Diario Basta!

El regreso de los texanos

Ciudad de México.– El equipo más joven de la NFL (2002), sólo ha logrado clasificarse a los Playoffs en cuatro ocasiones, mismas en las que no ha logrado superar la Ronda Divisional.

Para esta campaña, los Houston Texans contarán de nuevo con dos jugadores vitales para romper esa barrera, hasta ahora infranqueable.

Justin James Watt se ha perdido prácticamente la totalidad de los juegos en las dos más recientes campañas, la de 2016 por una lesión en la espalda, y el año pasado por una fractura en la pierna.

La buena noticia para el conjunto astado es que parece que el egresado de la Universidad de Wisconsin ha superado todos sus males para regresar como uno de los defensivos más dominantes de la Liga, su presencia le da otra dimensión al aparato de seguridad del equipo.

El quarterback DeShaun Watson también estará de regreso con los Texanos, después de sufrir un desgarre en el ligamento anterior de la rodilla en una práctica semanal. Antes de la desgracia, el equipo tenía marca de tres gana dos y cuatro derrotas, a un juego del líder, Jacksonville Jaguars, además contaban con el ataque más productivo de la Liga, con 30 puntos por partido.

El mariscal de campo egresado de Clemson contará de nueva cuenta con uno de sus mejores socios, el receptor DeAndre Hopkins; sin embargo, deberá contar con una mejor protección de la línea ofensiva, que permitió 19 capturas sólo en siete encuentros.

La defensiva será clave para retomar el rumbo ganador, aunado a la vuelta de J.J. Watt, y el excelente estado de forma de Jaedeon Clowney y de Whitney Mercelius, la frontal deberá ser un dolor de cabeza para cualquier ofensiva, y el cimiento donde se edificarán las esperanzas de trascender para los de Houston, en una División que pinta para ser de las más complicadas, donde Jacksonville y Tennessee, lucen fuertes, e Indianapolis contará con el regreso de Andrew Luck.