Alarma

Alarma

534
0
Compartir
Salvador Trejo

La forma tan gacha en que le dieron matarili a la chimbita colombiana Laura Cristina Ovalle Quintero dentro de su depa en la colonia Granada, en la Miguel Hidalgo, encendió de nuez las alarmas en la capirucha y los shakas de la Secretaría de Seguridad Ciudadana y la Procu chilanga, Chucho Orta y Ernestina Godoy, respectivamente, ya no sienten lo duro si no lo tupido, pues sus choyas entán a punto de caer ante los nulos resultados que han dado contra el hampa.

Un conteo realizado por este servilleta indica que en este añejo se han echado a 61 damitas en la capirucha, de ahí que las manifestaciones de repudio contra los mentados funcionarios no cesen.

En el caso de Laurita, su family y la embajada de Colombia ya la hicieron de pex y están presionando para que la tira resuelva el caso. Lo grave aquí es que ninguna autoridad lleva un conteo de las chamacas extranjeras que llegan a la capital enganchadas por criminales que les ofrecen el cielo y las estrellas y terminan prostituyendolas, aunque pomposamente le llamen damas de compañía o escorts.