Violencia, la protagonista

21

Madrid, España.– Mientras los jugadores y cuerpo técnico de River Plate y Boca Juniors se encuentran preparando la Final de Vuelta de la Copa Libertadores de América, que paradójicamente se realizará en España, puntualmente en el Santiago Bernabéu de Madrid, la atención se ha centrado en los aficionados de ambos equipos.

Y es que con información de la agencia EFE se dio a conocer que Maxi Mazzaro, uno de los líderes de los ultras del conjunto xeneize fue deportado a su natal argentina por parte de la Policía Nacional ibérica, al ser detectado dentro del dispositivo puesto en marcha para garantizar la seguridad del duelo decisivo.

Además de ser considerado como uno de los barra brava más “significativos y peligrosos”, Mazzaro cuenta con una larga lista de antecedentes penales.

Por otra parte, el delantero bostero, Darío Benedetto salió en defensa de Rafael Di Zeo, jefe de la famosa barra La 12, para que éste pueda asistir al juego en el Bernabéu.

Di Zeo recibió la autorización por parte de las autoridades para ingresar a España, pero no así para entrar al inmueble ubicado en el Paseo de la Castellana.

“No son temas de los jugadores. Yo creo que es hincha y si lo han podido habilitar, por algo será. Para nosotros, bienvenido sea porque es un líder histórico de la barra”, refirió Benedetto.

En Argentina, los encargados de la justica en aquel país liberaron ayer a Matías Sebastián Nicolás Firpo, aficionado de River Plate acusado de atacar el autobús de Boca Juniors el día que se iba a jugar el duelo de Vuelta en el Monumental de Núñez.

Condenado a dos años y cuatro meses de presión, que no tendrá que cumplir, Nicolás Firpo, no podrá concurrir a las inmediaciones del estadio de los millonarios, ni acceder al mismo por el tiempo de la condena y tampoco podrá asistir a otros eventos futbolísticos masivos durante los dos años que dure la pena.

ALZA LA VOZ

Con este escenario, y ya en temas futbolísticos, pero sin dejar las cuestiones extracancha, Carlos Tévez, delantero y símbolo de Boca criticó a la Confederación Sudamericana de Futbol (Conmebol) por el hecho de disputar el duelo definitivo de la Libertadores en el país, del que las naciones de América se liberaron.

“Yo pensé que era un burro en historia y me parece que me ganaron”, soltó El Apache, pues asegura: “nos quitaron la ilusión de dar la vuelta olímpica en la cancha de River”.

Para rematar, el atacante parafraseo a su excompañero Daniel Osvaldo, quien también criticó a la Conmebol, por la decisión de darle la clasificación a los millonarios, por el famoso episodio del gas pimienta en La Bombonera.

“Como dijo mi gran amigo Osvaldo, son tres locos detrás de un escritorio, así que no entienden nada”.

Del otro lado, el arquero de la escuadra de La Banda, Franco Armani, dio carpetazo final al asunto y pidió disfrutar el juego del próximo domingo en un coso inusual.

“El Santiago Bernabéu es una cancha hermosa donde no se podría decir que el balón pica mal. Hay que disfrutar de este escenario y más aquel que no le tocó jugar aquí.

“Me hubiera gustado jugar en la cancha de River, pero ahora no queda más que dar lo mejor. Miramos el lado positivo y lo positivo es que se juega esta Copa en Madrid y la queremos ganar”, sentenció el cancerbero.