¿La ley vs. los que le dieron “vida” a Juanga?

¿La ley vs. los que le dieron “vida” a Juanga?

10810
0
Compartir
Daniel Bisogno

Cada día que pasa las noticias en nuestro país se tornan más bizarras y surrealistas, además de vergonzosas; pero la verdad es que nosotros tenemos la culpa por darle poder a los imbéciles y credibilidad a cualquier estúpido. Por eso nos pasa lo que nos pasa en este nuestro México. Es una vergüenza que aparezcan malvivientes como Joaquín Muñoz, que dijo que Juan Gabriel está vivo; pero lo más increíble y nauseabundo es que lo haya retomado un programa de espectáculos que probablemente usted me dirá “no alcanza ni un punto de rating ese programa; nadie lo ve, es el peor de los fracasos”, y sí, tienen absoluta razón, pero aún así, ¿cómo se atreven a darle la más mínima atención a un mequetrefe como ese? Nada más véanle la cara.

Les platico que no solo fue quesque su mánager, sino que también tuvieron sus queveres durante unos días ¿pero quién puede creer esa patraña de que Juan Gabriel está vivo? Y lo peor es que ¡hay gente que se lo cree! Juan Gabriel murió en los Estados Unidos, donde jamás se podría “fingir” una muerte, y menos en las condiciones que murió El Divo, que acá entre nos, murió después de hacer el coraje más grande de su vida, sí, por cuestión de amores: esa mañana de domingo lo hicieron pasar tremenda muina de esas que ya no hay, y poco después le dio el patatús. Por supuesto que tuvieron que llegar las autoridades norteamericanas para investigar y dar fe de la muerte por vía natural del compositor, por supuesto que aquí les pongo el acta de defunción realizada en los Estados Unidos. ¿Se imaginan ustedes la demanda que podría venir y las consecuencias de un acta falsa?

Y no solo eso, aunque su cuerpo fue incinerado rápidamente, según dicen sus hijos que esa fue la voluntad del cantante, tuvo también que dar fe la policía y pasó por el forense. No existe ni la más remota posibilidad de que todas estas autoridades estuvieran en contubernio para hacer creer al mundo entero una muerte falsa; eso sin mencionar la cantidad de pleitos legales que existen por la herencia, es decir, que también están involucradas las leyes mexicanas.

No se puede jugar con algo tan serio como un acta de defunción; sería un problema legal. Foto: Especial

O sea que las autoridades de dos países tendrían que estar de acuerdo en seguir el juego del “muertito”. Lo que no sabe este “señor” que inventó dicha jalada y a los mercenarios que le dieron bola, es que aunque en un inicio dijeron que no, parece que los hijos de Juan Gabriel y sus abogados podrían irse legalmente con todo en contra de todos ellos, cosa que estaría muy bien, pues lucrar con la ilusión de todo el público mexicano y más aún con la memoria del más grande cantautor que nos ha dado México, merecería castigo. Toda la familia, los amigos más allegados y el público inteligente están conmocionados por esta patraña que ofende la memoria de Juan Gabriel y la inteligencia de los demás. Juan Gabriel está muerto, de eso no hay duda, pero vive y vivirá siempre a través de su arte en el corazón de México, al que siempre le cantó. He dicho.