Diario Basta!

“Les faltó humildad”

Ciudad de México.– Durante los pasados Juegos Centroamericanos y del Caribe, la delegación mexicana se quedó con la cima del medallero.

Sin embargo, no todo fue miel sobre hojuelas, por lo menos no para todos los atletas, pues el clavadista Rommel Pacheco se quejó por la incomodidad en las villas situadas en Barranquilla, Colombia.

“Les quiero enseñar nuestra villa provisional, es como una cárcel, están chiquitas”, señaló Pacheco en un video subido a sus redes sociales en las que añadió: “Ésta es ya la villa definitiva y qué creen, que el techo es de lámina”.

En entrevista para Grupo Cantón, Paola Espinosa, quien también acudió a la cita centroamericana, revela que lo sucedido con el hospedaje en la ciudad colombiana se exageró.

“Mira en el tema de las villas te puedo decir que hace falta algo de humildad de parte de los atletas, en el que debemos de llegar y aceptar lo que tenemos, con lo que tenemos y poder competir con lo que hay”.

La atleta de Nado Sincronizado, Nuria Diosdado, en la conferencia donde la Federación Mexicana de Natación (FMN) hizo un balance de lo que fue su participación en los JCC 2018, también se quejó, en este caso, del público anfitrión, al que tachó de irrespetuoso mientras ejecutaba su rutina junto a Karen Achach.

“A Karem y a mí nos pasó en la competencia, que durante los 30 segundos que tenemos para iniciar nuestra rutina, la gente presente no dejó de gritar: ‘¡Colombia, Colombia!’, algo que es una falta de respeto y además te desconcentra”.

Ante estos señalamientos, Espinosa también es tajante.

“Colombia nos trató muy bien, fue un gran anfitrión, en el tema de la alberca, te puedo decir que en mi caso no hubo faltas de respeto, obviamente se notó que estaban en casa, porque la tribuna estaba llena de gente de Colombia, pero eso no quiere decir que sea una falta de respeto, al contrario, la gente va a apoyar a sus atletas y eso es normal.

“Si hubiera sido en México, también hubiera habido mucha gente eufórica y echando porras. Yo estoy feliz por cómo me trataron en Colombia, y no puedo hablar en ese sentido, porque en mi caso no hubo faltas de respeto”, aclara.

UN NUEVO CICLO

Espinosa Sánchez tuvo una participación destacada en los JCC 2018, donde consiguió dos preseas de plata, y las ganó en su vuelta tras dar a luz a su primogénita Ivana.

“Estoy feliz, son dos medallas que valoro muchísimo, sabía que el regreso después de la maternidad iba a ser difícil, pero ya al momento de hacerlo es más complicado.

“Subí 14 kilos por el embarazo, y volver a mi figura deportiva me costó mucho trabajo, pero ahora estoy haciendo una prueba distinta, que es el Trampolín de tres metros, en donde mi cuerpo tiene que cambiar”, asevera la bajacaliforniana, quien aún no está viviendo su último ciclo olímpico, pero sí el más especial por su hija.

“Sobre la marcha pensaré en eso (el retiro), pero sí te puedo decir que es un ciclo olímpico completamente distinto, llena de felicidad, de emociones, de motivación, si te pudiera dar puntualmente la diferencia de un ciclo olímpico pasado a éste, es que antes sólo pensaba en mí, y ahora que apenas llevo un par de competencias es totalmente distinto, es salir de la alberca feliz, porque veo a mi hija con una sonrisa de oreja a oreja, porque vio a su mamá que estaba en el agua.

“Sí te puedo decir que me encantó la idea de ver a Ivana en el pódium con su papá mordiendo la medalla, con esa imagen me quedo, yo creo que de aquí a Tokio 2020 eso es lo que quiero que pase con su papá y conmigo”.

FELIZ REGRESO

Después de dos años en los que lidió con lesiones en las rodillas, el clavadista Iván García, pareja de Paola Espinosa, también tuvo una vuelta triunfal en los JCC 2018 con dos metales dorados.

“Fue muy duro ver el pasar de los meses y saber que no estaba en condiciones, ni para poder correr, estuve mucho tiempo en silla de ruedas, en muletas, ver las competencias de clavados en la tele y saber que yo tenía que estar ahí compitiendo.

“Sí fue un momento muy duro, pero al final eso ya pasó, ahora me queda agradecer a Dios haciendo lo que más me gusta y con la gente que amo”, confiesa García en charla con Grupo Cantón, donde al igual que Espinosa, tiene una nueva motivación con su pequeña Ivana.

“Es realmente algo maravilloso, después de la situación tan difícil que viví estos dos años, vino algo maravilloso que fue el nacimiento de mi hija, formar la familia que siempre soñé, también soñé con estar en Juegos Centroamericanos y que mi familia estuviera viéndome ganar.

“Soy completamente feliz, el hombre más afortunado al tener todo lo que he soñado conmigo: Mi familia, mis medallas, es una motivación que tengo, que me va a ayudar a tener lo que quiero”, expresa El Pollo.