobiernan de manera alevosa y sin el menor sentido social. De hecho, ni siquiera se tocan el corazón cuando dejan morir a decenas de niños, como sucedió en Comitán hace una década, si con ello subrayan su animadversión al sucesor.

Respecto a lo anterior, así actuó, y tengo todos los elementos para afirmarlo en mis manos, el sátrapa Pablo Salazar Mendiguchía, quien ahora, bajo los pantalones de Andrés, es pretenso aspirante a formar el equipo del futuro, sin siquiera dar la cara a sus coterráneos saqueados mil veces, y fomenta las sectas antinacionalistas. Estos sujetos, arraigados al presupuesto con frenesí insultante, aunque el icono de la izquierda los exalta por ser políticos “profesionales”, piensan sólo en ellos y no se perturban ni con el dolor más profundo.

Otro caso es el de la ladrona yucateca Ivonne Ortega Pacheco, sobrina del cacique que debe estarse quemando en Xibalbá, el inframundo de los mayas, quien abandonó a su suerte, por pura vendetta partidista, los hospitales de Mérida, Ticul y Tekax, construidos por su antecesor, el panista Patricio Patrón Laviada –quien tuvo otros pecados pero no el de hacer política con la sangre y la muerte–, hasta dejarlos en estado inservible; hace poco más de dos años, el propio Patrón Laviada realizó una marcha, solo –los panistas ni siquiera quisieron darse por enterados–, desde la capital yucateca hacia el sur de la entidad, de varios cientos de kilómetros, para protestar por la infamia.

Hace unos días, conversé con un joven brillante, Carlos Manzo, quien labora en el sector salud de Michoacán, o mejor dicho en la selva de Silvano Aureoles Conejo –¡no lo vayan a cazar!–, y me reveló el brutal abandono de quienes apostaron por el “seguro popular” inventado por felipe calderón: los asegurados saturaron los hospitales civiles particulares, por ejemplo el de Guadalajara, al que se le deben miles de millones de pesos, y éstos ya no admiten a los enfermos salvo si se paga parte de la deuda lo que ya no es posible por falta de fondos.

Lo peor viene de otra revelación que llegó a este columnista: buena parte de las participaciones federales, en materia de infraestructura y, sobre todo, de salud pública –sea a través del IMSS, del ISSSTE o del Seguro Popular–, pasan por la aduana de los grandes sicarios del narcotráfico, quienes disponen de buena parte de las mismas, y a veces de la totalidad, untando las manos de las autoridades con la ambición maldita que golpea a los enfermos y a los marginados.

Esta es la peor historia del México contemporáneo; más grave aún que la crecida de la violencia o la pretensión de asegurar el continuismo. Una vez más elevo mi voz: ¡MUERA EL MAL GOBIERNO!

Pie Izquierdo

Rafael Loret de MOLA

No pudo ser peor el inicio del año. Apenas en la primera quincena la asfixia es la definición para apuntar el ánimo de los mexicanos ante la oleada de sangre, carestía y desabasto de gasolina que se entrelazan con las arengas optimistas campañas presidenciales y dibujan a una clase política ambiciosa, con escaso conocimiento –o ninguno– de la geopolítica nacional, a excepción del presidente de la República, y una avidez por la manipulación cada vez mayor. Porque, para desgracia de quienes producen, el peso de los ociosos millonarios –herederos de fortunas que juegan a la especulación o de cauces políticos con sabor a cacicazgos–, todavía se impone al silencio de una sociedad ultrajada o esperanzada en el milagro de la Cuarta Transformación.
La gravedad es mayor cuando sumamos a las entidades sumidas en la violencia y la persecución: Guerrero, Baja California –sobre todo la Tijuana de Jorge Hank–, Chihuahua y el asalto contra Javier Corral Hurtado, Colima, Zacatecas, Nuevo León, Baja California Sur, Yuneslandia que vuelve a ser Veracruz pero bajo el cielo de la impunidad, y la Ciudad de México en donde las trifulcas de la izquierda dibujan las ambiciones de sus dirigentes, sean de Morena o el descafeínado PRD.
Desde luego, contra los cálculos oficiales, los índices de pobreza extrema crecen al ritmo de los aumentos y, sobre todo a algunos alimentos básicos de la mayor parte de los mexicanos. Ni modo de disimularlo. Por allí escuché una discusión entre un indignado consumidor y una marchanta a la que ya no le alcanza para adquirir lo básico:
–Todo es culpa de Obrador –estalló la voz de un adulto, indignado–.
–¡No, señor! Nuestro presidente está descubriendo los males. Dele tiempo que apenas va comenzando –respondió una servidora doméstica–.
Buena parte de los servidores públicos siguen siendo vistos como el bando contrario en la guerra por la dignidad y la justicia. Qué tremendamente doloroso. La creencia general sobre la furia de la clase política nubla cualquier análisis ponderado sobre postulantes y partidos en este tremendo 2019 cuando Morena, en serio, busca ampliar su territorio de influencia. No faltan quienes insisten, en los estados donde habrá comicios comenzando con Baja California, en que nadie es confiable y, por ende, preferirían no sufragar pero tienen temor a ser reprimidos por ello –lo cual es bastante incierto y una falacia para cubrirse las espaldas por parte de los operadores extranjeros al servicio de las dirigencias–, e incluso la posibilidad de perder empleos si no se acude a las casillas.
De cualquier manera, como siempre he insistido, no habrá legitimidad democrática para quien venza con el 30 por ciento de los votantes con un abstencionismo, además, rayando la mitad del Padrón. Tal es la perspectiva que se ofrece mientras el Instituto Nacional Electoral, y su presidente el racista Lorenzo Córdova Vianello, hace circo, maroma y teatro para asegurar que, “ahora sí” -es decir antes no sucedía–, serán limpios los comicios. No he dejado de reírme.
Y, mientras, siguen cayendo algunas serias acusaciones pero sin que se toque a los grandes. Los intocables son muchos y peña sigue pavoneándose en el extranjero ya si volar sobre las alas de la gaviota sino galopando por allí.

