Síguenos

¿Qué estás buscando?

mayo 24, 2024

Seguridad

“¡Extraño mucho a mi perro, extraño mucho a Scooby!”

Visitas

Betito, en compañía de su madre, exigen justicia tras el asesinato de su mascota en Tecámac; ante las demandas el responsable ya fue vinculado a proceso

DEYANIRA CARMONA

GRUPO CANTÓN

CIUDAD DE MÉXICO. – “Yo estoy triste era mi mejor amigo”, dijo el niño Alberto Hernández, mejor conocido como Betito, con su brazo en el rostro para tapar sus lágrimas al recordar que fue testigo de la muerte de su perrito, quien era su compañero de aventuras.

“Yo primero fui a la carnicería, pero no vi nada, yo solo fui a comprar 50 pesos de bistec, cuando vi ahí estaba mi perrito en la olla, en aceite hirviendo”, comentó Betito y segundos después añadió:

“No pude hacer por salvar a mi perro”, confirmó el pequeño testigo, quien se soltó a llorar tras la desgarradora muerte de su mascota que acababa de adoptar hace 15 días.

Segundos después, Lucía Martínez Hernández agregó que luego de que el perrito acompañó a su hijo a la carnicería regresó desfallecido:

 “Al poco tiempo regresó mi hijo llorando diciéndome que habían matado a Scooby”, comentó la madre de familia. Betito ahora sale de su casa ubicada en la esquina de las calles Cerrada Huayacalco y 12 de diciembre, en la colonia San Pablo, en compañía de otros perritos, pero sin su mascota preferida y con el corazón partido, aún con el sentimiento y el trauma de escuchar los aullidos de dolor de Scooby.

MUERTE

El domingo por la tarde, México entero se conmocionó al ver un terrible video en redes sociales, en donde un sujeto tomó a un perrito de las patas y brutal[1]mente lo aventó a un caso con aceite hirviendo, afuera de una carnicería de nombre Chuky, localizada a unas cuadras del domicilio de Betito.

Cabe señalar que Oscar “N”, dueño de la carnicería a través de un video que se difundió en redes sociales expuso que Sergio “N”, arribó a su tienda y lo amenazó con un arma de fuego y con un cuchillo, por lo que exige a las autoridades le brinden protección.

 “Vino un tipo alcoholizado amenazándome de muerte, se metió a mi carnicería, agarró uno de mis cuchillos, con un arma de fuego amenazándome de muerte, me dijo que me daba media hora para cerrar, que si no venía me iba a matar, y que para prueba de ello me dejaba un regalito”, comentó Oscar “N” y añadió que segundos después el sujeto asesinó al animalito.

DETENCIÓN

Afortunadamente el responsable, identificado como Sergio “N” ya fue detenido en el domicilio de su tía ubicado en la alcaldía de Coyoacán en donde se escondía para evadir la justicia, sin embargo, el día de ayer un juez lo vinculó a proceso. Aunque ya está en manos de las autoridades el dolor que Betito y su madre Lucía Martínez cargan en su alma y en su memoria es irreparable.

La señora Lucía dijo que Scooby días antes estuvo a punto de ser asesinado por su primer dueño, ya que lo quería matar porque tenía mal un ojito.

Betito al conocer al tierno animalito se encariño de él, por lo que sin autorización de su mamá lo metió a su mochila y se lo llevó a vivir con él.

“Yo creo que ese señor está loco, no sé por qué lo hizo, si ese perro era inocente y muy tranquilo, extraño mucho a mi perro, extraño mucho a Scooby”, expuso el jovencito mientras cargaba a otro can en brazos. Además, la madre de familia a punto de llorar hizo un llamado a las autoridades para que la muerte de su mascota no quede impune.

 

“Yo pido que se haga justicia, qué bueno que lo agarraron, le pido mucho a Dios que se castigue a ese loco con todo el peso de la ley”, dijo la mujer indignada. Los ladridos de Scooby ya no se volverán a escuchar ni en el patio, ni dentro de la casa ni en ninguna calle del municipio de Tecámac, solo quedarán guardados en la mente y en el corazón de aquel niño que lo acariciaba todas las noches antes de irse a dormir. El lomito ha pasado a mejor vida y fue feliz de tener un dueño como Betito.

 

“No llores más por favor. Yo me voy feliz, me llevo el recuerdo del nombre que me pusiste, del calor de tu hogar que durante este tiempo se transformó en el mío. Me llevo el sonido de tu voz hablándome, aunque no entendiese siempre lo que me decías. Me llevo en el corazón cada caricia que me diste”, carta de un perro a su amo.

Te recomendamos: Firma GCDMX Compromiso Global por la Nueva Economía de los Plásticos

 

Te puede interesar

Advertisement