Diario Basta!

Vuelta astral, La primera vez nunca se olvida

Ciudad de México.- En duelo de garrotazos, donde se disfrutaron siete jonrones, los Astros superaron a los Dodgers por 6-7 en el Segundo Juego de la Serie Mundial, lo que significó la primera para los texanos en su historia en esta instancia.

El manager de los Dodgers realizó cambios a su línea de bateo respecto a la que presentó en el Juego 1 entre ellos, mandó al campo a Joc Pederson, quien no gozaba de regularidad durante la Postemporada y fue quien abrió el camino para los angelinos con su batazo de vuelta entera ante el pitcheo de Justin Verlander, que llevaba un juego sin hit, ni carrera, hasta la quinta entrada y había retirado con un gran control de la pelota, a sus primeros nueve rivales en orden.

Antes del tablazo de Pederson, los Astros se encontraban arriba en el marcador tras hacerle daño al inicialista, Rich Hill; primero fue Josh Reddick con un sencillo al cuadro; Justin Verlander se sacrificó con un toque por tercera; detrás del pitcher, George Springer sacó una línea por jardín izquierdo que mandó a Reddick a la antesala, para que en el turno de Alex Bergman que conectó un leñazo partiendo el diamante permitiera a Reddick timbrar en home con el que inauguró los cartones.

En el quinto inning, Verlander concedió una base por bolas a Chris Taylor y sufrió un vuelacercas por parte de Corey Seager, quien desde que conectó la bola su rostro supo que la blanca no volvería y festejo eufórico las dos carreras producidas.

El escenario lucía ideal para una victoria, era el turno para que el bullpen de casa culminara la obra con el marcador a su favor, así como lo había hecho en los últimos encuentros, sin embargo los bates de los de Houston despertaron a la hora buena, Alex Bergman pegó hit por jardín derecho que tras golpear el guante de Yasiel Puig, se fue del parque por lo que consiguió un doble de terreno; Carlos Correa en su turno, sacudió al cerrador Kenley Jensen con un sencillo por el central para que Bergman descontara en la pizarra.

Los Dodgers sólo tenían que sacar tres outs para ganar, pero Marwin González tenía otros planes y sacó la bola del parque con un tablazo al fondo del parque.

Hora de extra innings, en la parte alta de la décima, los Astros pegaron y lo hicieron por partida doble, José Altuve y Carlos Correa batearon cuadrangulares espalda con espalda, como una copia fiel uno del otro, para darle la ventaja a la visita que parecía darle el triunfo a los texanos.

Sin embargo, en la parte baja del mismo capítulo, Yasiel Puig dio el grito de guerra con un palo de vuelta entera para acercar a los Dodgers. Para que Kike Hernández remolcara a Logan Forsythe con un hit por jardín derecho para empatar el tanteador.

Un juego kilométrico que vio su fin hasta la doceava entrada mediante un batazo jonrón de George Springer, quien se llevó entre las espuelas a Marwin González, para hacerse presentes en la registradora y dejar cifras definitivas para la novena de Houston, que todavía aceptó el jonrón de Charlie Culberson en la parte baja del último rollo, pero que no impidió su histórico primer triunfo en una Serie Mundial.

 

Del tintero

La vuelta del Toro

La histórica voz del Dodger Stadium, Vincent Vin Scully, que por 67 años amenizó los partidos de la novena de Los Ángeles, cedió el honor de tirar la primera bola del Segundo Juego de la Serie Mundial en el mismo inmueble a otra figura del conjunto angelino, el ex pitcher mexicano, Fernando El Toro Valenzuela, quien con su característico número 34 en la franela, se encargó de lanzar la bola desde el montículo, como en sus mejores tiempos en los años 80.

 

Dato

Joven con poder

Con su jonrón, Corey Seager se convirtió en el segundo jugador con menor edad en conectar un cuadrangular en una Serie Mundial para la franquicia de los Dodgers con 23 años; el poseedor de la marca es Pete Reiser con 22 años en 1941.

 

Cifra

28 Entradas consecutivas hiló el bullpen de los Dodgers sin permitir carrera, un récord en las Grandes Ligas