Polvorines

Rafael Loret de MOLA

El presidente López Obrador recibió de su predecesor, el miserable enrique peña nieto, una serie de polvorines encendidos y conectados entre sí para reventar la estabilidad del país y así, en cuestión de meses, tirar al traste con el nuevo gobierno. Recuérdese que tal ha sido tradición en cada cambio sexenal, incluso entre hermanos de partido sean priistas o panistas, para marcar diferencias y romper así el sello monárquico del predecesor y cualquier tipo de influencia de éste en el campo de la política y las instituciones nacionales.

Curiosamente cuando mayor benevolencia hubo fue a lo largo de la primera alternancia, en 2000, cuando el entrante señor fox trató con algodones al señor zedillo, el doctor z, reconociéndole logros importantes en educación y salud, según dijo vicente, el de Marta; y ello a impulso de las relaciones internacionales de Ernesto quien es, sin duda, el mexicano más influyente en Washington y Nueva York en donde incluso sigue desarrollándose en la ONU.

Este poder fue, sin duda, uno de los detonantes para armar el gabinete actual con el cuarenta por ciento de sus miembros con origen en el sexenio sucedáneo, es decir el que debió encabezar Luis Donaldo Colosio y no el rey de diamantes de José María Córdova Montoya, el gran manipulador de la política salinista siempre acorralada a pesar del genio atribuido al antiguo duende de Dublín próximo a instalarse otra vez allí o en otra de sus locaciones en el exterior… por aquello del 21 de marzo.

Las trampas puestas contra el nuevo régimen son evidentes, además de los signos propios y ya reseñados del gabinete:

1.- El movimiento migrante que colocó al país en el límite de un cierre de la frontera norte aun cuando, de realizarse, sería más perjudicial para el lado estadounidense cuya bonanza depende, en buena medida, de los compradores mexicanos. Desde luego hay mar de fondo para la bomba se encendió, en su momento, para que estallara en los primeros días del gobierno del presidente Andrés Manuel quien sabe disfrutar el honor de ser ya comandante supremo de las fuerzas armadas.

2.- La rebelión de los gobernadores, sobre todo panistas pero también el de Jalisco, Enrique Alfaro, quien tomará protesta pasado mañana y se cobija en el Movimiento Ciudadano favorecido más bien por él, en demanda de mejores prestaciones federales y contrario a la distribución de recursos con premios hacia los de izquierda y castigos a cuantos no se exhiben incondicionales… como algunos priistas sin dignidad.

3.- El nivel creciente del narcotráfico que ha sabido aprovechar los vacíos de la transición para armar barruntos de tormentas en media docena de entidades sometidas desde hace años con la complacencia de algunos mandos intermedios y superiores de las fuerzas armadas con la infiltración de marines de USA.

Para comenzar no es sencillo apagar tales infiernos.

