Las Águilas… de pesca

CON SU TRIUNFO ANTE DORADOS, EL CUADRO AZULCREMA ASEGURA SU CLASIFICACIÓN A LOS OCTAVOS COMO UNO DE LOS MEJORES

24
Ciudad de México, 28 de agosto de 2018. , durante el partido de la jornada 5 del torneo Apertura 2018 de la Copa MX, entre las Aguilas del América y Dorados de Sinaloa, celebrado en el estadio Azteca. Foto: Imago7/Eloisa Sanchez

Ciudad de México.- El América venció 3-1 a los Dorados de Sinaloa en el Estadio Azteca, con un once que no es el titular, pero sí uno muy respetable. Estos tres puntos lo colocan como líder inamovible del Sector G, y con su boleto a la siguiente Ronda de la Copa MX.

SIN PORRA

Ni siquiera la barra local había llegado cuando Henry Martín abrió el marcador para las Águilas. El yucateco aprovechó un trazo largo que bajó con solvencia con la pierna derecha, en un movimiento digno del mejor gimnasta olímpico, acto seguido recortó hacia el centro para que con un zurdazo venciera al arquero Gaspar Servio.

El acecho sobre el marco culichi continuó y a los 15 minutos, tras el cobro de un tiro libre y una serie de rebotes dentro del área sinaloense, Bruno Valdez se avivó para rematar con derecha y mandar a guardar el balón al fondo de las redes para colocar el segundo.

El Gran Pez reaccionó en los minutos finales del primer tiempo, primero con un disparo tímido de Raúl Sandoval, que se fue por un costado del marco ahora defendido por Óscar Jiménez.

A siete minutos del descanso, José Alberto García se encontró con un balón en los linderos del área, el cual no dudó en impactar para vencer a Jiménez. Fue el propio García quien estuvo a punto de igualar los cartones, pero ahora su disparo se estrelló en la base del poste.

Ciudad de México, 28 de agosto de 2018. , durante el partido de la jornada 5 del torneo Apertura 2018 de la Copa MX, entre las Aguilas del América y Dorados de Sinaloa, celebrado en el estadio Azteca. Foto: Imago7/Eloisa Sanchez

COMO PEZ EN EL AGUA

Una intensa lluvia azotó el sur de la Ciudad de México, lo que provocó un segundo tiempo diluido y sin tantas opciones claras. Un par de remates con la cabeza de Mateus Uribe exaltaron a la tribuna local, que para su desazón, pasaron por arriba de la cabaña rival.

Vinicio Ángulo estuvo cerca de igualar las acciones a dos minutos del final, con un cabezazo que pasó a centímetros de la portería.

Quien sí acertó, ya en tiempo de compensación, fue Cecilio Domínguez, al finalizar un contragolpe con un disparo bombeado que alcanzó a desviar Servio, pero sin la fuerza necesaria para evitar que la redonda rebasara la línea de gol, con lo que concluyó el duelo.