Síguenos

¿Qué estás buscando?

mayo 30, 2024

México

Desorden marcó el primer debate presidencial

Visitas

INE quiso inventar el hilo negro con producción complicada y fallida; resultó un caos con el cronómetro y formato, los moderadores acapararon el tiempo

OMAR MONTALVO

El Primer Debate del Presidencial del Instituto Nacional Electoral (INE), entre los tres candidatos a la presidencia de la República, estuvo plagado de errores que fueron expuestos en cadena nacional tanto en televisión como plataformas digitales que equivalen a un rating de 16 millones 753 mil personas. Las principales observaciones, tras el intercambio de ideas, fueron sobre el formato, preguntas complejas al público general, errores en el conteo de tiempo y un sesgo para favorecer a la candidata del PAN.

Según las cifras oficiales, el caso del primer debate presidencial, tuvo un alcalde aproximadamente 8 millones de personas observaron la discusión a través de televisión; 7.4 millones por reproducciones en Facebook; 344 mil espectadores desde la red social X; 823 mil visualizaciones desde YouTube en español, nueve mil 800 en maya, 15 mil 800 en náhuatl, 34 mil 700 en tsotsil y 164 mil 300 en lengua de señas mexicana.

CRONÓMETRO CHAFA

El desastre más evidente durante la transmisión fue respecto al tiempo otorgado a los candidatos Claudia Sheinbaum de Morena, Partido del Trabajo (PT) y Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Jorge Álvarez Máynez de Movimiento Ciudadano (MC) y Xóchitl Gálvez del PAN, PRI y PRD, así como con la bolsa de tiempo mal cronometrada que provocó la pérdida de tiempo
para que los candidatos pudieran expresar sus propuestas.

La falla constante del cronómetro fue mostrada ante millones de espectadores a pesar de que estuvo sometido a pruebas por casi dos días. Según la información pública del INE, para la producción de los debates existe un apartado presupuestal de 6.6 millones de pesos para costear los cronómetros y el audio.

FALLAS EN EL DEBATE

  • Se congeló varias veces el reloj para Sheinbaum y Máynez, quienes se quejaron porque la favorecida fue Gálvez
  • Los problemas técnicos dieron origen a que la conducción del debate fuera errática y con pocas posibilidades de un intercambio de ideas
  • Los moderadores estaban acartonados y no fomentaban el cruce de ideas
  • El formato de las preguntas fue ambiguo, muy abierto y no daba oportunidad de ser directos en algunos temas, aunque escoger preguntas al azar resultó adecuado
  • El escándalo de la Sala VIP que se instaló para los consejeros del INE, a unos metros del escenario, fue señalado por los equipos como una distracción para los candidatos.
  • Los ataques de Xóchitl se diluyeron por el formato
  • Manejo de cámaras fue inadecuado, debieron enfocarse todo el tiempo a quién hablaba
  • El formato decepcionó por el pésimo guión de la obra
  • La duración fue muy larga; lo hizo pesado, aburrido, ya que pocos espectadores aguantaron
  • El horario, a las 8 de la noche, fue muy tarde
  • La fallas del cronómetro generó confusión y desorden de la producción
  • La utilización del salon de plenos del INE resultó impráctico por el tamaño lo que complicó la producción
  • El que los candidatos estuvieran sentados les restó movilidad
  • Deben de cambiar las reglas para el próximo debate
  • Aun con la cercanía entre los candidatos se mostró civilidad política
  • Poco tiempo las intervenciones por minuto, lo que impidió al electorado comparar las propuestas

A pesar de los fallos evidentes Denise Maerker aseguró que van a checar si los tiempos fueron equitativos.

Desde la primera pregunta se alertó con señas las fallas del reloj, tanto a Claudia Sheinbaum como a Álvarez Máynez, quien tenía la palabra y expuso “no funcionó el reloj, yo nunca pude ver cuánto me faltaba”.

Ante ello, la moderadora asevero que se hicieron dos ensayos con los equipos, “no teníamos ni celular para poder medir tiempo, fue error técnico”, que además el tiempo para cada uno eran buenos para sus exposiciones.

Ambos candidatos, al ver la constante falla del cronómetro, expresaron su descontento el emecista exclamó “a cada rato le ponen cinco” y en seguida la morenista agregó “quisiéramos que hubiera justicia en los relojes”, mientras que la panista Gálvez Ruíz, aprovechaba el tiempo otorgado de más y no protestó.

Tras lo acontecido el INE reconoció que tuvo incidentes técnicos, pero concluyó que eso no afectó en los tiempos utilizados por los tres candidatos a la presidencia de la República.

INE NO RESPETÓ TIEMPO

Los coordinadores de campaña de cada candidato coincidieron en que el INE no respetó el tiempo que previamente anticipó a los presidenciables para poder debatir cuatro temas en la primera entrega de tres debates. Los temas fueron: educación, transparencia, combate a la corrupción, así como no discriminación, grupo vulnerables y violencia contra las mujeres.

Santiago Creel, coordinador de Gálvez, criticó que se hicieron preguntas de temas diferentes para cada uno lo que impidió enlazar los temas para una amplia comprensión y no confundir o saturar al público.

El morenista Mario Delgado, también señaló que los cinco minutos planteados previamente para el uso de los candidatos se perdieron por los moderadores con los paquetes de preguntas. Asimismo, consideró que los candidatos debían estar atentos del tiempo, lo que afectó en un fluido debate entre los presidenciables.

Laura Ballesteros, del equipo de Máynez, indicó que el problema es que el INE no está acostumbrado a realizar debates más que en campañas, por lo que debería ser una práctica constante.

FORMATO Y MODERADORES

La presencia de los moderadores generó queja de los coordinadores de las campañas y de exconsejeros del INE.

El exconsejero presidente Lorenzo Córdova consideró que fue acartonado, pero al ser el primero de tres se puede mejorar, “la dimensión de los contenidos, demasiados temas desde mi punto de vista, muy rápido y muy breves los tiempos para poder profundizar”, acotó.

Varias de las preguntas eran largas y técnicas para el público. Un ejemplo fue en el tema de transparencia, los presentadores asumieron que todos los espectadores conocen los procesos de adquisiciones del gobierno sin dar oportunidad de una explicación. Incluso, por la complejidad de las preguntas, los mismos moderadores tuvieron que repetir los cuestionamientos, pero sin insistir en la respuesta concreta de los temas.

La presencia de Denisse Maerker también fue motivo de críticas debido a que hizo preguntas sesgadas para Sheinbaum Pardo, quién lo hizo evidente al responder sobre datos oficiales “no estoy de acuerdo con lo que planteas”. La periodista es miembro del Consejo de Administración de Televisa y ha dirigido varios de sus noticieros que históricamente tuvieron una estrecha relación con los partidos PRI y PAN.

A diferencia de otros debates, el INE decidió hacer que los presidenciables no aparezcan sólo en tomas frontales, varias de las tomas colocaban a los aspirantes de costado o casi de espalda.

Tras la culminación, Sheinbaum se declaró ganadora; mientras que Gálvez aseguró que no le dio tiempo de colocar correctamente el escudo nacional.

TE RECOMENDAMOS:

Claudia arrasa en el debate; Xóchitl se estanca en ataques

Te puede interesar

Advertisement