Las mentiras de Volpi (Parte 2)

64
Eduardo Betancourt

DADA LA ORDEN POR PEÑA NIETO, FUE EL PROPIO PROCURADOR GENERAL DE LA REPÚBLICA

Quien supuestamente debe defender a las víctimas, no a los criminales, quien se convirtió en la práctica en el abogado de Florence Cassez. Personalmente acudió a la Primera Sala para convencer a los Ministros: Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, José Ramón Cossío Díaz, Guillermo I. Ortiz Mayagoitia, Jorge Mario Pardo Rebolledo y Olga Sánchez Cordero, para que admitieran un recurso de revisión totalmente improcedente.

La Cassez acudió al juicio de amparo directo y un Tribunal Colegiado negó la protección de la justicia. Fue así como la orden de Peña Nieto, que insisto, fue ejecutada por el propio Procurador Jesús Murillo Karam y por su Consejero Jurídico, consiguió que los señores Ministros de la Primera Sala, violentando toda la dignidad del Poder Judicial y con desprecio absoluto a las reglas, liberaran a la francesa. Un primer proyecto para liberar a Florence Cassez, elaborado por Zaldívar, fue rechazado; se presentó después un segundo proyecto de Olga Sánchez Cordero, que también fue rechazado. Aunque una vez que un proyecto es rechazado no se puede volver a votar, en el caso concreto y al margen de la ley, se votó el ya rechazado de Zaldívar. Nótese, todo era para cumplir con la orden de Peña Nieto.

Volpi acude a la mentira y presenta a Vallarta, el socio y amante de la francesa, como quien ha sufrido la infamia. Volpi omite decir que Vallarta está implicado en otros juicios, que es un profesional del secuestro y que es de una banda que se denominó de “Los zodiaco”, porque para identificarse entre ellos usaban los signos zodiacales como son los de Tauro.

Excelente novela la de Volpi, pero que no haga pasar por verdad lo que no lo es. Que no quiera ser juez histórico, y presentar como cierto algo que se basa en la mentira, la infamia y la perversidad. Vallarta, la francesa y demás socios eran secuestradores profesionales. Es una pena que, a Volpi no le importaron los secuestrados.