Diario Basta!

Más que el de consolación

San Petersburgo, Rusia.– Hay quienes están en contra de que el partido por el tercer lugar en los Mundiales se dispute, dicen que los equipos que llegan a esta instancia estuvieron tan cerca de disputar el título, que la decepción por no estar en la Final provoca que no tengan el interés en quedarse con la tercera posición.

Inglaterra y Bélgica, que muy bien pudieron haber sido los protagonistas del gran encuentro que se dará en el Luzhniki, se tendrán que conformar con buscar el bronce en Rusia 2018 y se enfrentarán por segunda ocasión en esta Copa del Mundo en el Estadio Krestovski de San Petersburgo.

Ambas naciones se vieron las caras en el último desafío del Grupo G, en Kaliningrado, con triunfo para los Diablos Rojos por la mínima diferencia, gracias a un golazo de Adnan Januzaj.

CON LAS MISMAS EXPECTATIVAS

Gareth Southgate, entrenador del Equipo de la Rosa, reconoció a su rival de este día, con el que perdió hace un par de semanas. “Han eliminado a Brasil, perder contra Francia habrá sido muy duro y querrán acabar bien, nosotros lo mismo. Estoy seguro que será una buena prueba para nosotros competir contra estos grandes jugadores”, señaló el guía británico, quien a su vez, echó por tierra esas voces que piden que este tipo de combates no se lleven a cabo.

“No será el mismo once que el otro día, haremos los mínimos cambios posibles, tenemos la oportunidad de ganar una medalla de un Mundial, que sólo ha conseguido un equipo inglés en la historia. Es una gran oportunidad y me imagino que para Bélgica también”, comentó Southgate, en referencia a que sólo los Pross de Inglaterra 66, que fueron Campeones, han logrado quedarse entre los primeros tres escalones de un certamen ecuménico, pues en Italia 90, cayeron en el juego por el tercer puesto precisamente ante el anfitrión. Lo que sí reconoció el mentor de los Tres Leones fue lo difícil que fue trabajar mentalmente con sus jugadores después de caer en los tiempos extra ante Croacia.

“Estuvimos a 20 minutos de una Final, y en la prórroga, a 10 de llegar a los penaltis, que nos podían haber clasificado a la Final; el regreso fue muy difícil, aunque ahora los muchachos quieren acabar bien el torneo”, refirió el famoso técnico del chaleco.

POR SU MEJOR PARTICIPACIÓN

Quien también tiró por tierra el argumento de que el choque por el tercer peldaño no tiene ninguna relevancia, fue el instructor del combinado de Bélgica Roberto Martínez.

“Tenemos la obligación de terminar terceros por el país, el equipo y los jugadores, no tenemos la oportunidad de jugar este tipo de partidos en la Copa del Mundo todos los días, estamos motivados”, refirió el manejador español, quien desea obtener el mejor resultado para una selección belga en la historia de los Mundiales.

“Queremos ganar, es por eso que voy a poner al equipo más fuete posible en el campo, pero tal vez haya algún cambio porque es nuestro séptimo partido y hay cansancio”. Incluso Martínez, en tono de broma, habló de su futuro en el caso de no salir victorioso en el Krestovski de San Petersburgo: “Si pierdo dos veces seguidas puede que me quieran echar”, sostuvo con una sonrisa en los labios, en la conferencia previa al duelo ante Inglaterra.