Diario Basta!

Con los pelos de la burra en mano

Investigación periodística destapa cloaca de corrupción y saqueo.

“Convenios ficticios”, “empresas fantasma”, “robo”, “saqueo”, “desfalco”, “fraude”, “corrupción”. Todos estos términos se han vuelto comunes para la opinión pública, hasta el punto en que la realidad parece ya no afectar al ciudadano común. Sin embargo, una investigación periodística encabezada por Animal Político y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) ofrece las pruebas que podrían recordarle a personas como Usted y como yo, en qué país estamos parados y que gente nos representa.

El desvío de recursos en el Gobierno Federal era un secreto a voces, pero ahora hay ante nuestros ojos una cifra: 7 mil 670 millones de pesos manejados ilícitamente, tan sólo en el periodo de 2013 a 2014.

Las dependencias involucradas contrataron a universidades para que les realizaran determinados servicios y éstas a su vez, asignaron la tarea a entidades irregulares o inexistentes. En otros casos, las asignaciones fueron directas para las empresas “fantasma”.

Los funcionarios vinculados al desvío ostentan nombres y apellidos de prosapia, sirvan los siguientes botones de muestra:

– La Secretaría de Desarrollo Social, durante el periodo de Rosario Robles.

-Petróleos Mexicanos, entonces bajo el mando de Emilio Lozoya Austin (véase también el Caso Odebrecht).

-El flamante Gobernador electo del Edomex, Alfredo del Mazo Maza, participó de las irregularidades como Director de BANOBRAS.

-La Secretaría de Educación Pública, regenteada por Emilio Chuayfett.

-Otros órganos implicados son: SAGARPA, Secretaría de Comunicaciones y Transportes (sí, Ruiz Esparza en otra de sus aventuras), SENASICA, FOVISSSTE, Registro Agrario Nacional (RAN), INEA y la Secretaría de Economía.

-Las escuelas señaladas son: Universidad Autónoma del Estado de México, Universidad Autónoma del Carmen (Campeche), Universidad Autónoma del Estado de Morelos, Universidad Tecnológica de Tabasco, Universidad Popular de la Chontalpa (Tabasco), Instituto Técnico Superior de Comalcalco (Tabasco), Universidad Politécnica del Golfo de México (Tabasco) y Universidad Juárez Autónoma de Tabasco.

La propia Auditoría Superior de la Federación ha confirmado que estamos ante una violación flagrante a la ley; sin embargo al igual que el dinero desviado, de la justicia, sabemos que existe, pero no sabemos dónde quedó.

Por Héctor Omar Martínez García