Enterrada a puerta cerrada

Enterrada a puerta cerrada

441
0
Compartir

En el Teatro Jorge Negrete, se le rindió un merecido homenaje de cuerpo presente a la actriz Edith González. La caja, que provenía del Panteón Francés, llegó a las 11:15 horas al reciento en donde fue recibida con una prolongada ovación del público, mariachis y la voz inigualable de Rosy Arango en el escenario.

Su hermano Víctor Manuel fue el encargado de dar las gracias a todo el público en nombre de su familia: “Quiero decirles que Edith estaba muy preocupada por la A.N.D.A. y por A.N.D.I., de hecho estaba siendo candidata a suplente del Comité de Vigilancia de la A.N.D.I. aún con los pesares que tenía. Quería participar adentro para promover la unidad, se fue muy preocupada por el futuro de la A.N.D.A. y la A.N.D.I.”, dijo Víctor en el templete con la voz entre cortada del sentimiento.

Continuó: “Edith fue una mujer maravillosa que amaba la vida, desde los cinco años pertenecía a esta enorme Institución, la Asociación Nacional de Actores. En los ochenta Edith me dijo: ‘Quiero participar en la A.N.D.A. Víctor, siéntate conmigo para que nos asesores y se forme la corriente juvenil de esta enorme Comisión’, y ahí está, todavía funciona”, dijo.

Por su parte, el presidente de la A.N.D.A., Jesús Ochoa, también dio unas palabras al lado de la caja de Edith: “No quiero tapar ninguna foto porque quiero rendirle homenaje en todos los sentidos, a la vida. Nunca tuve la dicha de trabajar directamente con ella, Edith tenía una belleza fuera de lo común”, dijo Chucho.

En el escenario, donde sonaban las notas del mariachi Las estrellas, que interpretó Cielo rojo, canción favorita de la actriz, había una serie de arreglos florales a los costados del ataúd, así como fotografías de diversos momentos de su existencia.

Al evento acudieron sus familiares, menos la hija Constanza de la actriz, además de infinidad de amigos y personalidades del espectáculo como Lorena Velázquez, Wanda Seux, Luis Felipe Tovar, Patricia Reyes Espíndola y más.

Las encargadas de cantarle a su gran amiga, fue la embajadora de la canción mexicana Rosy Arango y las Pandora.