Cría a tu hijo correctamente

Aquí te dejamos tips básicos para que la relación con tu niño o niña sea más fácil de llevar

27
Foto: Especial

• Tus habilidades emocionales y psicosociales, pueden llevarte a experimentar sentimientos que definirán tus decisiones frente a la crianza.

La crianza de los niños es una de las tareas más difíciles y satisfactorias del mundo, y aquella para la cual puede sentir que está menos preparado. A continuación, algunos consejos que pueden ayudarlo a sentirse más satisfecho como padre y, también, a disfrutar más a sus hijos.

1. ESTIMULA LA AUTOESTIMA DE TU HIJO
Los niños comienzan a desarrollar su sentido del yo desde que son bebés, cuando se ven a sí mismos a través de los ojos de sus padres. Tus hijos asimilan tu tono de voz, su lenguaje corporal y todas sus expresiones. El elogio de los logros, aunque sean pequeños, hará que los niños estén orgullosos.

2. RECONOCER LAS BUENAS ACCIONES
Es posible que te des cuenta de que los criticas muchas más veces de las que los felicitas. ¿Cómo te sentirías si un jefe te tratara de un modo tan negativo, incluso si fuese con buenas intenciones? El enfoque más positivo es reconocer las buenas acciones de los niños: “Hiciste la cama sin que te lo pidiera, ¡eso es genial!” Estos comentarios serán mucho más eficaces para alentar la buena conducta a largo plazo que las reprimendas continuas.

Foto: Especial

3. ESTABLECER LÍMITES Y SER COHERENTE CON LA DISCIPLINA
En todas las casas es necesaria la disciplina. El objetivo de la disciplina es ayudar a que los niños elijan los comportamientos aceptables y aprendan a autocontrolarse. Es posible que pongan a prueba los límites, pero son imprescindibles para que se conviertan en adultos buenos y responsables.

4. HAZTE UN TIEMPO PARA TUS HIJOS
A menudo es difícil que los padres y los niños se reúnan para una comida en familia, ni pensar en que pasen juntos tiempo de calidad. Sin embargo, es probable que no haya nada que a los niños les gustaría más que eso. Levántate 10 minutos antes por la mañana para poder desayunar junto a tus hijos o deja los platos en el fregadero y sal a caminar después de cenar.

5. SÉ UN MODELO A SEGUIR
Los niños pequeños aprenden mucho sobre cómo actuar al observar a sus padres. Cuanto más pequeños, más te imitan. Antes de reaccionar agresivamente o enfurecerse frente a tu hijo, piensa en lo siguiente: ¿Es así como deseo que el niño se comporte al enfadarse? Manténte consciente de que tus hijos siempre te están observando.

Foto: Especial