Da reforma petróleo, ¡a cuenta gotas!

36

En el año 2013, cuando fue anunciada la Reforma Energética, cuya fortaleza fue la adjudicación de contratos para la exploración y producción de hidrocarburos a través de las llamadas Rondas Petroleras, el gobierno señaló que el plazo para rendir frutos era en tres años.

Es decir, para el 2016 el país empezaría a dejar la dependencia de Pemex y la producción total se conjugaría con las compañías extranjeras y nacionales. De esta forma, a partir de ese año se empezarían a producir 300 mil barriles diarios para alcanzar, en 2019, hasta un millón de barriles, adicionales a lo de Pemex.

Lo anterior contrasta con información de la Comisión Nacional de Hidrocarburos en su documento “Volumen neto de producción de hidrocarburos por área contractual”, donde indica que hasta el mes de noviembre del 2018, de las 73 compañías ganadoras de Rondas, sólo 11 están produciendo 68 mil 555 barriles diarios, el 77.14 por ciento menos de lo programado. Además, la mayor parte de esa producción que se realiza por contrato, es con infraestructura de Pemex a través de licitaciones ganadas por Pemex Exploración y Producción (PEP), en conjunto con Petrofac.