El mítico auto de color arena

38

Héctor García/Grupo Cantón

El auto color arena estacionado afuera de la casa de transición es señal de la puntualidad y de que la doctora Sheinbaum ya se en­cuentra en su despacho desaho­gando su agenda de trabajo que los capitalinos le han impuesto aun cuando no entra en funcio­nes como jefa de Gobierno.

Desde las nueve de la maña­na ya se encuentran capitalinos en espera de ser recibidos. Va­rios llegan a solicitar ayuda de programas sociales, otros a pre­sentar proyectos para mejorar el entorno de la Ciudad.

Un vecino -don Ernesto Gar­ía- llegó pidiendo ayuda porque en su delegación -Iztapalapa- es donde más inseguridad existe.

Por supuesto que no faltan nunca los capitalinos de la ter­cera edad que llegan a la casa de transición en busca de la men­sualidad de más mil cien pesos, y otros programas sociales que los ayuden a mitigar su pobreza.

Otro sector que se hizo pre­sente en la casa de transición es el de los académicos, al fin y al cabo una de los suyos será jefa de Gobierno.

Cuando Sheinbaum va a dar a conocer un anuncio, es cuando la mayoría de los representantes de los medios de información se hacen presentes, hasta hacen fi­la para ser de los primeros en alcanzar un buen lugar para grabar o tomar las fotos.

Después, ya ante la presen­cia de los representantes de los medios de comunicación, la próxima gobernante capitali­na manda un mensaje al señalar que durante su gestión se aca­bará con los programas sociales clientelares.

Solo operarán los programas sociales que realmente benefi­cien a los capitalinos en estado de vulnerabilidad, porque lo que adelanta que ya no habrá más re­partición de despensas.

Sagazmente sale airosa cuan­do vuelve a ser cuestionada so­bre la decisión de la sala regional del TEPJF de anular la elección en Coyoacán.