Diario Basta!

¿Niña bien? ¡Pero bien pirata!

Qué onda mis pepinos ¿cómo están? Ay yo tipo harta de que el concepto de Niña bien se esté yendo por los suelos ¿hello? Y es que ahora resulta que todo el mundo quiere ser Niña bien ¿no adoran? Si eso es algo con lo que se nace, no es algo que tú decidas o digas: “ay ahora voy a ser Niña bien”, y de repente ya como por arte de magia te conviertes, o sea ¡cero que ver! Y es que ¿qué tal Almudena Ortiz Monasterio?, una niña “dizque bien” que en un video dice que va a votar por ya saben quién, y total que a final de cuentas se descubrió que todo era una mentira, ni se llamaba así, ni estudiaba en esa universidad y que todo era como un personaje inventado; ay o sea, eso era ¡obvio güey! Yo se los pude haber dicho con una sola vez que vi esa gatada de video ¿hello? Y es que en 1ra, una Niña bien jamás de los jamases escucharía o bailaría reguetón; luego otra de la pistas de que la pepina era una impostora es que usa zapatos blancos ¡iuu! Y eso ya ni mis chachas en Domingo ¿hello kitty? Luego el video también tiene partes como de comedia, aparece la recámara de la Niña bien wannabe y tiene unos muñecos de peluche muy gatitos, de esos que te ganas en la feria y en su cama tiene colcha en vez de edredón ¿no adoran? Mas bien es como una recamara de Villa Coapa, o sea, si van a inventar cosas de la gente bien, mejor infórmense 1ro de cómo somos ¿no? O hagan las cosas más creíbles, o sea, si hubieran dicho que la tal Almudena en vez de Niña bien, era la que daba el clima en Hoy, ahí a nadie le hubiera brincado, pero decir que era gente bien ¡cero que ver pepinos!