Síguenos

¿Qué estás buscando?

marzo 01, 2024

Voces

Arreando al Elefante | Ebrard se lanza vs. Sheinbaum

8 lecturas

Ricardo Sevilla

Crece la tensión entre los aspirantes morenistas a la sucesión presidencial. Marcelo Ebrard, por ejemplo, ha lanzado durísimas críticas al proceso interno de Morena. El excanciller ya no se anda con eufemismos y acusa a Claudia Sheinbaum de acarreo, de estar pagando encuestas y de utilizar a la Secretaría del Bienestar para brigadear.

¿Y qué pruebas ha ofrecido de sus dichos? Ninguna.

Los simpatizantes de Ebrard, que lucen nerviosos, aseguran que Sheinbaum es la favorita de López Obrador. Y agregan, echando espumarajos en todas las redes sociales ebrardistas, que el excanciller enfrentará una elección de Estado.

Y uno se pregunta: ¿Por qué si Ebrard desconfía así de López Obrador quiere ser el continuador de su obra? ¿Por qué Marcelo Ebrard, que luce tan incómodo en Morena, tan preocupado y tan desconfiado, no agarra esas encuestas que dice que lo tienen en primer lugar y se va, con las preferencias que presume tener, a conquistar al electorado?

Y las respuestas es simple: porque a Ebrard le resulta menos cómodo ir solo, con su carisma, que avanzar hacia la sucesión presidencial abanderado por el lopezobradorismo.

La realidad es que los simpatizantes de Marcelo (y de cualquier otro candidato o candidata) pueden acusar y señalar duramente a Morena, pero difícilmente se atreverían a darle la espalda a ese partido. Y no lo harían porque Morena fue fundado por López Obrador y, sin ir más lejos, es la opción que la gente asocia con AMLO. Y quien vaya por ese partido, sencillamente, ganará en 2024.

Y si Ebrard, a determinada hora, decide irse de Morena, como algunas voces han sugerido que hará, no sólo se estaría yendo del partido, sino que encararía al lopezobradorismo.

La recomendación del presidente López Obrador ha sido clara: evitar conflictos internos y mantener la unidad. Pero Marcelo no parece haber atendido la sugerencia.

Y si Marcelo cree, por las razones que sean, que no puede respetar esa unidad, entonces tiene la obligación moral y política de concluir esa alianza de civilidad y convertirse en una fuerza política independiente. Pero en una alianza, como en la que ha decidido inscribirse Marcelo Ebrard, no se puede, de ningún modo, actuar y pensar de manera unilateral.

Te puede interesar: Arreando al Elefante | Salinas y Prisa vs. AMLO.

Te puede interesar

Advertisement