Diario Basta!

¿En qué piensan?

Miles, quizá millones de mexicanos, diariamente están pensando en la reconstrucción de viviendas y que en el mercado nacional se generen suficientes fuentes de empleo, aceptablemente remunerados, para poder mejorar los ingresos de las familias.

Estos pensamientos, se reflejan en las redes sociales y no necesariamente porque de manera directa hayan perdido sus viviendas. No. Estos pensamientos reflejan claramente que les afecta de manera indirecta, ya sea por un pariente, un vecino o un amigo o un compañero de trabajo. Y lo que les preocupa es que tanto el dinero público o privado destinado a la reconstrucción, sea verdaderamente entregado a los afectados y no a miles de vivales protegidos por la impunidad.

Muchos mexicanos que dicen estar suficientemente instruídos y capacitados para desempeñar un empleo, no lo encuentran, mientras que el presidente Enrique Peña Nieto, se pavonea y no hay foro al que acuda que no diga que en su sexenio se rompió el récord de nuevas fuentes de trabajo como lo muestran las cifras del IMSS.

Pero nuevamente miente, pues no dice que su gobierno ha permitido que las empresas evadan el pago de cuotas al propio IMSS y al Infonavit, mediante la subcontratación disfrazada, además de que no están permitiendo que los trabajadores generen derechos y los obligan a firmar nuevos contratos con otras razones sociales, en plazos que no rebasan de un año.

Pero el tema de preocupación es, sin lugar a dudas, la corrupción y por ello miles de personas se preguntan diariamente cuáles serán los mecanismos confiables y revisables para que los recursos destinados a la reconstrucción lleguen con transparencia y eficiencia a sus verdaderos y legítimos destinatarios.

Apenas la semana pasada, el hombre más rico de México, Carlos Slim, anunció que entregará una bolsa económica de 2, 373 millones de pesos para la reconstrucción de viviendas que resultaron dañadas tras el sismo del pasado 19 de septiembre, con un saldo total de 369 muertos.

En rueda de prensa para dar a conocer su plan de ayuda para la reconstrucción de viviendas dañadas, el presidente vitalicio de Grupo Carso dijo, “el gobierno ha respondido rápido, creo que ha respondido muy bien. Desde los primeros días ha habido presencia, se han establecido mesas de trabajo bien coordinadas y ha sido una decisión inteligente del gobierno invitar al sector privado a participar, a contribuir”.