Síguenos

¿Qué estás buscando?

febrero 27, 2024

Voces

Arreando al Elefante | Zaldívar juega al carismático

9 lecturas

Ricardo Sevilla

Hay instituciones donde la gente de derecha no tiene vergüenza ni llenadera. Y uno de esos lugares es (o mejor dicho: sigue siendo) la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), un sitio anegado de personajes mezquinos, protagónicos y corruptos, empezando, desde luego, por la mayoría de sus magistrados y magistradas.

Salvo un par de ministras: Loretta Ortiz Ahlf y, especialmente, Yasmín Esquivel Mossa, el resto de quienes componen el máximo tribunal constitucional de México son, desgraciadamente, un hatajo de alevosos. Y si a eso sumamos la hipocresía con la que se conducen, el espectáculo es dantesco.

Le pongo un ejemplo: Arturo Zaldívar, un ministro que, desde hace mucho tiempo, ha hecho de la hipocresía y de la simulación un hábito. Resulta que el expresidente de la SCJN decidió ponerse “generoso” ante las cámaras. Y es que el ministro, quien alguna vez fue propuesto a la Corte por Felipe Calderón, decidió posar entregando “friendship bracelets” (o sea: pulseritas) al personal del Foro Sol en el concierto de la cantante y empresaria Taylor Swift.

¿Qué llevó a Zaldívar a protagonizar aquel numerito en redes sociales? Es simple deducirlo: el anhelo de conectar con la gente, el deseo de hacerse notar. Y deje usted que el sucesor de Genaro Góngora Pimentel no tenga carisma y sea un auténtico plomo. La verdad es que, como dicen hoy los jóvenes, nadie lo pela.

Y mire: Zaldívar, francamente, puede hacer lo que le pegue su regalada gana, incluso ir y pararse de cabeza a un concierto, de que nos dicen que no entiende gran cosa, para llamar la atención sobre su triste estampa. Allá él y sus manías de notoriedad.

Pero lo que llama la atención es cómo salieron a celebrar (coralmente) aquella minucia en los medios de comunicación de la derecha.

En casi todos los periódicos y radiodifusoras desplegaron la nota como si fuese un hecho de la mayor importancia periodística. Y la verdad es que se trató de una nimiedad.

Lo que hay que preguntar a esa prensa hipócrita es: si la ministra Yasmín Esquivel hubiera hecho lo mismo: ir a un concierto, repartir pulseritas y subir el video a TikTok, ¿la prensa de derecha hubiera salido a celebrarla coralmente? Me temo que no. ¡Hipócritas!

Te puede interesar: Los Datos Duros | La BUAP resiste ante la ultraderecha.

Te puede interesar

Advertisement

This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds