Un salto a la inmortalidad

Un salto a la inmortalidad

698
0
Compartir

Ciudad de México.– Uno de los atletas distinguidos en la celebración por los 50 años de México 68 fue el estadounidense, saltador de longi­tud, Robert Beamon, quien en los Juegos Olímpicos realizados en la ca­pital del país registró un salto de 8.90 metros, un récord que ha perdurado durante 12 ediciones olímpicas.

“Fue una sorpresa para mí, mi res­ponsabilidad era ganar una medalla, pero también estaba feliz por tener el récord y todo se confabuló ese día para lograrlo.

“Ese 18 de octubre (de 1968) es in­olvidable, recuerdo que después de que salté, comenzó a llover, Dios es­taba conmigo”, recuerda entre risas Beamon, quien se aventuró a señalar que hoy en día, a pesar de su edad, volvería a romper su marca.

“Pienso que puedo volver y ha­cerlo de nuevo, creo que nueve metros está muy cerca, estoy listo para saltar otra vez”, refirió con una sonrisa.

Bob Beamon confesó que vivió en la Ciudad de México un años después de culminados los Juegos Olímpicos de 1968, y que aún disfru­ta el ser recordado por la afición tras su participación en la competencia.

“Lo amo, es un sentimiento ma­ravilloso que la gente te diga: ‘te re­cuerdo’, es un buen recuerdo de las cosas buenas que pasaron aquí”, co­mentó el estadounidense en la sede del Comité Olímpico Mexicano.