Inconclusas deja Peña Nieto 13 obras en CDMX

219
RêO DE LOS REMEDIOS, ESTADO DE MƒXICO 29ENERO2010.- Aspecto aereo de la Lumbrea 0, uno de los puntos para acceder a el Tœnel Emisor Oriente que medir‡ 62 kil—metros de largo por 7 metros de di‡metro, para evitar riesgos de inundaciones en la capital y zona conurbada. Para perforar el gran tunal se han utilizado seis tuneleras o escudos escavadores, tres de ellas de tecnolog’a alemana y tres norteamericanas. ƒsta es una obra de alta complejidad tŽcnica, con diferentes niveles de profundidad y tipos de suelos, desde arcilla blnadas y limos arenosos, hasta tobas v—lcanicas de mayor consistencia, ademas de aumentar la capacidad de dernaje de la Cuenca del Valle de MŽxico, el Tœnel Emisor Oriente conducir‡ las aguas residuales a la planta de tratamiento Atotonilco, en el estado de Hidalgo. La obra tendr‡ un costo estimado de 13 mil millones de pesos. Las tuneleras del TEO van instalando piezas de concreto armado en forma de racos conocidas como dovelas. FOTO: MOISƒS PABLO/CUARTOSCURO.COM

Desde recuperación de áreas verdes hasta hospitales y trenes interurbanos, con retrasos

 

Hugo Hernández

A dos meses que concluya la gestión del actual Gobierno de la Ciudad de México y también la de Enrique Peña Nieto, aún hay obras inconclusas que llevan más de tres años en proceso y más de 12 meses de retraso, debido a la falta de flujo de recursos federales y la incapacidad de la administración capitalina.

Dentro del Plan Nacional de Infraestructura 2012-2018, la administración de Enrique Peña Nieto se comprometió a realizar algunos proyectos en la Ciudad de México, entre ellos un programa de ‘recuperación de áreas verdes del Distrito Federal’, rescatando y rehabilitando el Bosque de Aragón, la zona de chinampas de Xochimilco, el Parque Ecológico Huayamilpas y el Río Magdalena.

Pero de esos cuatro, sólo el Parque Huayamilpas fue rehabilitado, los otros por falta de planeación, insuficiente presupuesto, o simplemente la utilización de esos recursos en otras asignaciones, quedaron inconclusos.

Luego de la explosión en el Hospital Materno Infantil, ubicado en el Pueblo de Contadero en la alcaldía de Cuajimalpa el 29 de enero del 2015 donde murieron 5 personas y se cayó 70% del inmueble, el Jefe de Gobierno de ese entonces Miguel Ángel Mancera prometió reconstruir el lugar con una inversión de 500 millones de pesos, pero el proyecto se paró tres años por falta de recursos. En abril de este año, se retomó la obra pero difícilmente quedará concluida antes de diciembre.

Además, dos de los proyectos más anunciados durante la gestión de Peña Nieto y que impactarían de manera directa en la capital, eran un tren de pasajeros que iría desde la Ciudad de México hasta el estado de Querétaro, ninguno fue concluido.

El tren Interurbano México-Toluca, uno de los más emblemáticos de este Gobierno y aunque la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) aseguró todavía hace unos meses que iniciaría operaciones este año, reconoció que comenzará servicios hasta 2019.

La construcción de un túnel de 7 m de diámetro para desalojar el agua residual y pluvial de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México, lleva diez años inconcluso y el Gobierno saliente no podrá entregar esa obra.

Esta obra inició en 2008, y sería entregada en agosto del 2018 permitiendo reducir significativamente el riesgo de inundaciones que podrían afectar hasta nueve alcaldías y 4 municipios del Estado de México. La inversión es del orden de los 37 mil 465 millones de pesos.

El ‘cementerio de obras’ –como lo ha señalado el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador-, que dejará Enrique Peña Nieto abarca también al sector salud.

En el PNI, se habla del ‘fortalecimiento de la Infraestructura de diversas áreas del Hospital General de México en el Distrito Federal’. Edificio de 12,631.57 metros cuadrados para las unidades de cardiología y neumonología. La construcción comenzó en 2011 y finalizaría en 2015, con una inversión de 2 mil 153 millones de pesos, pero es una obra no terminada.

Además, sin concluir está el proyecto del nuevo Instituto de Diagnóstico de Referencia Epidemiológicas (InDRE), el cual estaría conformado por dos edificios (uno de oficinas y otro de laboratorios), plaza y estacionamiento.

Laboratorios de Bioseguridad Nivel 2 (BSL2), Laboratorios de Bioseguridad Nivel 3. La construcción comenzó en 2008 y estaba contemplada para concluir en 2013, con inversión de 1,311 millones de pesos.

 

PENDIENTES DOS MÁS

En el Hospital General Dr. Gonzalo Castañeda. Su construcción comenzó en 2014 y concluyó parcialmente. Inversión de 956 millones de pesos. Otro es el caso del Hospital General nuevo del ISSSTE. La construcción comenzó en 2015 y tuvo que ser entregada en 2017. Inversión 1,808.3 millones de pesos.

 

QUEDA A DEBER

 

tienen que ver con infraestructura hospitalaria 

obras sobre la recuperación de áreas verdes

los trenes interurbanos a Querétaro y Toluca

1 el Túnel Emisor Oriente, de 7 m