Síguenos

¿Qué estás buscando?

junio 14, 2024

Voces

Arreando al elefante | Xóchitl y la mentira

330 lecturas

Por Ricardo Sevilla

Nuevamente, Xóchitl Gálvez está en el ojo del huracán por un nuevo escándalo: su hija Diana tiene dos actas de nacimiento con datos contradictorios. Esta noticia salpica a la candidata de la derecha, quien ya estaba bajo investigación por el comportamiento agresivo de su hijo menor.

La hija de Xóchitl aparece en una acta como Diana Vega Gálvez, con Luis Ernesto Vega Chacón como padre, y en otra como Diana Llamas Gálvez, con Francisco Llamas de la Fuente como progenitor. Ambas actas fueron expedidas, una en Hidalgo y otra en la Ciudad de México, y ninguna tiene constancia de cancelación, lo que indica que ambas están vigentes.

Este escándalo pone en tela de juicio la veracidad y transparencia de Xóchitl, quien ha sido jefa delegacional y senadora. Y la mentira y la falta de transparencia en un político pueden generar desconfianza y escepticismo en la población, lo que socava la democracia y dificulta la toma de decisiones informadas.

Que no se nos olvide que las mentiras de un político pueden afectar a toda una nación.

La señora Gálvez debería entender que los líderes políticos tienen que ser honestos y transparentes en su comunicación con la ciudadanía para preservar la integridad de las instituciones democráticas y fortalecer la confianza en el gobierno.

La mentira en política puede tomar muchas formas, desde la manipulación mediática y la distorsión de la verdad, hasta el engaño deliberado y la desinformación.

Y Xóchitl se niega a entender que estas prácticas no solo son inmorales, sino que también socavan el proceso democrático y debilitan la capacidad de los ciudadanos para tomar decisiones informadas.

Xóchitl Gálvez debería entender que la veracidad y la transparencia son pilares fundamentales en la relación entre un político y su pueblo. Si quiere ser presidenta, debe asumir la responsabilidad de ser honesta y transparente en su comunicación con la ciudadanía.

Pero ¿sabe qué? Ni lo entenderá ni será presidenta.

Te puede interesar

Advertisement