Tendrá la refinería 17 plantas

Tendrá la refinería 17 plantas

4624
0
Compartir

La refinería que se tiene proyectado construir en el puerto de Dos Bocas constará de 17 plantas de proceso, de acuerdo con el dictamen de ingeniería presentado por el Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) a Pemex Transformación Industrial.

Se trata de las plantas de Destilación combinada, de Coquización retardada, así como tres Hidrotratadoras, una de Naftas (gasolinas), otra de diésel y otra de gasóleos.

También las plantas de Desintegración catalítica fluidizada, Reformadora de naftas, Isomerizadora de pentanos-hexanos; la Isomerizadora de butanos y la planta de Alquilación.

Además, se incluyen las plantas de Tratamiento y recuperación de gases, la de Recuperación de azúfre, la Productora de hidrógeno, así como las de Regeneración de amina, sin CO2 y con CO2, y finalmente las dos plantas de Tratamiento de aguas amargas, una de fenólicas y otra de No fenólicas.

El documento, del cual Grupo Cantón cuenta con una copia, señala que el dictamen se emite con la finalidad de cumplir con lo indicado en las disposiciones administrativas de carácter general que establecen los formatos y especificaciones de los requisitos a que se refieren los artículos 50, 51 y 121 de la Ley de Hidrocarburos para el otorgamiento de permisos en materia de tratamiento y refinación de petróleo, así como de procesamiento de gas natural.

Especifica, como ya lo ha venido señalando el presidente Andrés Manuel López Obrador, que en la refinería procesará una carga de 340 mil barriles diarios de aceite crudo pesado tipo Maya, de 22 grados, a fin de obtener diversos productos petrolíferos de mayor consumo, principalmente gasolina y diésel y reducir la producción de residuales líquidos, como combustóleo y asfalto.

Además de gasolinas, se prevé la producción de coque, que es un combustible industrial que podrá ser utilizado en hornos de cementeras o para las plantas de gasificación.

Respecto a las tecnologías aplicables al proyecto, el dictamen del IMP indica que debido a la naturaleza del crudo a procesar, se establece que para alcanzar los objetivos del proyecto de maximizar la producción de gasolina y diésel, ambos ultra bajo en azufre, es necesario aplicar el esquema de ‘Procesamiento de conversión profunda’, conocido como ‘Conversión de fondo de barril’.

Refiere que este esquema permite la transformación de residuos en destilados ligeros de mayor valor.