Hijos… del sistema

Rafael Loret de MOLA

Los hijos de gobernadores –como el de Andrés Granier, ex mandatario de Tabasco y uno de quienes sí han sido situados tras la rejas–, los vástagos de los dirigentes sindicales –digamos el corrupto Carlos Romero Deschamps de quien no se justifica su libertad si, de verdad, no hay “intocables” en México–, al lado de ricos herederos de los empresarios con mayores utilidades en México –también los de capitales hispanos en plan de reconquista– han escogido las playas de California, como lo hicieran los familiares de la señora Gordillo –única “tocable” a nivel federal, al parecer, aunque no tenga las curvas necesarias–, y de Florida, siguiendo los pasos del petróleo y cuantos negocios sucios puedan imaginarse, para fincar en ellos, adquirir inmuebles de gran lujo, mirando al Golfo de México o al océano Pacífico para no sentirse muy apartados de su país “entrañable”, sin que por ello sean indagados razonablemente; incluso, en el caso de la ex dirigente del SNTE, las acusaciones sólo tocan la posibilidad de un “lavado de dinero” desde cuentas de los agremiados; la denuncia, por cierto, debió partir de ellos y no de la Procuraduría General.

¿Qué temen las grandes figuras de nuestro singular sistema ante las denuncias frecuentes contra ellos? Por ejemplo, cesaron ya las voces que exigen la cabeza del ex gobernador de Guerrero, ángel aguirre rivero, no sólo por el genocidio de Iguala sino también por sus truculencias en el manejo de las protestas en contra de la reforma educativa en una muestra extrema de las contradicciones en este país: quienes más fustigaron a “la maestra” son ahora los únicos que aún la defienden, arrugados los del SNTE cuyos arreglos, para aumentar salarios, nada menos 24 mil millones de pesos en conjunto, tienen más sabor a arreglo soterrado que a justicia; esto es: para pasar la factura de su pasividad casi conmovedora mientras su ex dirigente se dice enferma en el penal de Tepepan. México es así, alegan quienes se benefician del estado de cosas.

Lo que nos está diciendo la tendencia es, nada menos, la posibilidad de un nuevo quebranto de las finanzas nacionales y la consecuente crisis estructural y comicial. Sin embargo, no hay señales algunas que nos permitan asegurar ello con reservas monetarias que se situaban por encima de los 195 mil millones de dólares hace un año y ahora son de 173 mil millones de dólares, mientras la deuda es ya de 10 billones, siguiendo los dictados del Fondo Monetario Internacional en donde nos observan con microscopio, perdida la rectoría económica de nuestro gobierno desde hace varios sexenios.

Fracaso, sí, digamos desde los vergonzosos tiempos del extinto miguel de la madrid quien se llevó a la tumba, hace poco más de tres años, no sólo los secretos sino las responsivas sobre un quehacer antimexicano y entreguista; y ninguna recriminación cayó sobre él en una demostración amplísima de que aún los ex presidentes son intocables, con todo y el breve arraigo que sufrió luis echeverría álvarez, en su espléndida mansión de San Jerónimo, a quien se exculpó frívolamente de los genocidios de Tlatelolco en 1968 y el Jueves de Corpus de 1971 con evidencias absolutamente incontestables de su participación directa en cada uno de esos brutales acontecimientos.

El juego podrido

Rafael Loret de MOLA

En México, los cauces no son muy diferentes. Las encuestas, como anunciamos, comienzan a acortar distancias entre el puntero y quien suponen segundo lugar en la contienda presidencial, tal y como lo hicieron en 2006 cuando Calderón, el tantas veces mentiroso y además usurpador, apareció un día colocado en empate técnico con Andrés, aspirante entonces del PRD –ahora aliado con el PAN en la mayor contradicción política de nuestra historia-, sin que se hubiese producido más milagro que el de alterar cifras y asfixiar, con el aval del traidor Vicente Fox –execrable sujeto–, toda posibilidad de alternancia. Un mundo infectado que fue herencia para Enrique Peña quien lo asimiló y lo hizo crecer hacia el inframundo de la democracia.

La historia se repite. Las encuestas se igualan y hasta le conceden margen al repulsivo “mansito” de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, especialista en arrodillarse en privado y exaltarse en público o bajo los reflectores, con tal de darse una importancia de la que obviamente carece. Y mientras, que su estado camine solo o como pueda, con muletas y artificios… aunque se trate de una de las entidades de mayor peso económico y político del país.

Si con trampas y chantajes fueron incluidos, como únicos independientes luego de sacudirse a quienes acaso tenían como báculo una mayor autoridad moral, tanto la Margarita de las estrellas y El Bronco de los despistados, ¿qué es dable esperar para el fin de la contienda? Parece más fácil otorgarle una victoria al norteño y su caballo que reconocer la de Andrés cuando llegue el momento de los escrutinios y aparezcan palomas blancas en vez de votos y sufragios en blanco por obra de la teletransportación, desde el INE hacia cada casilla comprometedora.

Y le llamamos democracia.