Diario Basta!

Que sea un Manning cualquiera

Ciudad de México.- Desde que Peyton Manning guió a los Denver Broncos a conquistar el Super Bowl 50, la franquicia no ha logrado si quiera clasificar a los Playoffs.

Trevor Siemian, Paxton Lynch y Brock Osweiler han tomado los controles del conjunto naranja y azul, pero ninguno con éxito; sin el mayor de los Manning, no han logrado alcanzar la Postemporada y en 2017 culminaron en el fondo de la División Oeste de la Conferencia Americana (AFC) con sólo cinco triunfos y 11 derrotas.

Para este ciclo, el gerente general, John Elway, le dio otra oportunidad al head coach Vance Joseph en su segundo año en la NFL, con la intención de verlo trabajar con un quarterback servicial; por ello firmaron a Case Keenum por dos años, a cambio de 25 millones de dólares garantizados, en busca de su nuevo Peyton Manning.

La duda radica en saber si los Broncos contarán con el Case que lanzó 22 touchdowns y sólo siete intercepciones en 2017 con Minnesota, a quienes llevó al duelo de Conferencia, en el que cayeron ante los Filadelfia Eagles; o al Keenum de Los Ángeles Rams y Houston Texans, que de 2012 a 2016 registró 20 TDs y mismo número de intercepciones con un raquítico rating de 78.4.

En el equipo de Colorado, el pasador contará con un buen grupo de receptores encabezado por Demaryius Thomas y Emmanuel Sanders, además se hicieron de los servicios en el Draft de los novatos Courtland Sutton, de SMU, y de DaeSean Hamilton, proveniente de Penn State.

Ya sin el veterano CJ Anderson, Devontae Booker será quien lidere el ataque terrestre, con un De’Ángelo Henderson que deberá explotar si no quiere que el novato de Oregon, Royce Freeman, le gane el puesto de segundo corredor.

La defensa fue lo mejor de los Broncos el año anterior, con Von Miller como principal cazacabezas; además, reclutaron en su primera selección a Bradley Chubb, para conformar una mancuerna temible; mientras que el perímetro tendrá que superar la partida de Aquib Talib, para mantenerse en competencia.