Tacuba, calle de conventos

Tacuba, calle de conventos

1224
0
Compartir
Armando Ramirez

RECORRER LA CALLE DE TACUBA ES DARSE CUENTA QUE TUVO MUCHOS CONVENTOS, DE LOS CUALES Recorrer la calle de Tacuba es darse cuenta que tuvo muchos conventos, de los cuales quedan todavía capillas o edificios que ahora son museos.

En la esquina de Tacuba y Bolívar está la Biblioteca del Congreso de la Unión, fue el convento de Santa Clara de mucha importancia en la Nueva España, y hoy solo queda el recuerdo del convento, y el testimonio de su iglesia y capilla, ahora alberga la Biblioteca del Congreso de la Unión.

Enfrente estaba el convento de Betlemitas, una de una orden hospitalaria, quienes construyeron un hospital para gente pobre, ahora es el Museo de Economía, un bello recinto que debe visitar de perdis para que sepa cómo se hacen los billetes, ya no digamos para saber cuidar su economía cotidiana.

En lo que es ahora el Museo Nacional de Arte antes fue la Secretaría de Comunicación, en el gobierno de Porfirio Díaz, y antes en esos terrenos estuvo el convento y hospital de San Andrés, y en la plaza de Xicoténcatl y lo que fue el Senado, hasta hace unos años estuvo una capilla y el noviciado de san Andrés, es decir donde estudiaban los novicios.

En lo que fue el Palacio de Correos estuvo el hospital de Terceros de la orden de los franciscanos, un hospital para gente menesterosa, que fue demolido para dar paso al Palacio Nacional de Correos por ordenes de Porfirio Díaz.

Y en lo que es el Palacio de Bellas Artes estuvo el convento de Santa Isabel, los terrenos donado por Doña Catarina viuda de Peralta, que heredó de su marido esos terrenos, donde funda un convento de las madres recoletas que se llamó La Visitación de la María Santísima a su prima Santa Isabel, y como era muy largo el nombre del convento a la gente le dio en llamarlo tan solo Convento de Santa Isabel, el Ayuntamiento donó medio solar para que fuera construido el convento.

Todavía en ese tiempo lo que hoy es el eje Central era una calle de agua, es decir de navegación, total, que tanto es tantito.

Compartir
Artículo anteriorSe le cae la baba
Artículo siguienteCallaron bocas