Seré una directora de campo

144

Ciudad de México.– Fueron 12 años de correr en prácticamente todas las pistas del planeta. El momento más recordado, de gloria extrema, seguramente fue cuando se subió al podio en Atenas 2004, para presumirles a todos su plata como velocista, hecho único en la historia del olimpismo azteca.

Ana Gabriela Guevara, después de imponerse en las distintas citas ecuménicas, en la modalidad 400 metros, se encontró en los Juegos Olímpicos con la de Bahamas Tonique Williams.

Caminos paralelos, carreras casi de la mano, la caribeña se colgó la dorada, pero después de aquella estampa de la sonorense cruzando la meta, ya nada fue igual.

Y es que cuatro años después, ya con los años cobrando factura, la sonorense decidió que era momento de decir: ‘No más’, y ahora su carrera la enfocó en una labor más de pantalón largo, pero siempre ligada a su mundo.

Senadora, diputada federal por el Partido del Trabajo (PT), y actualmente nombrada próxima directora de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), Ana habla en entrevista con Grupo Cantón de tópicos a partir de estar a cargo de la directriz, y todo lo que ello conlleva.

Guevara, con ese talante retador, y una prosa acorde con la envergadura que le toca representar hoy, aclara que lo importante será ser una promotora activa, pues el trabajo frente a un computador no es tan alentador para las nuevas generaciones.

“Para transformar, hay que transformarse primero, y luego pensarlo, y yo creo que la transformación viene desde ahí, de no ser una directora de escritorio, más bien ser una directora de campo y de contacto, de estar en los lugares, porque detrás de un escritorio no se soluciona gran cosa”.

Guevara estuvo del otro lado, la sufrió, la padeció, por eso con conocimiento de causa, lanza que será una aliada de los protagonistas, para motivarlos.

“Para el atleta ese apapacho o ese acercamiento puede significar motivación, primero, y dar solución a las diferentes situaciones que se van presentando en el camino, desde apoyos, hasta cosas burocráticas que se atoran por inercias, pero el contacto puede apoyar mucho”.

El recuerdo de que brindó triunfos y regaló buenos momentos, de que es un ejemplo del auténtico y genuino sí se puede, la sonorense comparte que lo usará también como bandera para animar a todos a ir en busca de sus sueños, sin importar la actividad, porque además esto del deporte es integral.

“Sí, claro, siempre es motivante, porque así nací yo como atleta, viendo a otras figuras del deporte nacional, a Hugo (Sánchez), a Julio César (Chávez), al propio Fernando Valenzuela, y el hecho de que la nueva generación te vea de que eres de carne y hueso, que entienden cuando te ven, que lo único que te llevó a un gran resultado es el trabajo, darles esa motivación, y darles esa certeza de que no fue algo regalado, algo que se concedió, o algo que se elaboró como una receta de cocina. Va a ser una herramienta que explotar, por mucho.

“Lo que tenemos que hacer es reestructurar nuestro deporte, y yo lo dejaría con el mismo concepto que he repetido, hagamos el plan, qué queremos y qué vamos a poner en ese plan, y en la medida que vayamos siguiéndolo, pues es como hacer una proyección, los resultados tienen que venir al alcance y tendrán que venir en el tiempo de que se vayan cumpliendo”, agrega.

VISTO BUENO

Respecto a la manera en que ha sido recibido el anuncio de su nuevo cargo, la exatleta comenta que ha escuchado voces positivas, y además cuenta cómo se dio la invitación de parte del Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

“Ver toda la simpatía que ha generado lo del nombramiento, todo el entusiasmo que ha generado la comunidad deportiva, pues este tiempo ha permitido atemperar las cosas, darnos cuenta hacia dónde va y cómo está la sintomatología social, y el deporte pues tiene toda la nobleza habida y por haber, de poder construir y de poder generar otra cara de lo que ha venido siendo históricamente.

“No estaba hablado en campaña, se tocaron las posibilidades, en torno a temas que tienen que ver con la salud, la delincuencia, la desintegración social, la readaptación, la prevención del delito, todas las cosas que engloba el deporte, y finalmente, yo todavía apostando por sumar al proyecto y creyendo en el proyecto, pues me voy como candidata a diputada, gano como candidata a diputada, y en el transcurso del mes de agosto se da lo del nombramiento, con un gran entusiasmo por parte de él (AMLO) y del equipo, por tener a los mejores y las mejores en cada uno de los puestos del gabinete”, finaliza.

CALIFICA COMO ‘BIEN’

Sin entrar en camisa de 11 varas, Ana Guevara palomea la gestión de Alfredo Castillo como encargado del deporte nacional, pero igual lanza que se pudo hacer más.

“Yo pienso que todavía se pueden hacer muchas cosas, yo le daría un ‘bien’, dentro de todo lo que hay, y cómo están las cosas, no podríamos pensar en más, no tenemos un tabulador, porque ni siquiera tenemos numeralia. Recuerdo siempre una comparecencia de Alfredo Castillo en el Senado, en donde yo le decía que la única forma de poder generar esos contrastes es que tuviéramos una numeralia, y la numeralia, le decía yo: ‘¿Cuántos deportistas tienes censados tú en el país’?, y me decía: ‘Es que no lo tengo’, se vuelven como pasos elementales, que si no se tienen, es como querer ir a construir algo en un desierto.

“Creo que esta administración pudo ser otra cosa, ha sido el presupuesto histórico más alto del país, y no se ha visto reflejado, hay todavía muchas lagunas legales, se repiten muchas de las dolencias que me tocaron a mí en las administraciones pasadas, que fuera como parte de la receta, pero creo que podemos cambiar y avanzar”.