El STC Metro de la Ciudad de México es crónica constante

El STC Metro de la Ciudad de México es crónica constante

553
0
Compartir

 

Por: Alejandra Durán

 

A propósito de…  el caos que presenta el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro de la Ciudad de México ¿a qué se debe? y  ¿qué medidas de seguridad debemos tomar los usuarios?

El Metro de la Ciudad de México es crónica constante, todos los días hay una historia que contar sobre nuestro tiempo de traslado a la escuela, trabajo, reunión con amigos, concierto, museo, conferencia, biblioteca, cine, o a cualquier lugar que nos obligue abordar este medio de transporte, las historias van desde que dos o más personas se pelearon verbal o físicamente hasta que hubo fallas técnicas y su viaje se vio afectado.

Ya desde hace un par de semanas se han registrado fallas en el sistema de cierre de puertas, hay una labor de mantenimiento en las escaleras eléctricas, sobre todo en la Línea 7, también se han informado de accidentes por fallas en las escaleras como las de Tacubaya  Línea 9 que dejó dos personas heridas, se han retirado trenes de circulación por fallas técnicas, etcétera lo que  ha ocasionado que el servicio sea ineficiente para los usuarios.

Según el periódico Excelsior, el Metro tiene cupo para 4.5 millones de personas al día, sin embargo en 2018 ofrecía servicio aproximadamente a 5.5 millones de usuarios diariamente, pero la cifra sigue en aumento, tan es así que en estos días hemos visto a través de las redes sociales que se presentan grandes números de personas en las estaciones lo que ocasiona que el STC no tenga el abasto suficiente en sus instalaciones para brindar un servicio de calidad.

Si bien esta situación debe ser resuelta lo antes posible por el STC metro y por el gobierno de la Ciudad de México, lo que les corresponde en cuanto a mejor traslado de trenes así como mantenimiento y reparación. Como usuarios también podemos aportar a la disminución del caos, ¿cómo? teniendo educación civil, porque los mexicanos decimos que somos solidarios, pero eso se acaba cuando afecta directamente nuestros intereses, justificando las acciones inapropiadas en el individualismo, como “si no empujo llego tarde” lo que a veces ocasiona accidentes, como caídas de personas, golpes “sin querer”, y discusiones o hasta peleas físicas.

Parte de la educación civil es circular del lado izquierdo en las escaleras eléctricas, permitir la libre entrada a los vagones, pero sobre todo  a personas de la tercera edad, mujeres embarazadas, niños y niñas y personas con alguna discapacidad, respetar los asientos Reservado, evitar tirar basura (esto afecta tanto a vías como a escaleras e instalaciones en general), no empujar, procurar llevar abajo las mochilas, bolsas o bultos grandes, entre otras acciones que pareciera que todos y todas sabemos pero que en el día a día no llevamos a cabo.

A propósito de… la actual situación del  STC Metro propongo que todas y todos los que somos usuarios revaloremos nuestra educación civil, pensemos en el otro y ayudemos a mejorar nuestro traslado en Metro.