Lady y Lord #hackeados

8580
Gomita perdió a sus seguidores en Instagram. Foto: Especial
Raquel Bigorra

Ya de nada sirve que tengas una clave más que secreta en tu celular. Tampoco si las fotos o videos que tomes en tu equipo móvil no los subes a la nube. No tengo idea de cómo funcione eso de los “hackers”. Lo cierto es que no estamos seguros en ningún lugar.

Así mis queridos amigos Gomita y Juan Vidal. Juan, viene de hacer La piloto. Estuvo en las dos temporadas, por eso decidió quedarse en México mientras su esposa y su nena viven en Miami. “Te extraño mi vida”, le dijo Nat, su mujer. Él, para tenerla contenta a la distancia, se tomó una foto provocativa mostrando sus partes íntimas. Resulta que Vidal, digamos que tiene con qué defenderse, para no ser más explícitos. Algunos me aseguran que Zague le hace los mandados. No me atreví a ver la publicación porque es mi amigo, y me dio cosita. Pero los maquillistas que me contaron la cantidad de vistas que tiene la imagen en internet, se Lady y Lord #hackeados volvieron locos cuando vieron llegar al dominicano. ¡Hasta gritos daban de júbilo!

Juan Vidal tomó con buen humor la filtración. Foto: Especial

Le pregunté a Juan que si se había metido en problemas con su mujer y me dijo que para nada. Anoche lo tuve en ConTacto y hasta me confesó que desde que se hizo viral el asunto, no ha parado de aceptar invitaciones a varios programas de televisión. ¡Enhorabuena!

La que no la ha tenido nada fácil es mi Gomita. Araceli me dijo que ha tenido que abrir nuevas cuentas en Instagram porque la hackean. Alguien quiere que pierda seguidores y vaya que la payasita de la tele y ahora influencer, ha batallado. Tiene más de un millón en YouTube, más de 600 mil en Facebook pero en Instagram, perdió todos los seguidores que tenía. Y lo peor es que dice que los de Instagram no le dan razón.

Gomita no se da por vencida y ahora hasta lo toma con humor. “Soy Lady Hacker” , me dijo. Y esa debe ser la actitud. Bien por mis queridos Gomita y Juan Vidal, que en lugar de hablarle a la Policía Cibernética y andar cerrando sus cuentas, como otros compañeros, siguen sonriéndole al público.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Cuidado con lo que hace con su celular. Recuerde que no importa si es un mortal o famoso, a todos nos pueden hackear por igual. Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.