Diario Basta!

¿Se quiere ir por la libre?

En la guerra y en el amor todo se vale, pero el alcalde electo de Iztacalco Armando Quintero rebasó todo eso, al hacer caso omiso de sus superiores para entrometerse una y otra vez en la vida interna del Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México.

Como no ha podido desestabilizarlo durante varios intentos fallidos, ahora enfrentó a su compañero de partido Víctor Hugo Romo con otros liderazgos, con el fin de sacar provecho personal y por supuesto económico.

El alcalde electo de Miguel Hidalgo, Víctor Hugo Romo, se deslindó a tiempo al desconocer las intenciones negras de Armando Quintero de andar husmeando en una delegación que nada tiene que hacer.

Sus propios compañeros de partido lo señalan de haber enviado a su alfil, Genoveva Flores, de nómina 8 de Iztacalco, para azuzar a sus compañeros en Miguel Hidalgo con claros fines de desestabilizar al gremio y de paso obtener ganancias políticas, económicas y de más poder.

La pregunta que se hacen en Iztacalco y Miguel Hidalgo es, que Armando Quintero mejor se dedique a diseñar su programa de gobierno para cumplirle a los iztacalquenses y porqué, si anda queriendo resolver problemas ajenos, no le pide cuentas a Xóchitl Gálvez, quien antes de dejar la delegación Miguel Hidalgo, basificó a sus consentidos.

O será que empezó a dejarse persuadir por el canto de las sirenas y sin medir consecuencias empezó a maniobrar pasándose por el arco del triunfo la postura de la jefa de Gobierno electa, Claudia Sheinbaum, de ofrecer pleno respeto a la vida interna de las organizaciones sindicales. ¿Será que quiere irse por la libre? En los pasillos de Morena se murmura que Armando Quintero juega con fuego y que mejor debería escuchar la canción “el Jefe de Jefes” de Los Tigres del Norte, para que no se le olvide dónde está parado. Zas.