Inclusión financiera

50
Mtra. Soraya Pérez

La semana pasada, se realizó la 81 Convención Bancaria. Se trata de uno de los principales eventos del sector, que congrega a directivos de la banca, a funcionarios públicos, empresarios e inversionistas.

¿Por qué es importante esta Convención? Muy sencillo: porque brinda la oportunidad de examinar retos y fortalezas del sector bancario y financiero, que es pieza indispensable para el desarrollo económico y social del país.

México dio un paso importante con la Reforma Financiera de 2014. Antes de dicha reforma había poco financiamiento y muy caro; de ahí que los objetivos fueran incrementar la competencia en el sector, impulsar la banca de desarrollo, ampliar el crédito, y fortalecer la capacidad de supervisión de la autoridad.

A pesar de ello, aún hay un camino que recorrer, como la inclusión financiera. El acceso a servicios financieros como el crédito da autonomía y empodera económicamente a las personas, y al mismo tiempo genera desarrollo económico. Por eso es indispensable que en un país con una brecha de género como el nuestro, existan políticas que faciliten que más mujeres puedan acceder a la banca y a financiamiento de bajo costo.

Como puede verse, si bien México cuenta con un sistema financiero robusto, aún existen importantes retos. Hacerles frente requiere de la participación de todos; especialmente, exige que el Congreso realice una labor de monitoreo, que permita evaluar el desempeño del sector, y acompañar su desarrollo con la asignación de presupuesto, así como con las reformas legales y normativas necesarias.