Síguenos

¿Qué estás buscando?

enero 29, 2023

México

Dos traidores, Arturo y Graco, atacan a AMLO

Miserables, se acercaron a Obrador para lograr su objetivo de ser gobernadores; saquearon Tabasco y Morelos.

Diego Elías Cedillo.

Como es sabido, Tabasco ha sido cuna de grandes políticos en el país, desde José María Pino Suárez, quien en 1911 se desempeñó como vicepresidente, hasta el actual Presidente Andrés Manuel López Obrador; y quien tampoco podría faltar en dicha lista es el actual secretario de Gobernación, Adán Augusto López.

En algunas ocasiones, el edén tabasqueño no ha dado buenos cuadros como es el caso del exgobernador y excandidato presidencial Roberto Madrazo -de quien en esta ocasión no hablaremos o los exgobernadores Graco Ramírez, Arturo Núñez y Andrés Granier, quienes son sinónimos de corrupción y negocios al amparo del poder. GRACO RAMÍREZ, VASALLO DE CLAUDIO X. GONZÁLEZ Oriundo del municipio de Balancán, Tabasco, Graco Luis Ramírez Garrido Abreu fue gobernador de Morelos de 2012 a 2018, gracias al apoyo de López Obrador, quien impulsó su candidatura desde el entonces PRD.

Lamentablemente, el tabasqueño optó por la corrupción, ya que se le acusa de haber desviado recursos estimados en más de 100 mdp, a través del sobrecosto en la contratación de artistas como Sting, Emmanuel y Mijares. Además, según información de la Fiscalía Anticorrupción de Morelos, Ramírez Garrido tiene más de 40 denuncias presentadas, de las cuales 5 se judicializaron, y se encuentran en la SEIDO bajo los delitos de delincuencia organizada, defraudación fiscal y operación con recursos de procedencia ilícita.

Por si fuese poco lo anterior, el ingrato Graco Ramírez, después de haber recibido la ayuda de López Obrador para impulsar su carrera política, el pasado martes 11 de octubre fue visto a un lado de Claudio X. González respaldando su nueva organización civil “Unidos”. ARTURO NÚÑEZ, EL CÍNICO LADRÓN Quien era visto como un gran conferencista y un hombre constructor de instituciones, demostró su verdadera naturaleza cuando alcanzó la gubernatura en Tabasco -la tierra que lo vio nacer-, la cual obtuvo bajo el apoyo del PRD y del entonces candidato a la Presidencia Andrés Manuel López Obrador.

Lo anterior porque durante su sexenio, Núñez Jiménez acumuló observaciones por más de 9 mil millones de pesos por parte de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y el Órgano Superior de Fiscalización del Estado (OSFE), principalmente en los rubros de salud y educación.

De hecho las “raterías” de Núñez -según la ASF-, incluso superan por varios millones a las de su antecesor Andrés Granier, quien es considerado como uno de los personajes más corruptos del país, debido a que la Auditoría determinó un monto pendiente por solventar desde 2013 y hasta 2018 de 4 mil 4 millones 500 mil pesos, en comparación con los 3 mil 277 millones de Granier Melo.

 

 

 

Te puede interesar.

Ambulantes de Eje 1: hoy los quitan, mañana se ponen.

Te puede interesar

Advertisement