Matanza jarocha

Matanza jarocha

1172
0
Compartir

Una de las peores masacres en la historia de Veracruz y todo el país se vivió al interior del table dance El Caballo Blanco, ubicado en la calle Román Martín, colonia Palma Sola, en Coatzacoalcos, Veracruz, a donde ingresó un grupo armado y tras disparar sin compasión contra todos los presentes, lanzaron bombas molotov y rociaron de gasolina el lugar para prenderle fuego con decenas de clientes, empleados y bailarinas en su interior, pues el lugar ofrecía espectáculos eróticos y privados, muchos de ellos quedaron atrapados y fallecieron quemados.

Hasta el momento el saldo de la matanza es de 28 muertos, 18 hombres y 10 mujeres, quienes fueron devorados por las llamas, mientras otros 10 sufrieron quemaduras graves y se debaten entre la vida y la muerte.

Por miedo, muchos de los que presenciaron el ataque y lograron quedar a salvo se han negado a cooperar con las autoridades para dar con los responsables, pues saben que si hablan estarían firmando su sentencia de muerte, ya que horas antes de la matanza el dueño del lugar Agustín Ronzon González, había sido levantado y a través de un video difundido por el grupo criminal que perpetró el ataque, se observa cuando lo decapitan.

Aunque otros testigos señalaron que escucharon un estruendo y luego sintieron una fuerte ola de calor, algunos asistentes salieron volando con la onda expansiva.

MUEREN INOCENTES

Actualmente, los bares se han convertido en los lugares preferidos por el crimen organizado para consumar sus venganzas y en su interior se han registrado infinidad de masacres que han conmovido a todo México, pues en ellos han perdido la vida infinidad de personas inocentes que nada tenían que ver con los criminales.

El caso que más ha conmovido a México es, sin duda, el ocurrido el 25 de agosto de 2011 en el Casino Royale de Monterrey, Nuevo León, donde miembros de Los Zetas, encabezados por Francisco Medina Mejía, El Comandante Quemado, le prendieron fuego al antro y 52 personas murieron calcinadas.

También se han vivido otras dos tragedias en territorio veracruzano; una en 22 de mayo de 2016 en el bar gay La Madame de Xalapa, Veracruz, donde en tan sólo 15 segundos un ataque entre narcos cobró la vida de siete personas y dejó a 20 heridas. Mientras el  viernes 19 de abril del presente año, una familia fue masacrada en el salón de fiestas Los Potros, en Minatitlán, Veracruz; 14 personas, entre ellas un bebé de 2 años, fueron asesinadas.

También se recuerda con horror el caso del Bar Heaven, en la Zona Rosa de la CDMX, ocurrido el 26 de mayo de 2013, donde 13 jóvenes fueron levantados y asesinados; sus restos fueron hallados en una fosa clandestina en Tlalmanalco, Estado de México.

 

TIERRA DE NADIE

Desde hace algunos años el estado de Veracruz ha sido testigo de atroces crímenes y los peor es que los autores de las masacres han estado en manos de las autoridades, pero los han dejado libres.

El primero de ellos fue Jesús “N”, El Lagarto, jefe de plaza del CJNG y autor de la masacre en Minatitlán, quien pese a estar identificado, lo que le permitió huir, hasta que fue capturado en Campeche el 9 de mayo por policías federales.

Ahora en la matanza del bar Caballo Blanco se tiene identificado a Ricardo Romero Villegas, La Loca, jefe operativo del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) en Coatzacoalcos, quien fue detenido el 18 de julio pasado, con 50 dosis de cristal y 10 de cocaína, pero la Fiscalía General de la República lo dejó libre 48 horas después, de no haberlo hecho la matanza se pudo haber evitado.