¿Qué le falta a México en materia científica y tecnológica?

¿Qué le falta a México en materia científica y tecnológica?

1169
0
Compartir

Avatar
No sé ustedes, pero yo me he acostumbrado a ver en las noticias a estudiantes y docentes de diferentes escuelas del país, ya sea por su destacada participación en concursos de Ciencia, Tecnología e Innovación, o porque reciben reconocimientos gracias a sus investigaciones y nuevos avances que presentan en la materia.
Aquí unos cuantos ejemplos:
UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México), Facultad de Estudios Superiores (FES) Aragón.
Un grupo de estudiantes obtuvo el segundo y tercer lugar -en diferentes categorías- en la Competencia de Cilindro de Concreto Permeable del American Concrete Institute (ACI), en Las Vegas, Nevada.
IPN (Instituto Politécnico Nacional), Unidad Profesional Interdisciplinaria de Ingeniería Campus Guanajuato (UPIIG).
Estudiantes lograron el tercer lugar en la décima edición del Premio a la Innovación Tecnológica, en Guanajuato, con un sistema a escala por arrastre de vapor, que facilita la producción de aceites esenciales de plantas.
UAM (Universidad Autónoma Metropolitana), Departamento de Física de la Unidad Iztapalapa.
Un equipo de alumnos y científicos diseñó un sistema de pinzas ópticas para la captura y manipulación de glóbulos rojos, lo que ayudaría a determinar el daño en eritrocitos causado por la diabetes mellitus.
¡Qué orgullo!
Uno ve esos logros y se pregunta, ¿le falta algo a México en cuanto a Ciencia Tecnología e Innovación? Y si viéramos las cosas como Enrique Cabrero Mendoza, director general del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), podría parecer que la respuesta es no, a México no le falta nada, ya que según él, en los últimos seis años México registró importantes avances en la materia.
¿Pero qué pasa si retomamos un estudio de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE)?. En el informe “Perspectivas en Ciencia, Tecnología e Innovación en América Latina 2016”, el sistema nacional de ciencia e innovación de México reprobó prácticamente todas las variables que miden su desempeño. Dicho documento coloca a México en los peores niveles de capacidad para innovar y desarrollar tecnología, sin importar si hablamos del gobierno o de empresas privadas.
Además al presentar el estudio, Roberto Martínez, director del Centro de la OCDE en México, le dio dos consejos a la próxima administración. Primero, aumentar las innovaciones tecnológicas entre las pequeñas y medianas empresas (pymes), ésto para que la tecnología no incremente la desigualdad estructural entre los que menos tienen; y en segundo lugar, propuso invertir en las y los trabajadores, para que tengan una adquisición constante de habilidades a lo largo de su vida.
¿Entonces qué está pasando? Por un lado tenemos un México hermoso donde la Ciencia, Tecnología e Innovación está a la vanguardia y todo marcha a la perfección, y por el otro está el México del rezago tecnológico y científico… Parece que algo falta.

LEGISLACIÓN EN LA MATERIA
También es importante considerar tanto las leyes que dictan qué pasa en nuestro país con respecto a estos temas, como dónde se hacen.
En el Senado de la República tenemos la comisión de Ciencia y Tecnología, la cual es presidida por Beatriz Elena Paredes Rangel, senadora por el PRI (Partido Revolucionario Institucional), licenciada en Sociología por la UNAM y con un Posgrado en Literatura Hispanoamericana, por la Universidad de Barcelona; en campaña presidencial de este año se mostró inclinada hacia el desarrollo de pueblos mágicos… con el historial que tiene ese partido, ya me da “no se qué” que sea ella quien esté al frente de la comisión.
Hasta el momento, el sitio web del Senado aún no cuenta con un ‘micrositio’ para la comisión de Ciencia y Tecnología, por lo que no hay información de su programa de trabajo y menos de sus propuestas. Habrá que seguir la pista de las acciones que tome el grupo.
Para la Cámara de Diputados existe la comisión de Ciencia, Tecnología e Innovación, que es dirigida por María Marivel Solís Barrera, diputada por Morena, es ingeniera Industrial por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo… ella se ha caracterizado por una trayectoria académica en su natal Hidalgo, lo que da un poco de esperanza con respecto al manejo que tenga en la comisión. Ya veremos.

En este caso, la página web de la Cámara de Diputados sí tiene la información actualizada con las iniciativas y asuntos que tratan en la comisión, bien ahí.
En el ámbito local, el Congreso de la Ciudad de México (antes Asamblea Legislativa del Distrito Federal) tiene a su vez la comisión de Ciencia, Tecnología e Innovación, que es encabezada por Víctor Hugo Lobo Román, diputado por el PRD (Partido de la Revolución Democrática), Ingeniero Mecánico Industrial por la Universidad La Salle (en algún momento fue señalado de usurpación de profesión)… qué les digo, este personaje ha estado envuelto en varias polémicas, desde ser investigado por daño al erario hasta hay quien ha afirmado que debería estar en prisión. Pongámonos a rezar.
Esta comisión tampoco cuenta con un apartado en el portal web del Congreso de la CDMX, y a falta de información solamente muestra los nombres de quien integran el equipo de trabajo.

Este panorama gris nos obliga a mantenernos al tanto de lo que ocurre en estos organismos, para que no nos vayan a agarrar ‘papando moscas’.

LO QUE SE VIENE CON LA “CUARTA TRANSFORMACIÓN”
Otra cuestión: ¿qué pasará respecto a los temas científicos y tecnológicos en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador?
Por lo pronto, la Dra. María Elena Álvarez-Buylla Roces, quien ha sido designada como la próxima titular del Conacyt, ya tiene listo el primer cambio: el nombre del organismo. Busca transformarlo en el Consejo (Nacional) de las Humanidades, Ciencias y Tecnologías (Conahcyt).
¿Qué implica ésto?
De acuerdo a lo que ha comunicado Álvarez-Buylla, ella cree que las humanidades y las ciencias sociales son una parte fundamental para el conocimiento y la investigación en torno a problemas nacionales; además quiere que el futuro Conahcyt anteponga lo público, comunitario y la consideración de los límites de la naturaleza, al interés privado.
Por ello les invito a estar muy pendientes de las acciones llevadas a cabo por el nuevo gobierno con respecto a la Ciencia, Tecnología e Innovación en nuestro querido México, ya que considero que el desarrollo e impulso de estas áreas son parte fundamental para construir un mejor país, muy distinto al que nos han dejado tras tantos años de corrupción.