Diario Basta!

Detrás de La Academia

Estuvo poca madre el inicio de La Academia, no me dejarán mentir, y aunque de alguna manera me chingaron mi fin de semana, pues tuve que ir a ensayar como su criada viernes, sábado y domingo para hacer ese número musical que seguramente vieron, donde se festejaron los primeros 25 años al aire de TV Azteca y donde bailamos cuál ágiles gacelas buena parte de los miembros de Azteca, duró unos cuantos minutos al aire y tuvimos que ensayar tres días, pero salió de pocas tuercas, y ya estando ahí me pude percatar de todo lo que sucedió atrás del estreno de La Academia, una producción majestuosa y la verdad no me dejarán mentir, la conducción de mi Adal muy buena, tanto que nadie se dio cuenta de que el promter le estuvo fallando durante toda la transmisión y mi Adal lo sacó adelante como si se lo supiera todo de memoria, varias veces se acercó a la producción para marcarles las fallas que estaba teniendo el tele prompter, pero de verdad lo sacó adelante como los grandes, los jueces fantásticos, Gavito supremo como siempre, Horacio Villalobos maravilloso, ácido tal y como lo esperábamos, Edith Márquez estupenda, siendo la espléndida cantante que es y con la experiencia suficiente para transmitirla a los aspirantes, yo pensé que iba a ser toda bondad pero me equivoqué, fue la justa medida entre exigencia y buena onda, cosa que se le agradece, el de La Trakalosa mucho grito de las paleras, pero fue el que menos me gustó, desde mi punto de vista no tiene la trayectoria para estar ahí y mucho menos el talento, tomando en cuenta que los cantantes gruperas no se caracterizan por ser buenos cantantes, desde mi punto de vista es un género donde escasea muchísimo el talento, para mí no tendría que hacer nada ahí, pero seguro habrá a quien le guste, mi Cynthia Rodríguez a mi me parece un acierto, exacadémica, hermosa, simpática, talentosa, le entra a todo lo que le ponen y lo hace bien, y lo que está haciendo que en este caso es darle salida a todas las ventas comerciales y lo hace muy bien, a los aspirantes los veo bastante malitos y a la mayoría carentes de ángel y de talento, por eso será una prueba de fuego para los maestros y para La Academia en sí, ver de qué lado masca la iguana, ver qué tanto puede transformar a los chavos está enseñanza de alto rendimiento y ver qué tanto mejor salen de cómo entraron, vaya responsabilidad y paquete el que tienen encima, las historias de los chavos son gloriosas, la mayoría un ejemplo de lucha y superación, cosa muy benéfica para un reality show, así que creo que nos espera un gran programa de televisión un motivo para reunirnos en familia de nuevo los domingos en la noche y divertirnos, amén de criticar a gusto, cosa que casi no se nos da. Que si están feos, naquitas, que si no dieron una cantando, ¡qué sabroso la verdad! Que si a mi Adalito querido se le corrió el delineador de tanto llorar, si mi Horacito es muy malinchista, que si que feo el vestido de Edith Márquez, que parece la madrina de la primera comunión, ya hacía falta La Academia en televisión. He dicho.