Müller se niega a reconocer tragedia

27
Llevan una semana con hectáreas inundadas con aguas negras en la zona chinampera

DA LA ESPALDA A FLORICULTORES DE XOCHIMILCO

Müller se niega a reconocer tragedia

Llevan una semana con hectáreas inundadas con aguas negras en la zona chinampera 

Desesperación e impo­tencia viven produc­tores de plantas or­namentales del pueblo de San Luis Tlaxialtemalco, ubicado en la delegación Xochimilco, ante la tragedia que viven des­de hace seis días por la inun­dación de más de siete hectá­reas de aguas negras en la zo­na chinampera, declararon a Diario BASTA! Noé Hernán­dez, Samuel Barrera y Germán Espinosa.

Informan que la secreta­ria de Medio Ambiente, Tanya Müller García, se niega a re­conocer la tragedia provocada por el colapso de la planta de bombeo San Lorenzo, que está en rehabilitación y que provo­có la contaminación de los ca­nales de Chalco y Nacional.

Además, advierten que de continuar la negligencia y omisión de las autoridades del Gobierno de la Ciudad de Mé­xico, se corre el riesgo de des­bordar la planta de almacena­miento de aguas negras que provocará serios problemas de inundación a la colo­nia La Conchita, ubi­cada en la delegación Tláhuac.

Los afectados ha­cen un llamado de auxilio y de apoyo a las autoridades fede­rales ante la pérdida de más de un millón de plantas de diver­sas especies, a con­secuencia de la con­taminación de aguas negras, que ha dejado un quebranto millonario a su economía local.

Aseguran los entrevistados que de no tener una respues­ta contundente por parte de la secretaria de Me­dio Ambiente, toma­rán las instalaciones de la Comisión de Recursos Naturales, hasta ver resuelta su demanda de indem­nización y de apoyo tecnológico.

Ante este panora­ma, Diario BASTA! solicitó una entre­vista con el delegado en Xochimilco, Ave­lino Méndez Ran­gel, a través de la coordinado­ra de Comunicación Social de la delegación, Imelda Alquici­ra. Sin embargo, hasta el cierre de edición no hay respuesta.

¿SABÍAS QUE?

Perdieron en su totalidad plantíos de flor de Cem­pasúchil para la tem­porada de muertos que se avecina.