Tardía

Tardía

200
0
Compartir
Salvador Trejo

El día de ayer se decretó en Chilangolandia la Alerta de Género y la neta siento que se tardaron un restaurant en hacerlo, porque según un conteo de este servilleta le han dado chicharrón a 85 jainitas en lo que va del añejo.

Es una cifra que como diría mi compita Chiquidrácula “da mello”, más porque la Procu defeña no reconoce esa cifra y la suya es tres veces más inferior, lo que me hace pensar que están intentando tapar el sol con un dedulce.

La última víctima de la ola de feminicidios que azotan la capirucha, fue una morra a la que a simple vista se le notaba que le dieron una madrina, pues estaba totalmente bañada en sangre y envuelta en una cobija, como tamal gigante y como un claro desafío a la leyenda la fueron a tirar a unos metros del bunker de la Federica ¿cómo ven?

Desde mi parecer, la Alerta por sí sola no va a frenar los crímenes contra damitas, pero sí se debe invertir un varo para implementar programas que fomenten la denuncia, pues un titipuchal de los casos tienen que ver con la violencia intrafamiliar y los asesinatos los cometen novios, esposos o los pior es nada. No me queda más que decirles a las mujeres que abusadas y no le anden dando el sí a cualquier hijo de vecino, menos al que se vea chacalón. Ahí nos vidrios.