Son amores que matan

Son amores que matan

473
0
Compartir
FOTO: LUIS CARBAYO /CUARTOSCURO.COM

CIUDAD DE MÉXICO.– Durante la madrugada, un joven identificado como Ricardo ‘N”, de 33 años de edad, fue asesinado de un certero disparo cuando estaba a punto de entrar a su domicilio ubicado en Avenida del Rosal y Santa Lucía, en la colonia Olivar del Conde Pimera Sección, en la alcaldía Álvaro Obregón.

Los vecinos y curiosos se preguntaban si había sido víctima de algún asalto, pues sabían que Ricardo era un hombre tranquilo y trabajador, sin embargo, conforme transcurrió el tiempo y las investigaciones, se enteraron que el joven había sido protagonista de una trágica historia de amor.

Y es que a Ricardo lo mataron porque la familia de su novia Lizbeth no lo quería y no estaban de acuerdo con su relación; pese a ello ambos se seguían viendo a escondidas, como Romeo y Julieta, hasta que una bala en el tórax terminó con su bella historia de amor.

DOS AVISOS

La familia de Ricardo contó a la policía que la familia de Lizbeth ya había atentado contra su vida en dos ocasiones; en la primera le dispararon, pero solo sufrió un rozón en el brazo, en la segunda, lo golpearon y ellos le pidieron que ya la dejara, pero su amor por ella era tan grande que se aferró y se las ingeniaba para verla a escondidas.

Precisamente el día que lo mataron venía de verla, pero no se dio cuenta que alguien lo siguió y le disparó.

Hoy un video que su novia le mandó para desearle que se recuperara pronto de la golpiza que le habían dado sus familiares, cartas de amor y otras cosas íntimas de la pareja, que serviran de prueba para que las autoridades indaguen qué relación hay entre la familia de Lizbeth y el asesinato de Ricardo.