Agua de lluvia, clave para combatir el desabasto en la capital

Agua de lluvia, clave para combatir el desabasto en la capital

517
0
Compartir

Hugo Hernández

 

Ciudad de México.- Ante la problemática que representa el suministro de agua en algunas zonas de la capital, el agua de lluvia podría ser fundamental para combatir el desabasto, aunque también no existe coordinación entre instituciones encaminadas a atender esa demanda social.

Al respecto, la diputada de Morena en el Congreso local, Guadalupe Aguilar Solache dijo que con la implementación de las acciones correctas, los fenómenos hídricos representan la solución al déficit en la recarga de los mantos acuíferos.
“Se propone que las alcaldías implementen concretos permeab

les en la infraestructura para mejorar la movilidad urbana”, refirió la legisladora.
La también presidenta de la Comisión de Gestión Integral del Agua presentó una iniciativa con que reforma y, adiciona el artículo 18 de la Ley del Derecho al Acceso, Disposición y Saneamiento del Agua de la Ciudad de México, con la finalidad de atender los retos en materia hídrica que actualmente enfrenta la ciudad, “aunque resolverlos no será posible sin una coordinación estrecha con las alcaldías”.

Señaló que desde 2012, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura calificó el abasto de agua per cápita de nuestro país como “escasez extrema”.
“Dentro de los importantes retos que aquejan la región metropolitana está el riesgo latente de inundaciones, provocadas por fenómenos hidrometeorológicos que, vistos aisladamente, representan una problemática para los habitantes de la ciudad; sin embargo, desde una perspectiva estratégica y con la implementación de las acciones correctas, estos fenómenos representan una gran oportunidad de constituirse en herramientas que ayuden a resolver la problemática del déficit en la recarga de los mantos acuíferos de la región”.

Su iniciativa, también contempla la implementación de programas de limpieza y desinfección periódica de cisternas y tinacos en unidades habitacionales, para solucionar aspectos de salud pública.

“Se atacará un problema generalizado de salud pública por el consumo de agua contaminada; además de evitar que el agua almacenada en cisternas y tinacos se contamine y desperdicié”, concluyó.