Síguenos

¿Qué estás buscando?

febrero 8, 2023

Voces

Arreando al Elefante | El día de la lupa

Ana María Vázquez 

Hoy, a modo de broma, el Presidente sacó una lupa para poder ver con claridad una rectificación que el periódico Reforma sobre Carlos Alazraki, y es que podría asegurarse, sin lugar a duda, que el Presidente
López Obrador ha sido el más atacado de la historia; sus palabras una y otra vez han sido sacadas de contexto para atacarlo y en la mayoría de las veces ni siquiera esconden la falsedad de sus notas… todo por
golpear.

¿Cuál es la ganancia?, por qué una y otra vez se obstinan en denostar, minimizar y golpear frases, hechos, acciones y hasta emociones. Hemos visto a un Presidente que no ha tenido empacho en contar las persecuciones de las que ha sido objeto, con los ojos anegados narró alguna vez cómo su familia, con sus hijos aún pequeños, se vio en peligro por la persecución de ese momento; luego vino el desafuero, la mayoría de sus adversarios se frotaban las manos, deseando verlo en prisión, no fue así. No tengo recuento de los años que ha sido atacado una y otra vez, pero sí guardo en la memoria esa camisa manchada de sangre, cuando una piedra hirió su frente.

Ese hombre que aguantó una y otra vez, debería ser el ejemplo de muchos brutalmente enriquecidos como Anaya, Alejandro Moreno, Peña, Fox, Calderón… Al Presidente Andrés Manuel López Obrador NADA le ha sido fácil, nadie le regaló lo que ahora tiene, pero ¿qué es exactamente lo que tiene?, la Presidencia tal como él la quería; el amor del pueblo; las obras que se están haciendo y que dejarán un futuro estable para el país; el lema que ha respetado a rajatabla: No Mentir, No Robar, No Traicionar y que ha respetado contra viento y marea, así, aunque le duela a sus “adversarios” porque, dice bien, “yo no tengo enemigos”.

A cuatro años sólo tenemos estabilidad en un mundo convulso por la guerra y la pandemia, pero nada… NADA es suficiente para los que se empeñan una y otra vez en atacarlo. Me imagino que si estuviera alguno de los presidentes anteriores en sus mismas circunstancias no actuaría igual, lo habrían desterrado o quizá desaparecido. Porque hubo represión en todos los sexenios anteriores y código de silencio, aunque
muchos se empeñen en negarlo.

Estoy segura de que, como quiera que sea, nuestro actual Presidente estará pensando las palabras que dijo en aquel momento del desafuero: “Ahora resulta que en el país de la impunidad, en el país del Fobaproa, de los amigos de Fox, del Pemexgate y otros latrocinios cometidos, me acusan y juzgan”.

Te puede interesar

Advertisement