Tomaron la batuta

Tomaron la batuta

46
0
Compartir

El vértigo de las carreras Cuarto de Milla es un gusto adquirido, pero cuando se adquiere, es una obsesión. Y ante la baja de intensidad en las entregas de los caballos Pura Sangre, la raza velocista de Sotelo sabe que es su momento. Hay mucha magia en empeñar vidas de dedicación entera, logísticas y largos y extenuantes preparativos, sólo para que todo se decida en menos de 20 segundos.

He visto el desdén en la cara de los aficionados al Pura Sangre, al principio minimizando las fulminantes carreras de Cuartos de Milla. Y si no tiene usted el concepto de lo que estos atletas, tanto equinos como humanos, se juegan en una franja de tierra, perderá el encanto. Ya lo hemos mencionado en Diario BASTA!, usted puede ver en 17 segundos a un caballo ascender al Olimpo o despeñarse al Hades; en serio, es así de dramático: fortunas se hacen y deshacen en carreras que duran un suspiro, pero cuya preparación y expectativa se planea por años, he visto el momento, en cámara lenta, en que a un dueño se le parte el corazón, no bromeo.

Si no ha asistido nunca, venga este domingo al Hipódromo. Acompáñenos en el Derby Garañones, será su bautizo de fuego.