Toño Esquinca transmite su programa de radio en estado de ebriedad

7794

La mañana de este viernes, el conductor Toño Esquinca presuntamente salió ebrio al aire, luego de que algunos usuarios de estas plataformas advirtieron que uno de las voces protagonistas de la estación Alfa 91.3 saliera al aire supuestamente en estado de ebriedad.

Más allá de cuestionar el estado en el que el reconocido conductor decidió ponerse al frente del micrófono, lo interesante está en observar la delgada línea entre lo que es la libertad de expresión y un mal uso de los medios de comunicación, en donde no sólo se afecta la imagen de quien presta su voz o imagen para dar vida a una transmisión, sino de la empresa y demás firmas que están detrás de cada titular. Es importante mencionar que hasta el momento, la estación no ha fijado postura al respecto.

En tiempos en los que la comunicación es en doble vía y la apertura sobre ciertas conversaciones es mayor gracias a las plataformas sociales, es vital reconocer la responsabilidad que tienen los medios de comunicación, sobre todo, los más consolidadas.

Esto no tiene nada que ver con evitar expresar posturas, sino con presentarlas con fundamentos que contribuyan al imaginario social. Sea como sea, nunca será bueno escuchar a un líder de opinión responder a cuestionamientos con palabras que podrían considerarse como ofensivas, aún más cuando representa a un medio.

Para muchos, la acusación es consecuencia de los comentarios realizados por el titular del programa “La Muchedumbre” sobre la política del país en donde uno de los temas centrales fue su oposición a las propuesta de Andrés Manuel López Obrador.

Durante su transmisión, el conductor refirió que muchas de las acusaciones que ahora lo hacen ser centro de la conversación en Twitter provienen de lo que calificó “AMLO Bots”.

No obstante, es cierto que a lo largo de sus participaciones, palabras altisonantes así como afirmaciones tales como “he venido más borracho y ni cuenta se han dado” han sido elementos constantes durante sus intervenciones. En este sentido cabe mencionar que el programa de Esquinca no contó con ningún corte comercial por más de 40 minutos.